Tipos de roca, formación y características

Hoy vamos a hablar de un tema de geología. Se trata de los tipos de rocas que existen. Desde que se formó nuestro planeta tierra, se han ido formando millones de rocas y minerales. Dependiendo de su procedencia y su tipo de formación existen varios tipos. Todas las rocas del mundo las podemos clasificar en tres grandes grupos: rocas ígneas, rocas sedimentarias y rocas metamórficas.

Si necesitas conocer todos los tipos de rocas que existen, sus condiciones de formación y características, este es tu post 🙂

Rocas sedimentarias

Vamos a comenzar describiendo las rocas sedimentarias. Su formación se debe al transporte y deposición de materiales a causa de la acción del viento, el agua y el hielo. También han podido ser depositadas químicamente a partir de algún fluido acuoso. Con el paso del tiempo, estos materiales se unen para formar un roca. Por ello, las rocas sedimentarias están compuestas por muchos materiales.

A su vez, las rocas sedimentarias se dividen en detríticas y no detríticas

Rocas sedimentarias detríticas

Estas son las que se forman a partir de la sedimentación de los fragmentos de otras rocas tras ser transportadas previamente. Dependiendo del tamaño que tienen los fragmentos de las rocas se identifican de una u otra manera. Si dichos fragmentos son de un tamaño mayor a 2 mm  y redondeados son denominados conglomerados. Por otro lado, si son angulosos se les llama brechas.

Si los fragmentos que componen la roca están más sueltos se les llama grava. Seguramente hayáis oído hablar de la grava. Cuando son de tamaño menor a 2mm y mayor de 0,6 mm, es decir, a simple vista aún o con microscopio óptico se les llama areniscas. Ya cuando los fragmentos que forman la roca son tan pequeños que necesitamos de un microscopio electrónico, se les llama limos y arcillas.

En la actualidad, se emplean las gravas para los áridos en construcción y la fabricación de hormigón. Los conglomerados y areniscas son utilizados por su durabilidad en la construcción. Las arcillas son empleadas en nuestra vida cotidiana y para uso medicinal y cosmética. También se emplean para la construcción de ladrillos y cerámicas. Sus propiedades impermeabilizantes les hace ser perfectas para a absorber productos contaminantes y filtrar en la industria. Se utilizan como materia prima para la construcción de muros de tapiales y adobes y para la fabricación de piezas de alfarería tradicional, de loza y de porcelana.

Rocas sedimentarias no detríticas

Este tipo de rocas se forman por la precipitación de determinados compuestos químicos en soluciones acuosas. Algunas sustancias de origen orgánico se puede acumular para formar estas rocas. Una de las rocas más comunes y conocidas de este tipo es la roca caliza. Se forma a través de la precipitación del carbonato cálcico o la acumulación de fragmentos esqueléticos de corales, ostrácodos y gasterópodos.

Es muy frecuente ver en este tipo de rocas a fragmentos de fósiles. Un ejemplo de roca caliza es la calcárea. Se trata de una roca muy porosa que tiene abundantes restos vegetales y que se origina en los ríos cuando el carbonato cálcico precipita sobre la vegetación.

Otro ejemplo muy común son las dolomías. Se diferencian de las anteriores en que tiene una composición química con alto contenido en magnesio. Cuando se produce la acumulación de caparazones de organismos que están formado de sílice, se forman las rocas sílex.

También hay un tipo de roca dentro de las no detríticas llamadas evaporíticas. Estas se forman a través de la evaporación del agua en medios marinos y en pantanos o lagunas. La roca más importante de este grupo son los yesos. Se forman a través de la precipitación de sulfato cálcico.

Las calizas se emplean en la fabricación de cemento y la cal en la construcción. Son materiales utilizados para las fachadas y revestimiento en suelos de edificios. El carbón y el petróleo son un tipo de roca sedimentaria no detrítica llamadas organógenas. Su nombre se debe a que proceden de la acumulación de material orgánica y sus restos. Mientras que el carbón procede de restos vegetales, el petróleo del plancton marino. Tienen un gran interés económico por su alto poder calorífico para la generación de energía mediante la combustión.

Rocas ígneas

Este es el segundo tipo de roca. Son generadas por el enfriamiento de una masa líquida de composición silicatada procedente del interior de la Tierra. La masa fundida se encuentra a temperaturas altísimas y se solidifica cuando alcanza la superficie terrestre. Dependiendo del lugar donde se enfríen darán lugar a dos tipos de rocas.

Rocas plutónicas

Estas se originan cuando la masa líquida se enfría bajo la superficie terrestre. Es decir, al estar sometidas a bajas presiones, los minerales de su interior crecen muy unidos. Esto hace que se formen rocas densas y sin poros. El enfriamiento de la masa líquida es muy lento, por lo que los cristales pueden ser muy grandes.

Una de las rocas más famosas de este tipo es el granito. Están compuestas por una mezcla de minerales de cuarzo, feldespatos y mica.

Rocas volcánicas

Este tipo se forma cuando la masa líquida sale al exterior de la superficie terrestre y se enfría allí. Estas son las rocas que se forman cuando la lava de los volcanes se enfría a temperaturas y presiones más bajas. Los cristales de estas rocas son más pequeños y tienen materia amorfa sin cristalizar semejante al vidrio.

Una de las más frecuentes y fáciles de reconocer son los basaltos y la piedra pómez.

Rocas metamórficas

Estas rocas se generar a partir de las rocas preexistentes ya al sufrir aumentos de temperatura y presión por procesos geológicos. Los reajustes que sufren este tipo de rocas les hace cambiar su composición y minerales. Este proceso metamórfico sucede en estado sólido. No hace falta que la roca esté fundida.

La mayoría de las rocas metamórficas se caracterizan porque tiene un aplastamiento general de sus minerales que hacen que la roca esté aplanada y laminada. Este efecto es llamado foliación.

Las rocas más frecuentes conocidas son las pizarras, el mármol, la cuarcita, el gneis y los esquistos.

Ya conocéis mejor los tipos de rocas que existen y sus procesos de formación. Ahora os toca ir al campo y reconocer qué tipos de rocas estáis viendo y deducir su proceso de formación y composición.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas

Categorías

Ciencia

Graduado en Ciencias Ambientales y Máster en Educación Ambiental por Universidad de Málaga. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de medioambiente a los lectores de manera sencilla, clara y entretenida para que se aprendan los valores de la naturaleza y la necesidad de preservarla.

Un comentario

  1.   Jose Joaquin Adarmes Hernandez dijo

    Muy interesante este estudio me encuentro ubicado en San Sebastian de los Reyes del Estado Aragua Venezuela y existen importantes morros de piedra caliza y otros minerales en un sistema de cuevas y simas de gran belleza por cuanto me gustaría investigar aun mas sobre las caracteristicas y tipos de minerales existentes en estas hermosas cuevas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.