Volcanes

fuego lava montaje

La propia palabra volcán, proviene del romano Vulcano, entonces dicho Vulcanus. Era en realidad un personaje de la mitología helénica que los romanos adoptaron. La lava se relacionaba entonces con el hierro candente que saltaba fuera de los trabajos que realizaba Hefesto, el Dios del fuego y los metales en la mitología griega. Lo que nunca pudieron entender los antiguos fue porque existen, de dónde sale la lava, y lo que más inquietos les hubiera dejado, que no sólo existe en nuestro planeta.

¿Por qué existen los volcanes?

capas internas del planeta tierra nucleo magma

Diferentes capas del planeta Tierra

Los volcanes (igual que los terremotos) están muy relacionado con la estructura interna de nuestro planeta. La Tierra tiene un núcleo central que se encuentra en estado sólido según las mediciones sísmicas de 1220km de radio. La capa externa del núcleo, es una parte semisólida que llega hasta los 3400km de radio. A partir de allí llega el manto, donde se encuentra la lava. Se pueden diferenciar dos partes, el manto inferior, que va desde los 700km de profundidad hasta los 2885km, y el superior, que se extiende desde los 700km hasta la corteza, de un grosor medio de 50km.

Aunque en apariencia, no lo parezca, la corteza de nuestro planeta está formada por unas grandes placas llamadas tectónicas o litosféricas. Esto significa que la corteza no es completamente uniforme. Las placas flotan sobre el manto basáltico, de donde proviene la lava, y a éste fenómeno se le llama, deriva continental.

diferentes placas tectónicas

Las diferentes placas que existen, así como la dirección de la presión que reciben (Fuente: Wikipedia)

Ésta especie de deriva, contiene fisuras, y son más notorias a nivel del mar. Unas enormes cordilleras de volcanes cruzan los fondos de los océanos, son las dorsales medio-oceánicas. Estas enormes cordilleras, están formadas a su vez por enormes volcanes en forma de fisura. A lo largo de éstas fisuras, de muchos miles de kilómetros de longitud, está continuamente aflorando material procedente del manto. Éste material, se va deslizando en dos bandas longitudinales, y generando continuamente nueva corteza terrestre. Hay lugares en los que, las separaciones entre las placas tectónicas, están en zonas de tierra firme, no en los océanos, y es allí donde tenemos el origen de los volcanes. En las zonas más estrechas de la corteza terrestre, dónde se juntan las placas tectónicas.

¿Cómo se originan los volcanes?

La corteza a su vez, se va destruyendo regularmente en las zonas llamadas de subducción. Cómo hemos comentado, las placas tectónicas, no están “pegadas” de forma literal. Eso hace que haya zonas en las que algunas placas, se hunden debajo de otras y pasan a fundirse con el manto. Éstas zonas de unión de las placas, tienen unas descomunales presiones, eso hace que tengan una gran inestabilidad sísmica, que se traduce en terremotos y volcanes.

falla de San Andrés, California

Falla de San Andrés, California, Estados Unidos

Las dorsales submarinas, son las zonas más inestables. De forma excepcional, alguno de éstos violentos volcanes que se encuentran al fondo de los océanos, pueden salir por encima del nivel del mar. Forman islas de gran actividad volcánica, como por ejemplo es el caso de Islandia. Las zonas más inestables, son las zonas donde una placa cabalga sobre otra, o incluso cuando se rozan lateralmente entre ellas, como por ejemplo, la famosa falla de San Andrés en Estados Unidos. Ésa es muy reconocible a simple vista, por las profundas discontinuidades que presenta en el suelo. Debido a la gran actividad sísmica, los científicos predicen de un gran terremoto en esa zona, apodado Big One.

Partes de un volcán

Partes de un volcán

Diferenciación de las partes de un volcán

  • Cámara magmática: Corresponde a la zona interior de la corteza terrestre, donde se encuentra el magma. Este es el lugar donde se va acumulando por presión el magma antes de salir a la superficie. Suele encontrarse entre 1 y 10 kilómetros de profundidad.
  • Chimenea: Conducto por donde sale el magma que asciende en las erupciones, la lava. Tras la erupción, se tapona con rocas frías, es decir, con la solidificación del magma que ha habido.
  • Cono volcánico: Es la formación de cono truncado que surge alrededor del cráter. Ésta formado por la acumulación de los materiales producidos y emitidos por las erupciones.
  • Cono volcánico secundario: Formación de una pequeña chimenea auxiliar por donde sale el magma hacia el exterior.
  • Cráter: Es el orificio por donde sale el magma hacia la superficie terrestre. Dependiendo el volcán sus dimensiones y formas serán muy diferentes. Puede tener forma de embudo o cono invertido, y medir desde unos metros hasta kilómetros.
  • Domos: Es la acumulación de lava muy viscosa derivada del magma que al enfriarse sobre la misma boca eruptiva, puede llegar a taponarla.
  • Géiser: Son como pequeños volcanes, pero de vapor de agua hirviendo. Muy típicos en zonas como Islandia.
  • Mofetas: Fumarolas frías que desprenden dióxido de carbono.
  • Fumarolas: Emisión de los gases de las lavas en los cráteres.
  • Respiradero: Corresponde al punto débil de la corteza terrestre donde el magma ha podido ascender desde la cámara hasta llegar a la superficie.
  • Solfataras: Emisiones de vapor de agua junto a ácido sulfhídrico.
  • Tipos de Volcán

