Termómetro de mercurio

Termómetro de mercurio

Seguro que alguna vez de pequeño te han medido la temperatura corporal cuando has tenido fiebre y para ello han empleado un termómetro de mercurio. Este instrumento ha sido muy utilizado hasta hacer poco para muchas cosas a parte de tomarse a temperatura corporal. Dado que este tipo de termómetro tenía algunos riesgos en su uso, decidieron reemplazarlo por los nuevos termómetros digitales.

En este artículo vamos a explicar a fondo cómo funciona, qué usos se le dieron y todo lo relacionado con el termómetro de mercurio.

En qué consiste

Termómetro de toda la vida

Este instrumento de medida de la temperatura fue creado en el año 1714 por un físico e ingeniero polaco llamado Daniel Gabriel Fahrenheit. De este apellido viene la medida empleada de escala. Más tarde fue introducido el grado Celsius como otra nueva escala.

El termómetro de mercurio consiste en un bulbo del que se extiende un delgado tubo de vidrio y, en cuyo interior, se encuentra el metal mercurio. El volumen de este metal dentro del tubo es menor que el volumen del bulbo. El instrumento estaba marcado por unos números que indicaban la temperatura dependiendo de cuál estaba midiendo. Se empleó este metal en cuestión porque tiene facilidad a la hora de cambiar ligeramente su volumen dependiendo de la temperatura.

Este instrumento marcó un antes y un después en la era de la ciencia. La termología, que es la ciencia que estudia la temperatura, pudo avanzar tremendamente con este aspecto. Es considerado hasta hoy día como uno de los mejores inventos, aunque ya no se emplean termómetros con mercurio. El rango de temperaturas que podía albergar era bastante grande. Este rango de temperaturas se pudo extender aún más con la instrucción de nitrógeno o cualquier otro gas inerte. Cuando esto se hacía, provocaba un aumento de la presión sobre el mercurio líquido y hacía aumentar el punto de ebullición.

Usos del termómetro de mercurio

Vidrio del termómetro

Vamos ahora a analizar los usos que tenía a parte de tomarse la temperatura corporal en caso de fiebre o de malestar. Se empleaban en varios ámbitos. Por ejemplo, aún siguen habiendo hogares que lo tienen en la puerta de la entrada para medir la temperatura ambiental. En muchos lugares como en hospitales y ambulatorio se tenía para medir la temperatura de los pacientes.

Otros ámbitos pueden ser los bancos de sangre, hornos, incubadoras o para experimentos químicos. Por otro lado, en la industria también se emplea el termómetro en las plantas de energía, para conocer el estado de las tuberías, en los equipos de refrigeración y calefacción, cervecerías, conservadoras de alimentos, barcos, bodegas, panaderías, etc.

En todos los ámbitos se necesita conocer el valor de la temperatura para poder elaborar los productos o confirmar ciertos patrones en la actuación. Por ejemplo, se necesita conocer la temperatura a la que el agua está pasando en una tubería en una industria para saber si hay que refrigerarla. De lo contrario, podría haber serios problemas. Lo mismo en una panadería. Hay que conocer el valor de la temperatura a la que el pan se puede hacer perfectamente.

El mercurio es un elemento natural que en química se simboliza con Hg. El número atómico es 80. Dentro de los depósitos de carbón se pueden encontrar en roca terrestre como sulfuro de mercurio. A este compuesto también se le conoce como cinabrio.

El mercurio ha sido fuertemente demandado durante años atrás, dado que era muy útil también en instrumentos meteorológicos como barómetros, manómetros y otros aparatos como interruptores, lámparas y algunos dispositivos más. Este metal también servía para hacer amalgamas dentales.

Hace poco, diversos estudios afirmaban que el uso de este metal no era seguro para la población, por lo que han ido retirándolo poco a poco.

Peligros y riesgos

Gotas del mercurio

Vamos ahora a ver cuáles son los peligros que entraña este termómetro. En la Unión Europea se ha establecido que cualquier instrumento que tenga el mercurio ya no podrá ser comercializado. Esto se debe a que tiene un alto riesgo a la salud y el medioambiente, pudiendo contaminar el agua, los suelos y los animales. En América del Norte también se ha aplicado en algunas localidades.

La peligrosidad del mercurio reside en su vapor. Se trata de un vapor tóxico que se puede inhalar cuando se rompa el termómetro. Además, cuando el mercurio se derrama hay que recogerlo inmediatamente antes de que haya otras consecuencias negativas.

Si quieres saber si el termómetro que usas lleva mercurio, sólo tienes que observarlo. Si el líquido que lleva no es de color plata, puede que sea alcohol o cualquier otro líquido que no tiene toxicidad y no presenta ningún problema o riesgo en la salud. Otro aspecto es que en la etiqueta del producto ponga “libre de mercurio”. Por ley, estarás seguro que no tiene mercurio. Por otro lado, puede ser que el líquido sea plateado y no haya ningún texto que ponga nada de que no tiene mercurio. Si esto ocurre, lo más normal es que sea de mercurio.

Lo primero que se pregunta la gente es qué hacer en caso de rotura del vidrio. Cuando esto ocurre, nunca hay que usar la aspiradora o la escoba para limpiarlo. Tampoco debe hacerlo con las manos desnudas o tirar por el retrete o fregadero el líquido. De lo contrario, podría contaminar miles de litros de agua innecesariamente. Es un elemento altamente contaminante que puede hacer graves daños en pequeñas cantidades. La consistencia que tiene este material hace que cuando cae al suelo se divida en gotas más pequeñas y se expanda por cualquier lado.

Cuando se caiga un termómetro y se desprenda el líquido, lo mejor es alejar de la zona a los niños y mascotas y abrir la ventana o puertas para ventilar la casa. Si estamos en una zona plana y lisa será más fácil de limpiar. Hay que usar un trapo, guantes y mascarilla para poder limpiarlo. No olvide revisar muy bien todas las gotas de mercurio del suelo, dado que tiene gran importancia. Si te dejas algunas gotas y se toca o inhala el gas tóxico puede producir envenenamiento, daños cerebrales, problemas digestivos y renales.

Espero que con estos consejos puedas conocer más sobre el termómetro de mercurio y ser precavido si aún usas uno.

 

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas