Las dos velocidades del cambio climático

tierra inhabitable

El cambio climático tiene dos velocidades: una a la que se desarrollan las consecuencias nefastas sobre los ecosistemas, el ser humano y los recursos naturales; y otra, a la que las negociaciones para detener esta afección al clima mundial se van desarrollando.

Dado que es necesaria una transición ecológica y energética para detener el cambio climático, ¿qué cambios debemos observar cuanto antes, si queremos que no llegue la tragedia?

Un mundo de transición

velocidades del cambio climático

En la prehistoria, el ser humano abandonó la piedra para avanzar a los metales y, precisamente, no lo hizo porque la piedra escaseara. Es decir, en la actualidad, el ser humano no tiene que esperar a que se agoten los combustibles fósiles para pasar a las energías renovables. La transición energética hacia energías limpias que ayuden en la reducción de gases de efecto invernadero debe ser inmediata, o a lo sumo, en cuestión de pocos años, puesto que, de lo contrario, la humanidad se verá sumergida en problemas irreversibles e impredecibles.

Los cambios tecnológicos que realiza el ser humano no siempre es por el agotamiento de las materias primas, sino porque la alternativa es mejor y más económica. La era de la combustión debe acabar cuanto antes si queremos ver un futuro. Muchos científicos afirman que es necesario que una parte importante de las reservas de combustibles fósiles queden bajo tierra si queremos evitar que los efectos del cambio climático sean más catastróficos aún.

En lugares como Francia, ya se ha vetado las prospecciones de petróleo y gas, lo cual es un gran avance en esta transición energética. Sin embargo, desprenderse de los combustibles fósiles no es algo fácil. Prácticamente, los combustibles fósiles son la base de la energía que mueve el mundo y modificar esto es bastante complejo y todo un reto.

¿Por qué la energía fósil es tan dañina si la crea la propia naturaleza? Pues bien, cuando se quema este combustible se generan grandes cantidades de dióxido de carbono que se emite a la atmósfera. Este gas es capaz de retener calor en la atmósfera e impedir que el planeta libere dicho calor, haciendo aumentar las temperaturas medias del planeta. Una vez que esta variable meteorológica está alterada, el funcionamiento de los ecosistemas varía y no es el mismo. De esta forma, los patrones de funcionamiento de muchos fenómenos meteorológicos como la lluvia, el viento y los huracanes se alteran.

Energías renovables para combatir el cambio climático

negociaciones cambio climático

La buena noticia es que, afortunadamente, la naturaleza también proporciona una energía ilimitada y que no contamina el medioambiente. Se trata de la energía renovable. Fundamentalmente la energía eólica y la solar son las que son capaces de tener una alternativa en los mercados, puesto que pueden desarrollar sistemas de almacenamiento de electricidad que, en un futuro, podrán sustituir a los combustibles fósiles.

Las delegaciones de casi 200 países han discutido durante dos semanas sobre la forma en la que se debe desarrollar el Acuerdo de París, que se cerró en 2015 y ya está en vigor, pero cuyas medidas no se aplicarán hasta 2021, cuando morirá el Protocolo de Kioto. En esta última cumbre del clima en Bonn se ha avanzado con los reglamentos del Acuerdo de París. Sin embargo, la velocidad a la que lo está haciendo es más lenta que la velocidad a la que se disparan las alarmas climáticas. Esto es, todo lo que se ha acordado en Bonn no se aprobará hasta la próxima cumbre del clima.

El avance del cambio climático

derretimiento de los polos

Como se ha mencionado antes, existen dos velocidades a la que avanza el cambio climático. La más rápida es la de los cambios que se producen en el clima a escala mundial por las afecciones del ser humano a nuestros ecosistemas. La lentitud con la que avanzan estas negociaciones desde hace más de dos décadas contrasta con la fuerza y la urgencia de las alarmas sobre los efectos del cambio climático.

En los informes emitidos por la Organización Mundial de Meteorología (OMM) se han registrado nuevos récords en la concentración de CO2 mundial, sin embargo, el ritmo a la que las negociaciones intentan detener dichas emisiones, es mucho más lenta.

Se debe elevar urgentemente la velocidad y la ambición a la que se tiene que cumplir los objetivos si queremos detener a tiempo el cambio climático y que no nos gane esta carrera.

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *