Satélites naturales

Satélites naturales

Cuando hablamos de todo el conjunto del sistema solar tenemos que hacer referencia no sólo a los planetas si no a los satélites naturales. Un satélite natural es un cuerpo celeste no artificial y que orbita alrededor de otro. Normalmente, los satélites tienen un tamaño menor que el cuerpo que está continuamente rodeando. Este movimiento se debe a la atracción que ejerce la fuerza de la gravedad del cuerpo más grande sobre el pequeño. Es la razón por la que comienzan a orbitar de forma continua. Lo mismo ocurre con la órbita de la tierra con respecto al sol.

En este artículo vamos a contarte todas las características y curiosidades de los satélites naturales.

Satélites naturales en el sistema solar

satelites naturales la luna

Cuando hablamos de un satélite natural también se suele referir con el nombre común de lunas. Dado que a nuestro satélite la llamamos la luna, se hace referencia con el mismo nombre a otros satélites de otros planetas. Por ejemplo, se suele decir «las lunas de Júpiter«. Cada vez que utilizamos el término de luna hace referencia al cuerpo celeste que se mueve en torno a otro cuerpo del sistema solar, aunque pueda hacerlo tanto alrededor de los planetas enanos, como los planetas interiores, los planetas exteriores e, incluso, otros cuerpos más pequeños como lo son los asteroides.

El sistema solar está formado por 8 planetas, 5 planetas enanos, cometas, asteroides y al menos aproximadamente unos 146 satélites naturales de planetas. El más conocido de todos es el nuestro conocido como la luna. Es el único satélite del planeta Tierra. Si nos ponemos a comparar la cantidad de satélites que hay entre los planetas interiores o exteriores, vemos una gran diferencia. Lo planetas interiores tienen muy pocos o ningún satélite. Por otro lado, el resto de planetas conocidos como planetas exteriores tienen varios satélites a raíz de su gran tamaño.

Dado que todos estos satélites naturales se fueron descubriendo poco a poco se le fue dando diversos nombres. La mayoría de estos nombre provienen de las mitologías griega y romana. Por ejemplo, una de las lunas de Júpiter es conocida como Calisto.

Características principales

Vamos analizar cuáles son las características que tienen estos cuerpos celestes. Lo primero de todo es que debe ser un cuerpo celeste sólido. No existen satélites naturales que estén compuestos de gases como ocurre con los gigantes gaseosos. Todos los satélites naturales están formados por rocas sólidas. Lo más normal es que no tengan atmósfera propia. Al ser de un tamaño tan pequeño, estos cuerpos no albergan una atmósfera apropia. El hecho de tener atmósfera provocaría diversos cambios en la dinámica del sistema solar.

Sabemos que existen alrededor de 146 satélites naturales en total en el sistema solar. La pregunta que se hacen numerosas veces los científicos es como se mantienen en sus órbitas y no se alejan o se acercan demasiado los planetas que rodean. Es aquí donde hacemos referencia a lo mencionado anteriormente. Esto se debe a la atracción gravitacional. Y es que, conforme los planetas primitivos comenzaron a crecer y a desarrollarse, adquirieron un campo gravitatorio que es capaz de mantener otros cuerpos cerca de sí. La gravedad no hacer que el cuerpo celeste se acerque al otro, sino que hace que orbite a su alrededor.

Esto es lo mismo que ocurre con nuestro planeta alrededor del sol. Un cuerpo celeste se mueve alrededor de otro cuerpo más grande mientras que lo hacen a una velocidad constante. La formación de un satélite natural se debe a distintos procesos que tienen lugar en el sistema solar. Algunos de éstos se formaron a partir de nubes de gas y polvo que se encontraron alrededor de los planetas durante los primeros años de su formación. El hecho de que estuvieran cerca del planeta hizo que la propia gravedad uniera las partículas hasta formar un satélite.

No todos tienen el mismo tamaño. Encontramos algunos que son más grandes que la luna y otros mucho más pequeños. La luna más grande mide 5.262 kilómetros de diámetro y es la llamada Ganímedes que pertenece a Júpiter. Como es de esperar, el planeta más grande del sistema solar también debía albergar el satélite más grande. Si analizamos las órbitas vemos que son regulares o irregulares. No todas son fijas. En cuanto la morfología, ocurre lo mismo. Existen algunos cuerpos que son esféricos, mientras que otros presentan una forma bastante irregular. Esto es debido al proceso de su formación. También es debido a la velocidad de la misma. Aquellos cuerpos que se formaron rápidamente adquirieron una forma más irregular que aquellos que se formaron de forma más lenta.

Lo mismo ocurre con la órbita y el periodo de tiempo. La luna por ejemplo tarda en dar la vuelta a la tierra aproximadamente 27 días. En su contraparte, de Ganímedes termina de dar su vuelta en7.16 días, a pesar de que el planeta Júpiter es mucho más grande que la Tierra.

Tipos de satélites naturales

Satélites de jupiter

Según las órbitas que tienen cada uno, existen varios tipos de satélites:

  • Satélites naturales regulares: son aquellos cuerpos que giran alrededor de un cuerpo de mayor tamaño en el mismo sentido que este gira en torno al sol. Es decir, las órbitas tienen el mismo sentido aunque una sea mucho más grande que la otra. Como ejemplo, la luna gira de este a oeste y su planeta también lo hace igual. Por ello, lo hace ser un satélite el regular ya que estar en órbita directa alrededor del cuerpo más grande.
  • Satélites naturales irregulares: aquí vemos que las órbitas son muy alejadas de sus planetas. La explicación de ello es posible que sea que su formación no se haya realizado cerca de los mismos. Si no que estos satélites pudieron ser » capturados» por la atracción gravitacional del planeta en concreto. También puede existir un origen que explica la lejanía de estos planetas. Se trata de que pudieran ser alguna vez cometas que entraron cerca de la órbita de un planeta gigante. Estos satélites irregulares tienen unas órbitas muy elípticas e inclinadas.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre los satélites naturales y sus características principales.

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.