Lluvia artificial

siembra de nubes artificial

Uno de los aspectos que más se debate sobre la meteorología es la lluvia artificial. Ante las posibles situaciones de sequías prolongadas en el tiempo y el aumento del número de sequías y de la intensidad de las mismas causadas por el cambio climático, se intenta crear lluvia artificial para eliminar las consecuencias de la sequía y abastecer de recursos hídricos a las poblaciones.

En este artículo vamos a contarte cuáles son los diversos estudios que se han realizado sobre lluvia artificial y que se ha conseguido hasta ahora.

Lluvia artificial

siembra de nubes

El agua es uno de los recursos naturales más preciados del planeta y, en algunas regiones, uno de los más escasos. Recientemente, debido a los efectos del cambio climático, las sequías se están prolongando. Es por eso que los científicos de todo el mundo han estado estudiando la lluvia artificial desde 1940, aunque aún no se han descubierto métodos efectivos para controlarla. Aun así, varios países continúan experimentando con la siembra de nubes, como China y los Emiratos Árabes Unidos.

Las técnicas utilizadas hasta ahora se basan en rociar las nubes con productos químicos como yoduro de plata o dióxido de carbono congelado para crear un ciclo de condensación en las nubes, lo que lleva a la precipitación. Sin embargo, la efectividad de este procedimiento no ha sido probada.

Sin embargo, tras años de investigación y desarrollo tecnológico, el Centro Meteorológico Nacional de los Emiratos Árabes Unidos ha conseguido por primera vez generar lluvia artificial sin productos químicos. Para ello, utilizaron una flota de drones que lanzaban descargas eléctricas a las nubes, creando lluvia. Este proceso debe estar bien controlado, ya que las altas temperaturas en la región pueden hacer que el aire cálido y húmedo se eleve desde el aire más frío de la atmósfera, lo que genera vientos de hasta 40 km/h. Como resultado, la intensidad de lluvia artificial que se logra en Dubái es alta y dificulta la circulación de vehículos en algunas zonas.

Siembra de nubes

lluvia artificial

Por su parte, China ya ha anunciado este año que aumentará la siembra de nubes. Las potencias asiáticas llevan décadas intentando manipular el clima, anunciando a principios de 2021 que aumentarán la siembra de nubes a 5,5 millones de kilómetros cuadrados, solo que en este caso China seguirá experimentando con productos químicos.

Esto puede tener efectos impredecibles en el medio ambiente, especialmente si se pretende instalar de manera sistemática en lugar de a tiempo. Por otro lado, todo lo que se usa en el proceso caería a la superficie y se disolvería en la precipitación que produce, alterando potencialmente la biodiversidad de la región.

Los científicos también temen que esta iniciativa de China afecte a los territorios vecinos, como puede ser el monzón de verano en India. La universidad de Taiwán también denunciaba que estos experimentos podrían significar un “robo de lluvia”.

Aunque la eficacia de la siembra de nubes no está comprobada, los científicos ya avisan de que la manipulación de las lluvias no es la solución al problema real: el cambio climático.

Cómo se genera la lluvia artificial

creacion de lluvia artificial

Las temperaturas en Oriente Medio han superado los 50°C este verano. En los Emiratos Árabes Unidos (EAU), una ola de calor trajo las temperaturas más altas registradas para ese período del año.

Mientras tanto, las precipitaciones se limitan a unos pocos milímetros por año. Sin embargo, en las redes sociales han aparecido varios videos que muestran aguaceros en la zona. Es por eso que muchos han sugerido que los Emiratos Árabes Unidos crearon lluvias artificiales.

La siembra de nubes es una práctica de manipulación del clima que existe desde hace 80 años. Es una forma de geoingeniería que a menudo es objeto de controversia porque su eficacia sigue siendo cuestionable. Es liberado por sustancias como el yoduro de plata en la nube, que cataliza la condensación de las gotas de agua y produce lluvia artificial.

El yoduro de plata actúa como un «andamio» al que se pueden unir las moléculas de agua hasta que se vuelven tan pesadas que caen a la superficie de la Tierra. De esta forma, las simples nubes teóricamente podrían transformarse en verdaderas tormentas, capaces de resistir la sequía.

En los Estados Unidos, la generación de lluvia artificial también se usó en el ejército antes de que las Naciones Unidas la prohibieran. Sin embargo, su efectividad en conflicto nunca ha sido probada. La manipulación del clima se utiliza para evitar tormentas violentas que se abren paso entre las nubes. A partir de 1990, los EAU lanzaron un centro de investigación financiado por el gobierno dedicado a la siembra de nubes.

Lluvia artificial en países de Arabia

El objetivo es mejorar la disponibilidad de agua, para lo cual el programa cuenta con seis aviones y $1.5 millones en financiamiento. «La mejora de las lluvias puede representar un recurso económico y funcional que aumentará las reservas de agua actuales en las regiones áridas y semiáridas», se lee en el sitio web de la iniciativa. Los EAU aspiran a ser líderes en lluvia artificial.

Muchos videos de la lluvia torrencial del país aparecen en el canal de YouTube del Centro Nacional de Meteorología de los EAU (NCM). La agencia también publicó varios tuits durante las semanas más calurosas de la región, con el hashtag #cloud_seeding. Sin embargo, no está claro qué sucedió este verano. De hecho, la NCM afirmó que estos eventos fueron normales durante este período.

En 2019, los EAU llevaron a cabo al menos 185 operaciones de siembra de nubes. A finales de ese año, fuertes lluvias e inundaciones bloquearon el tráfico en las calles. En 2021, el NCM realizará 126 vuelos de siembra de nubes, incluidos 14 a mediados de julio, para generar lluvia artificial, según el periódico Gulf Today.

En los EE. UU., la práctica ha sido prohibida en estados como Pensilvania, mientras que en otras partes del país es popular durante las sequías. Entre 1979 y 1981, España también intentó generar lluvia artificial a través del «Proyecto de Precipitación Mejorada». Sin embargo, la lluvia nunca aumentó debido a la siembra de nubes. El éxito está en la lucha contra el granizo, método que se ha aplicado en varias regiones de España para evitar pérdidas agrícolas.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre la lluvia artificial y las consecuencias que puede acarrear.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Douglas Salgado D. dijo

    Artículo informativo y didáctico. Interesante el concepto de «robo de lluvia» planteado por Taiwán. La propuesta no es tan descabellada. Tanto el yoduro de plata como como el CO2 Congelado además de favorecer la condensación es conformar las superficie de adherencia para ayudar a formar las gotas de agua y captar el vapor de agua circundante promoviendo y forzando su precipitación.

bool(true)