Mujeres astronautas, el lado feminista del espacio

mujer astronauta

A lo largo de la historia, las innegables disparidades físicas entre hombres y mujeres han servido de base para justificar los prejuicios de género que favorecen a los hombres. Los atributos de mayor fuerza, altura y masa corporal han trabajado consistentemente en beneficio del sexo masculino. En el ámbito de la investigación del espacio la mujer se ha visto bastante avanzada. La mujer astronauta puede ser igual de competente que un hombre, así lo demuestra la ciencia.

Por ello, en este artículo vamos a contarte cuáles son las razones por las que la mujer puede ser astronauta y algunas de las hazañas más importantes de las mujeres en relación con la investigación del espacio.

Razones por las que las mujeres son buenas astronautas

mujer en el espacio

La era de la supervivencia del más fuerte puede estar acercándose a su fin, si la lógica y la ciencia se implementan a escala cósmica. Con base en una extensa investigación y datos recopilados de las expediciones espaciales de la NASA, se ha determinado que una tripulación exclusivamente femenina para una misión espacial poseería numerosas ventajas sobre una tripulación exclusivamente masculina. Estas ventajas se pueden clasificar en cuatro factores clave: dos relacionados con las capacidades físicas, uno relacionado con los rasgos de carácter y el cuarto centrado en los objetivos futuros de las misiones espaciales.

Son personas con un tamaño más reducido

Las investigaciones han demostrado de manera concluyente que enviar un equipo de individuos más pequeños al espacio es más simple y económicamente más ventajoso en comparación con enviar un grupo de individuos más grandes. En general, las mujeres tienden a tener una estructura física más pequeña, lo que les da una clara ventaja. Uno de los principales beneficios del cuerpo de una mujer es su capacidad para prosperar con menos recursos, incluidos alimentos y oxígeno, y al mismo tiempo producir menos desechos que requieren menos recursos para su eliminación. Estos hallazgos fueron confirmados mediante experimentos realizados por Kate Greene, participante en una misión simulada de cuatro meses realizada por la NASA.

Menos propensas a experimentar problemas físicos

Se podría suponer que sería suficiente seleccionar una tripulación basándose únicamente en el tamaño. Sin embargo, una vez más, la evidencia desmiente esta noción. Otra razón por la que una tripulación exclusivamente femenina puede resultar ventajosa es que los cuerpos de las mujeres parecen resistir mejor los efectos físicos de los viajes espaciales. Las misiones prolongadas a través del escudo magnético pueden provocar diversas dolencias físicas, incluido un mayor riesgo de cáncer, desorientación, sistemas inmunológicos debilitados y problemas de visión.

A través de exhaustivos exámenes médicos realizados por la agencia espacial estadounidense, se ha descubierto que, si bien los hombres pueden sufrir menos mareos, también tienden a sufrir un deterioro más severo de la audición y la visión en comparación con las mujeres.

Mejores habilidades sociales a largo plazo

Sin embargo, más allá del ámbito físico, extensas expediciones históricas han arrojado datos que destacan la presencia de ventajas adicionales para las mujeres. Aunque un equipo exclusivamente masculino es más proclive a realizar con éxito una expedición breve, datos del POT indican que la aptitud social mostrada por un grupo de mujeres que emprende una misión prolongada aumenta las probabilidades de triunfo.

Poblar el universo juega un papel fundamental

Por último, nos topamos con un motivo actualmente improbable pero que sin embargo invita a la reflexión. Si una futura misión se centrara en colonizar un nuevo planeta y considerara los factores antes mencionados, siempre sería más ventajoso enviar una tripulación exclusivamente femenina. Es evidente que si bien los hombres desempeñan un papel crucial en el proceso reproductivo, su presencia física no es necesariamente necesaria. Por otra parte, el cuerpo femenino conserva la capacidad exclusiva de nutrir la vida en su interior.

Equipos formados por personas de diversos orígenes

shannon walker

Para decirlo de manera concisa, parece que quedan muchos años por delante para que nuestra especie se aventure en la colonización interplanetaria. Sin embargo, si emprendemos tal esfuerzo, es prudente considerar factores que van más allá de la inteligencia individual. Una extensa investigación sobre la dinámica de grupo ha demostrado consistentemente que equipos diversos producen resultados óptimos. Por lo tanto, si bien hay datos que favorecen la inclusión de mujeres, también hay hallazgos que respaldan la noción de que los equipos mixtos se desempeñan de manera más efectiva.

Algunas hazañas de la mujer en el espacio

primera mujer en el espacio

Fue la mujer pionera que se aventuró en el ámbito de la exploración espacial

Con un enfoque único, Rusia se distinguió al enviar al espacio a Valentina Tereshkova, una cosmonauta rusa de 26 años, en 1963, convirtiéndola en la primera mujer en lograr esta notable hazaña.

Durante su heroico viaje a bordo de la nave espacial Vostok 6, completó 48 órbitas alrededor de la Tierra en el transcurso de tres días, consolidando su estatus como figura destacada de la era espacial.

Frances «Poppy» Northcutt tiene la distinción de ser la ingeniera pionera en el programa Apolo de la NASA y es la única mujer que sirvió en el control de la misión durante la histórica misión Apolo 8 en 1968.

Sus contribuciones se extendieron a las misiones Apolo, específicamente Apolo 10, 11 y 12. Además, jugó un papel crucial como miembro del equipo de ingeniería responsable de rescatar a los astronautas del Apolo 13 de una situación potencialmente mortal causada por la explosión de un tanque de oxígeno.

Primera mujer astronauta estadounidense

Sally Ride hizo historia en 1983 como la primera mujer astronauta de la NASA en embarcarse en un viaje al espacio. El transbordador espacial Challenger sirvió como embarcación para este logro innovador.

Sally Ride enfrentó una línea de interrogatorio única que nunca se había dirigido a ningún otro astronauta en la historia. Se le preguntó sobre su respuesta emocional a las dificultades en el simulador de vuelo, el impacto potencial del viaje en su fertilidad, sus deseos personales en cuanto a tener hijos e incluso la idoneidad de 100 tampones para una misión espacial de una semana. Además, fue cuestionada sobre su decisión de llevar maquillaje al espacio.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre la mujer astronauta y su aporte para la ciencia.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.