Nevada de Madrid de 1904

gran nevada de madrid en 1904

En noviembre de 1904 se produjo en la ciudad de Madrid la mayor nevada registrada en el registro meteorológico, tanto en duración (a partir del 27 de noviembre de 1904) como en cobertura de nieve. Más de dos años después, en febrero de 1907, otra fuerte nevada azotó la capital española, dejando marcas similares y causando numerosos problemas, aunque en noviembre de 1904 se produjo un marcado aumento de la capa de nieve. La gran nevada de Madrid en 1904 dejó huella y, hasta hoy día, no ha sido ni superada por Filomena.

En este artículo vamos a contarte todo lo que necesita saber sobre la gran nevada de Madrid de 1904.

Gran nevada de Madrid de 1904

madrid cubierto de nieve

Así lo comenta Inocencio Font Tullot en su libro «Historia del clima de España» (INM, 1988): «En Madrid, del 27 al 30 de noviembre de 1904, nevó intensamente, con una capa de nieve de hasta un metro de espesor en los parques, locales y en los senderos para caminar».

La inusual nevada es incuestionable. Además de obtener los registros pertinentes, el Instituto Central de Meteorología (ICM) [ahora AEMET], que entonces estaba ubicado en el edificio de la antigua torre fotoeléctrica (“El Castillo”) del Parque del Retiro, también constató que su actividad normal se debía a fuertes nevada. El colapso de muchas líneas de telégrafo en la capital impidió que gran parte de los datos que allí se recibían todos los días llegaran a tiempo.

En el Boletín Meteorológico Diario del 27 al 30 de noviembre de 1904, Augusto Arcimís, Director del ICM, escribió de su puño y letra en el espacio dedicado al «tiempo probable» (predicción): Anuncios que se deben emitir». Además de esto, en el texto diario describiendo el estado general de (tiempo), Arcimís incidió en los problemas que la nieve trajo a su propio trabajo y no pudo emitir el anuncio a tiempo como se requería. La tormenta llegó al Golfo de Cádiz, inyectó aire húmedo, y se encontró con el frío polar que había caído en la península el día anterior.

Cómo fue la nevada

nevada madrid 1904

Como comentábamos anteriormente, las nevadas comenzaron y continuaron el día 27 (con algunas interrupciones en las que llovió) hasta el día 30. La presencia de un temporal atlántico de profundidad procedente de Madeira acercándose al Golfo de Cádiz y atravesando posteriormente el Canal de la Mancha y la zona de Alberland fue el detonante de una situación muy favorable ya que nevó intensamente en Madrid y en muchas otras zonas del interior peninsular. Se encontró con el aire frío de los polos que se habían asentado en la península ibérica días antes de la nevada, como dicen, era una situación de libro de texto, en la capital nevó durante 32 horas, con un espesor de nieve que va de los 70 a los 150 centímetros dependiendo en la región, paralizando completamente la ciudad.

Periódicos y noticias

nevada enorme

Las crónicas publicadas en los periódicos de la época atestiguan fielmente la magnitud y peculiaridad de aquella nevada. En la edición vespertina de El Gráfico, del miércoles 30 de noviembre de 1904, se lee lo siguiente: «Despertando con lluvia, a las 10 de la mañana la lluvia se convirtió en nieve. Más daños a líneas de telégrafo y cables de tranvía. Todos los postes desde Porto Toledo hasta Calabanchel Alto han caído. La circulación de tranvías continúa interrumpida en muchos lugares».

Una de las informaciones más completas sobre las nevadas apareció en el diario «El Imparcial» el jueves 1 de diciembre de 1904. Transcribimos a continuación el primer párrafo de la crónica, ya que ilustra a la perfección los grandes problemas que ha causado la nieve en la capital española.

“No se recuerda en Madrid nevada tan abundante ni tan larga como esta que ahora sufrimos. Por efecto de ella se ha interrumpido la vida en Madrid. No circulan trenes, tranvías ni coches; las calles y paseos están cubiertos por una capa de nieve de medio metro de espesor y la marcha a pie es peligrosa y lenta. El abastecimiento de los mercados se hace con dificultad, y ni el ferrocarril ni los carros que aportan vituallas de los pueblos inmediatos pueden prestar su servicio de conducir víveres. Todas las obras que se ejecutan al aire libre se han suspendido y millares de obreros carecen de trabajo.

El aspecto de la población es triste y desolado. Casi solitarias las vías, cerradas muchas tiendas, poco concurridos los cafés, suspendidas ayer las funciones teatrales, interrumpida la comunicación telefónica, encerrados en sus casas la mayor parte de los vecinos… Madrid comienza el último mes del año como un pueblo muerto y enterrado bajo inmensos bloques de mármol.”

El fotograbado en la imprenta estaba en pañales en ese momento, por lo que no había muchas imágenes de nevadas o personas haciendo figuras. No había fotos del rey Alfonso XIII en aquellos días, pero unos días después, el 8 de diciembre, apareció una foto de él en su coche nuevo, publicada por la revista Nuevo Mundo.

La misma revista también publicó fotos de nevadas en diferentes partes de la ciudad ese día, incluyendo una estatua de nieve que la gente hizo en el pasado en el centro de la página. En este caso, es la dama de la nobleza.

Tras señalar que lleva 32 horas nevando sin parar, y que la capa blanca ha llegado a más de un metro en lugares como Plaza Colón, Mundo Nuevo relata algunos de los daños que ha causado la nieve, como la apertura de agujeros en las aceras de algunas calles y de los Libros Nacionales Que paso con el pabellón, las escaleras se convirtieron en rampas de hielo.

Nevada de Madrid en 1904 y cambio climático

En el contexto actual de calentamiento global, es difícil, si no imposible, que Madrid vuelva a experimentar una nevada tan masiva. Si bien la tendencia al alza de la temperatura es un hecho indiscutible, y todo indica que se mantendrá durante las próximas décadas, no se puede descartar en un momento dado la posibilidad de un patrón climático similar al ocurrido a fines de noviembre de 1904. En ese momento, las posibilidades de fuertes nevadas en Madrid eran mucho mayores de lo que son ahora, pero dada la reciente inclinación de la circulación atmosférica en nuestras latitudes, es posible que experimentemos algo similar.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre la gran nevada de Madrid de 1904.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.