La temperatura, el tipo de material, la viscosidad y los elementos disueltos en el magma, crean todos juntos el tipo de erupción, el volcán. Junto con la cantidad de productos volátiles que le acompañan, podemos diferenciar los siguientes tipos:

Volcán Estromboliano

Volcan en erupción

Volcán Paricutín, México

Se origina cuando hay una alternancia de los materiales en erupción. Forman un cono estratificado en capas de lava fluida y materiales sólidos. La lava es fluida, va emitiendo gases abundantes y violentos, con proyecciones de bombas, lapilli y escorias. Debido a que los gases van desprendiéndose con facilidad, no produce cenizas ni pulverizaciones. Cuando la lava rebosa por los bordes del cráter, desciende por las laderas y barrancos, sin ocupar mucha extensión, cosa que si ocurre en los volcanes de tipo hawaiano.

Volcán Hawaiano

Volcán hawaiano

Kilauea, el volcán de tipo hawaiano más famoso

Al igual que el estromboliano, la lava es bastante fluida. No tiene desprendimientos gaseosos explosivos. En este caso, cuando la lava reboza por los bordes del cráter, descienden facilmente por las laderas del volcán ocupando grandes extensiones y recorriendo grandes distancias. Los volcanes de este tipo son de pendientes suaves, y cuando algunos residuos de la lava son arrastrados por el viento forman hilos cristalinos.

Volcán Vulcaniano

Volcán tipo vulcaniano

Volcán Vulcaniano

Nombre que proviene del volcán Vulcanus, con unos conos muy inclinados y de gran pendiente, se caracteriza por la gran emisión de gases. La lava liberada es poco fluida y se consolida con rapidez. En este tipo de erupciones, las erupciones son muy fuertes y pulverizan la lava. Produce mucha ceniza, la cual cuando es lanzada al aire la acompañan otros materiales fragmentarios. El magma que se desprende al exterior, la lava, se solidifica rápidamente, pero los gases que se desprenden rompen y resquebrajan la superficie de ésta. Eso la hace volver muy áspera e irregular.

Volcán Peleano

volcán peleano mont pelé

Mont Pelée, isla Martinica, Francia

En este tipo de volcán, la lava de sus erupciones es especialmente viscosa y se consolida con rapidez. Llega a atapar por completo el cráter, formando una especie de pitón o aguja. Esto provoca una gran presión de los gases al no poder escapar, dando lugar a una enorme explosión que levanta el pitón o destrozando la parte superior de la ladera.

Un ejemplo de volcán peleano lo encontramos en la colosal erupción que hubo el 8 de mayo de 1902 en el Monte Pelée. La extraordinaria fuerza de los gases acumulados a gran temperatura, mezclados con cenizas, destrozó las paredes del volcán al ceder ante semejante empuje. Afectó a la ciudad de St. Pierre, en la isla francesa de Martinica, con un saldo fatal de 29.933 víctimas debido a la nube ardiente que se originó.

Volcán Freatomagmático

Isla de Surtsey Islandia

Isla de Surtsey, Islandia. Surgida de una erupción freática. Foto de Erling Ólafsson

Los volcanes freatomagmáticos se encuentran en aguas de baja profundidad, denominadas aguas someras por la Organización Hidrográfica Internacional. Presentan un lago en el interior de su cráter y en ocasiones forman atolones, islas coralinas oceánicas. A la energía propia del volcán se le suma la expansión del vapor de agua que rápidamente se había calentado, haciendo erupciones extraordinariamente violentas.  No suelen presentar emisiones de lava ni extrusiones de roca.

Volcán Pliniano

Teide volcán Islas Canarias

Teide, Islas Canarias, España

En éste tipo de volcán, que difiere de la típica erupción volcánica, la presión de los gases es muy fuerte, produciendo violentas erupciones. Forma además, nubes ardientes que al enfriarse, generan precipitaciones cenizas. Pueden llegar a sepultar ciudades.

Además, también se caracteriza por el alternar de erupciones de piroclasto con erupciones de coladas de lava. Eso da lugar a una superposición en estratos, lo que produce que estos volcanes tengan unas dimensiones muy grandes. Un buen ejemplo de ello, lo tenemos en el Teide.

Ahora que hemos visto lo que es un volcán, cabe destacar, que no sólo existen en nuestro planeta. Éste fenómeno es uno de los que nuestro planeta Tierra tiene también en común con otros planetas del sistema solar y de todo el universo. Por toda ese magma contenido dentro que un día bajo presiones explota hacia fuera. Allí donde miremos, podemos ver semejanzas, con nuestro planeta, y con nosotros mismos incluso. Y es que “todos llevamos un volcán dentro: guardamos tantas cosas que, un día, las sacamos todas de un empujón”, Benjamín Griss.

¿Conoces cuáles son los volcanes activos que hay?

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *