Paradoja de Fermi

Más de una vez habrás pensado si nuestro planeta es el único no solo del Sistema Solar que es habitable, sino el único de todo el Universo. Potencialmente un planeta es habitable si reúne ciertas condiciones que le permite desarrolla la vida. Sin embargo, ¿es imposible que haya otro planeta que reúna las condiciones idóneas? Para que haya vida en un planeta no sólo es necesario que haya agua líquida. Sabemos que hay planetas donde hay agua pero no se encuentra en la llamada “zona habitable” y, por lo tanto, no se ha desarrollado la vida. Si hay tantas probabilidades de encontrar vida en otros planetas como afirma la paradoja de Fermi, ¿por qué aún no la hemos encontrado?

En este artículo vamos a explicarte qué es la paradoja de Fermi y lo que intenta explicarnos. ¿Puede haber vida a lo largo y ancho del Universo en otro planeta? Te lo contamos todo.

¿Qué es la paradoja de Fermi?

La paradoja de Fermi es una contradicción que hay entre la ciencia teórica y la experimental. Según dicen los científicos, hay millones de probabilidades de encontrar vida inteligente en otro planeta a lo largo y ancho del Universo, pero hasta hoy día, aún no se ha encontrado con nada ni nadie.

En la actualidad, un científico llamado Berezin, ha dado una nueva explicación a esta teoría y ha encontrado solución a la paradoja de Fermi. Sin embargo, esta solución no es fácil de asumir, ya que probablemente no es el resultado que quieras oír. Según Berezin, el ser humano nunca encontrará otra civilización inteligente. Seguiremos evolucionando como raza y el planeta Tierra dejará de ser habitable o desaparecerá antes de poder encontrar otra civilización. Esto se debe a la inminente destrucción de nuestra estrella, el Sol.

No importa el tipo de civilización que haya fuera en el Universo. Si son entes inteligentes, usan maquinaria más allá de la nuestra, si son planetas con inteligencia colectiva, etc. Da igual todo esto. Lo único que importa es que la civilización que tengamos que encontrar esté a una distancia “cercana” y viable para el ser humano. Aunque la paradoja de Fermi afirma que, estadísticamente, existe gran probabilidad de encontrar vida en otro planeta, hasta hoy día no ha sido así.

La tecnología y la distancia: dos limitantes

De nada sirve que existan civilizaciones diferentes a nosotros si la tecnología, tanto suya como nuestra no es suficiente para cubrir las distancias que hay entre planetas. La paradoja se explica con el ejemplo de que un árbol en mitad de la selva se cae y no hace ruido porque no hay nadie allí para escucharlo. El ruido y el sonido solamente existen porque hay alguien que los escucha. Lo mismo ocurre con otra civilización. Pueden existir miles de civilizaciones a lo largo del Universo, pero a la vez no existirán para nosotros porque no podremos verlas nunca.

Supongamos que la raza inteligente es capaz de evolucionar a tal punto de poder viajar entre planetas, pero en mitad de su camino es capaz de borrar el rastro de otra vida antes de haberla detectado. Igualmente nos estaría limitando a la hora de poder  descubrir otra civilización.

No estamos hablando de que las guerras, conquista o sobre explotación de recursos son las razones por las que una raza se va a la extinción, sino que es un genocidio completo, instantáneo pero no premeditado. Para que se pueda entender bien con un ejemplo: cada vez que el ser humano construye un edificio, es posible que el proceso de allanado del terreno destruya un hormiguero entero y todos los individuos que vivían en él. Evidentemente, no se ha hecho adrede  ni por maldad, sino que por las diferencias de perspectivas entre humanos y hormigas, ni siquiera sabíamos que estaba ahí.

Nosotros no pensamos en que las hormigas sean una especie con la que ponernos a dialogar y establecer conversaciones. Algo parecido puede pasar con el resto de otras especies o civilizaciones en el Universo.

¿Qué tipo de civilización somos?

Llegados a este punto es cuando pensamos que, si hemos puesto el ejemplo de la hormiga, ¿somos hormigas para otras razas? Para poder explicar nuestro perfil como raza, tenemos que aplicar el principio antrópico. Se trata de que cualquier teoría sobre la existencia de vida en el Universo debe permitir que los seres humanos existamos como raza. Esto es debido a nuestra composición basada en carbono y la existencia del mismo en muchas zonas concretas del Universo.

Con este principio antrópico, estaremos dándole la solución a la paradoja de Fermi. Significa entonces, que la única solución que tiene es que nosotros somos las hormigas para otras especies u otros tipos de civilizaciones a lo largo del Universo. Si las probabilidades de que haya vida son muy altas y no la hemos encontrado, la única explicación es que, para ellos, somos o bien indetectables o insignificantes.

También nos encontramos con todo lo contrario. Somos los primeros en llegar y pasar el gran filtro y, por ello, seremos los últimos en salir, siendo además los destructores de otras civilizaciones.

¿Dónde están todos?

Dado que la paradoja de Fermi no tiene solución viable, tan sólo podemos ofrecer algunas especulaciones. Nuestro Sol tiene una edad mucho más joven de lo que la tiene el Universo tras su creación en el Big Bang. Por ello, se puede estimar de que ha tenido que existir planetas con una ubicación dentro de la zona habitable de su correspondiente estrella y cuya civilización se ha desarrollado antes que la nuestra.

Si esto es así, su tecnología ha podido desarrollarse mucho más que la nuestra pero, aunque esto ha podido ser así, no pueden aún superar la distancia que nos separa. Pensad que si la tecnología se desarrollase a tal punto de que pudiésemos utilizar toda la energía del planeta, después usar la del Sol por completo y más aún la de utilizar la energía de la Vía Láctea, podríamos expandirnos en el Universo a tal punto de descubrir nuevas civilizaciones o destruir otras tantas. Lo mismo puede ocurrir con nosotros.

Espero que esta información os haya ayudado a aclarar el tema.

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas

Sé el primero en comentar