El planeta Saturno

Hoy volvemos con la astronomía. Tras analizar las características de nuestro sistema solar, hemos comenzado por describir todos los planetas uno a uno. Vimos que Mercurio era el planeta más cercano al Sol, Júpiter el más grande del sistema solar y Marte podía albergar vida. Hoy nos centraremos en el planeta Saturno. Uno de los dos planetas más grandes y famoso por el anillo de asteroides. Es un planeta que fácilmente se puede visualizar desde la Tierra.

¿Quieres conocer todos los secretos de Saturno? Sigue leyendo y descúbrelo.

Características principales

Saturno es un planeta particular. Para los científicos es considerado como uno de los planetas más interesantes de conocer de todo el sistema solar. Destaca que posee una densidad mucho menor que la del agua y está compuesto enteramente de hidrógeno, con un poco de helio y metano.

Pertenece a la categoría de gigantes gaseosos y tiene un color bastante peculiar que lo hace resaltar entre los demás. Es algo amarillento y dentro del mismo se combinan pequeñas bandas de otros colores. Muchos lo confunden con Júpiter pero no se relacionan para nada entre sí. Se diferencian claramente por el anillo. Los científicos presumen que sus anillos están hechos de agua, pero sólida como los icebergs, montañas de hielo o algunas bolas de nieve combinadas con algún tipo de polvo químico en particular.

Ya en 1610 se descubrió el viento que rodea el planeta Saturno gracias a Galileo y el telescopio. En ese descubrimiento se supo que los vientos que soplan alrededor lo hacen a velocidades incalculables de lo rápidos que son. Lo más importante de todo esto e impactante para el que lo sabe, es que sólo se realiza en el ecuador del planeta.

¿Cómo es el interior y la atmósfera de Saturno?

A diferencia de otros planetas del sistema solar, la densidad de Saturno es menor que la del agua de nuestro planeta. La estructura está compuesta enteramente de hidrógeno. En el centro del planeta se puede comprobar la existencia de varios elementos fundamentales del mismo. Se trata de elementos pesados que conforman estructuras sólidas que contiene el planeta tal cual lo hace que se agrupe un pequeño grupo de rocas o se formen rocas agrupadas en el mismo. Estas rocas pueden alcanzar temperaturas de unos 15.000 grados.

Junto a Júpiter es considerado no sólo los dos planetas más grandes del sistema solar, sino lo más calientes.

En cuanto a su atmósfera, está compuesta de por hidrógeno. Existen otros elementos de los que está compuesto y es necesario conocer al máximo todos los elementos posibles para saber las características que puede tener el planeta en su totalidad.

El resto de los elementos tienen pequeñas dosis. Se trata de metano y amoniaco. También existe otras cantidades diferentes de gases que intervienen en conjunto con los elementos principales como lo son el etanol, acetileno y fosfina. Estos son los únicos gases que han podido ser estudiados por los físicos aunque se sabe que no es la única composición.

Los anillos de Saturno se extienden en el plano ecuatorial del planeta desde los 6630 km a los 120 700 km por encima del ecuador de Saturno y están compuestos de partículas con abundante agua helada. El tamaño de cada una de las partículas varía desde partículas microscópicas de polvo hasta rocas de unos pocos metros de tamaño. El elevado albedo de los anillos muestra que estos son relativamente modernos en la historia del sistema solar.

Lunas y satélites

Dentro de todas estas fascinantes características que hacen a Saturno un planeta tan interesante de conocer, también hay que destacar los satélites de los que está compuesto. Hasta el momento se han reconocido a 18 satélites que han sido nombrado por los físicos expertos en la materia. Esto brinda al planeta una mayor relevancia y versatilidad al mismo. Para conocerlos mejor, vamos a nombrar algunos de ellos.

Los más conocidos son los llamados Hyperion e Iapeto, los cuales estan totalmente conformados por agua dentro de ellos pero son tan solidos que se presumen que son fundamentalmente helados o en forma de hielo respectivamente.

Saturno tiene tanto satélites internos como externos. Dentro de los internos se evidencian los más significativos en los que está la órbita llamada titán. Es una de las lunas más grandes de Saturno, aunque no se puede visualizar con facilidad ya que lo rodea una densa niebla de color anaranjado. Titán es una de las lunas que está compuesta básicamente por nitrógeno casi en su totalidad.

El interior de esta luna está formado por rocas de hidróxido de carbono, metano entre otros elementos químicos similares al planeta general tal y como es. Las cantidades suelen ser las mismas y como mucho dirían, hasta en los mismos tamaños.

Observación desde la Tierra

Como hemos dicho antes, se trata de un planeta que se puede observar fácilmente desde nuestro planeta. Se puede ver en el cielo la mayor parte del tiempo con cualquier tipo de telescopio de aficionado. Su observación es mejor cuando el planeta está cerca o en oposición, es decir, la posición de un planeta cuando está a una elongación de 180°, por lo que aparece opuesto al Sol en el cielo.

Se puede ver perfectamente en el cielo nocturno como un punto luminoso que no parpadea. Es brillante y amarillento y toma aproximadamente 29 años y medio en realizar una vuelta de traslación completa en su órbita con respecto a las estrellas de fondo pertenecientes al zodiaco. Para aquellos que quieran distinguir los anillos de Saturno, necesitarán un telescopio de al menos 20x para que se puede ver claramente.

En cuanto a su avistamiento desde el espacio, tres naves espaciales de estadounidenses han viajado para conocer el exterior y la atmósfera de Saturno. Las naves se llamaron sonda Pioneer 11 y las Voyager 1 y 2. Estas naves sobrevolaron el planeta en el año 1979, 1980 y 1981, respectivamente. Para sacar información verídica y de calidad, llevaban instrumentos para analizar las intensidades y polarizaciones de la radiación en el espectro del visible, ultravioleta, infrarroja y ondas de radio.

También están equipadas con instrumentos para el estudio de los campos magnéticos y para la detección de las partículas cargadas y granos de polvo.

Espero que con esta información conozcáis mejor el planeta Saturno.

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:

Estaciones meteorológicas


Categorías

Astronomía

Graduado en Ciencias Ambientales y Máster en Educación Ambiental por Universidad de Málaga. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de medioambiente a los lectores de manera sencilla, clara y entretenida para que se aprendan los valores de la naturaleza y la necesidad de preservarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.