¿Pueden los sistemas antigranizo afectar a la sequía en humedales?

granizo

Se habla en numerosas ocasiones de los sistemas antigranizo y sus posibles repercusiones en la sequía. Existe un sistema que se activa cuando se prevé que va a haber precipitaciones en forma de granizo y algunos aviones lanzados por el Estado rocían yoduro de plata para disolver las nubes, evitando el granizo y el daño en las cosechas. Esto se ha reportado ya en numerosas ocasiones como algo verdaderamente dañino.

¿Afecta el sistema antigranizo a la sequía en los humedales?

Sequía en humedales y sistema antigranizo

aviones antigranizo

La Laguna de Gallocanta, humedal de España, está sufriendo tras cinco años consecutivo una grave sequía. Casi 300 agricultores de Guadalajara, Soria, Zaragoza y Teruel se han agrupado para debatir sobre el responsable de que los campos se estén secando a causa de una ausencia de precipitaciones.

Los agricultores han reportado “vuelos sospechosos” que aparecen cuando se van a formar las nubes de lluvia y, seguidamente, éstas desaparecen sin caer ni gota. El yoduro de plata es un compuesto químico que ayuda a disolver la formación de nubes y disipa las nubes de tormenta.

Aunque los agricultores no son físicos ni meteorólogos, afirman conocer el cielo y la tierra, ya que han trabajado toda su vida dependiendo de ellos. Sin embargo, desde el Instituto Geológico y Minero de España (Igme) declaran que, a medio camino de la investigación, “todavía no hay datos concluyentes” que establezcan una relación entre los generadores antigranizo y la pluviometría de Gallocanta, explica el responsable del estudio.

Lo que sí se ha constatado es que las precipitaciones han disminuido en mayor medida en la cuenca hidrográfica de Gallocanta con respecto al resto de la península desde que se emplea este compuesto para evitar el granizo.

En la investigación se han obtenido datos de concentración de yoduro de plata en el suelo que, aunque no son muy altas, sobrepasan los límites permitidos por la legislación sobre el uso del suelo.

Para el climatólogo y presentador los fines de semana de El Tiempo en Castilla-La Mancha Media, Jonathan Gómez Cantero, es “absolutamente imposible” provocar la sequía, y matiza que la técnica de yoduro de plata se emplea para “manipular las condiciones meteorológicas, no climáticas”.

Evitar el granizo con yoduro de plata

avionetas antigranizo

El yoduro de plata es un compuesto químico que actúa como una sustancia que atrae la humedad, es decir, higroscópica. Cuando el yoduro de plata entra en contacto con las nubes y consigue funcionar (ya que en muchas ocasiones no sirve para anda) hace que la gota caiga antes de que se congele. Esto se hace para que se evite el granizo y el daño que puede provocar.

Sin embargo, el experto afirma que el yoduro de plata tiene un riesgo contaminante de suelos y humedales, ya que es un metal que si impregna los tejidos de los animales, puede convertirse en un auténtico problema para toda la cadena trófica e incluso llegar a nuestro organismo, como ocurre en el caso del mercurio.

Con todo, reitera que “no existe manipulación climática”, así como “tampoco existen trayectorias químicas o chem trails”, como sugieren las “leyendas urbanas”. Consideran necesario dar una charla a los agricultores para que dejen de pensar que quieren robar la lluvia.

El portavoz de la plataforma de agricultores afirma que este conflicto nace a raíz de una falta de legislación sobre esto. Existen numerosas opiniones técnicas acerca del tema. Unos estudios señalan que el yoduro no tiene efecto; otros dicen que evapora la lluvia; otros, que la desvía a zonas colindantes; y, otros, que lo que se consigue es que llueva más.

Además, el portavoz pregunta el por qué él, cuando compra herbicida, tiene que enseñar un carnet profesional, y decir cuándo y dónde lo va a tirar. Sin embargo, el Gobierno está dando permisos para contaminar el suelo que ellos cultivan.

Sobre el tema de los chem trails, hay mucho escrito y la verdad, es que es complicado saber si es cierto o no, dada la gran variedad de opiniones e intereses ocultos. Y tú, ¿qué piensas de todo esto?

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas

Categorías

Ciencia

Germán Portillo

Graduado en Ciencias Ambientales y Máster en Educación Ambiental por Universidad de Málaga. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de... Ver perfil ›

Un comentario

  1. El artículo me parece bastante inexacto y puede alimentar la “conspiranoia” de los chemtrails. Me permito hacer unos apuntes
    “Existe un sistema que se activa cuando se prevé que va a haber precipitaciones en forma de granizo y algunos aviones lanzados por el Estado rocían yoduro de plata para disolver las nubes”
    —> Expresado así, los proponentes de la conspiración verán sus sospechas confirmadas: no es “para disolver las nubes” sino para estimular la precipitación de lluvia antes de que se forme granizo o para reducir el tamaño de este.

    De nuevo, una expresión poco afortunada que solo sirve para estimular la imaginación del colectivo de creyentes en chemtrails:
    “Los agricultores han reportado “vuelos sospechosos” que aparecen cuando se van a formar las nubes de lluvia y, seguidamente, éstas desaparecen sin caer ni gota. El yoduro de plata es un compuesto químico que ayuda a disolver la formación de nubes y disipa las nubes de tormenta.”
    La yuxtaposición de estas dos frases lo único que consigue es que la segunda confirme la primera. Para empezar los reportes de los agricultores consisten en meros rumores, no en hechos ni en datos. Para continuar, conviene matizar que la “disolución de formación de nubes” se debe a que se estimula su precipitación. Este tipo de expresiones alimentan el mito extendido entre los creyentes en la conspiración, de que el yoduro de plata es capaz de hacer desaparecer nubes por arte de birlibirloque o incluso de inducir sequías.

    Después se afirma que “Lo que sí se ha constatado es que las precipitaciones han disminuido en mayor medida en la cuenca hidrográfica de Gallocanta con respecto al resto de la península desde que se emplea este compuesto para evitar el granizo.”
    —> No. Eso es intentar establecer una correlación de causalidad, apoyando de nuevo la tesis conspiranoica. No se trata de una CONSTATACIÓN, sino de la OPINIÓN muy probablemente sesgada de Fernando Sánchez, portavoz de la plataforma “¿Quién seca nuestros campos?”. En cualquier caso los sistemas antigranizo, como cualquier otro sistema o técnica para modificar la fase atmosférica del ciclo del agua, están sometidos a regulación por parte de la administración, por lo que todos los lamentos acerca de que no hay control ni legislación son simplemente irrelevantes.

    Estudios sobre siembra de nubes los hay A PATADAS y las conclusiones, aun diversas, son claras: la técnica tiene una eficiencia muy limitada y no existe ninguna justificación científica para suponer que se pueden inducir sequías o deshacer frentes nubosos con estas técnicas. En general son una pérdida de tiempo y esfuerzo.

    A ello súmale la absoluta falta de evidencias, una falta de evidencias que se extiende por varias décadas ya y que ahora, en una era en la que cualquier agricultor tiene un smart-phone con cámara HD en el bolsillo, más llamativa se hace. ¿Dónde están esos aviones?

    Por último conviene insistir en que la Agencia Estatal de Meteorología afirma que no hay ninguna prueba científica de tal relación y que la Administración cuestiona la misma existencia de los vuelos antigranizo. Y también podemos preguntarle a la Guardia Civil o al Ejército. Ni siquiera ellos han podido encontrar el más mínimo rastro de lo que A TODAS LUCES es un mito basado en rumores y en la incultura científica.

    Sobre lo que dice el portavoz de la plataforma de que “el Gobierno está dando permisos para contaminar el suelo que ellos cultivan”, de nuevo una acusación falaz que persigue establecer la teoría de la conspiración. Precisamente la Administración reguló en los 80 este tipo de acciones para EVITAR la contaminación, dado que antes de la regulación cualquier agricultor podía, sin ton ni son, sin permiso, sin estudios de impacto ambiental ni salubridad, etc. ponerse a lanzar cohetes de yoduro de plata. Y es que más que el gobierno, esto de los cohetes antigranizo ha sido más una cosa de los mismos agricultores. Al contrario de lo que la conspiranoia chemtrailera afirma, esa regulación PROTEGE al agricultor y no alienta la contaminación.

    Por último, no existe ninguna evidencia de contaminación o daños al medio ambiente por el empleo de estas técnicas. http://www.weathermodification.org/images/AGI_toxicity.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *