Qué es, cómo se mide y para qué sirve la temperatura

os termómetros sirven para medir la temperatura

Para la meteorología, la ciencia, el estudio del cambio climático y los ecosistemas y, en general para la vida cotidiana, es importante conocer la temperatura. La temperatura es una propiedad física que se puede medir y su utilidad es enorme para comprender muchas cosas en este planeta.

Es considerada también una importante variable meteorológica y es por eso que vamos a hacer hincapié en todas las características de la temperatura. ¿Qué es lo que debes de saber sobre la temperatura?

La temperatura y su importancia

los termómetros miden las temperaturas máximas y mínimas

En el mundo es muy conocido que la temperatura es una de las magnitudes que más se utilizan de cara a poder describir y explicar el estado de la atmósfera. En el telediario, cuando se habla de tiempo, siempre hay un apartado dedicado a las temperaturas que vamos a tener, debido a que es importante de cara a explicar el estado meteorológico de nuestra zona. La temperatura va cambiando a lo largo del día, varía en días nublados, o con viento, en la noche, de una estación a otra, en distintos lugares, etc. Nunca vamos a tener una temperatura igual y estable durante muchas horas.

A veces, nos encontramos con que en invierno las temperaturas bajan por debajo de los 0°C y en verano en muchos lugares (y cada vez en más por el calentamiento global) ascienden y se colocan por encima de los 40°C. En física, se describe a la temperatura como una magnitud que está relacionada con la rapidez que tienen las partículas que constituyen la materia para moverse. Mientras más agitación tengan estas partículas, mayor será la temperatura. Es por eso que cuando tenemos frío nos frotamos las manos, ya que el continuo rozamiento y movimiento de las partículas que componen nuestra piel, hace que aumente la temperatura y entremos en calor.

¿Cómo medimos la temperatura?

existen distintos tipos de termómetros y escalas de medida

Para conseguir medir la temperatura, tenemos que basarnos en las propiedades que tiene la materia cuando se ven alteradas por los cambios de ésta. Es decir, hasta hace poco, se medía la temperatura con los termómetros de mercurio, basándose en la dilatación del metal mercurio ante el aumento de la temperatura. De esa forma, en una escala de grados Celsius, podemos saber a cuantos grados de temperatura estamos o se encuentra algún material.

Otras formas de medir la temperatura basándose en las propiedades de la materia es analizando la resistencia eléctrica de algunos materiales, el volumen de un cuerpo, el color de un objeto, etc.

Temperaturas máximas y mínima en meteorología

las temperaturas aumentan debido al calentamiento global

A menudo el hombre del tiempo habla de temperaturas máximas y mínimas. Y es que en meteorología es muy habitual hablar de temperaturas máximas y mínimas, de valores más altos y más bajos registrados durante un periodo de tiempo, etc. Con estas medidas se crean registros de temperaturas que se utiliza para poder medir las características del clima de una región. Es por eso que cuando hablamos del hombre del tiempo hablamos de meteorología y cuando hablamos de las temperaturas y del calentamiento global hablamos de clima.

Para medir estas temperaturas extremas se utilizan los termómetros de máximas y mínimas.

  • El termómetro de máxima consta de un termómetro ordinario, cuyo tubo tiene interiormente cerca del depósito una estrangulación: cuando la temperatura sube, la dilatación del mercurio del depósito empuja con suficiente fuerza para vencer la resistencia opuesta por la estrangulación. En cambio, cuando la temperatura baja y la masa de mercurio se contrae, la columna se rompe, quedando, por consiguiente, su extremo libre en la posición más avanzada que haya ocupado durante todo el intervalo.
  • El termómetro de mínima es de alcohol y lleva en su interior un índice de esmalte sumergido en el líquido. Cuando la temperatura sube, el alcohol pasa entre las paredes del tubo y el índice, y éste no se mueve; en cambio cuando la temperatura disminuye, el alcohol arrastra en su movimiento de retroceso dicho índice porque éste encuentra una resistencia muy grande a salir del líquido. La posición del índice, indica, por tanto, la temperatura más baja alcanzada.

¿En qué unidades medimos la temperatura?

en las olas de frío las temperaturas bajan enormemente

En casi todas las magnitudes físicas existen distintas unidades de medida en función de la escala a la que se quiera medir. La temperatura no es una excepción y, por lo tanto, tenemos tres unidades de medida para la temperatura:

  • La escala en grados Celsius (°C): Consiste en una división regular en 100 intervalos, donde el 0 corresponde al punto de congelación del agua y el 100 al punto de ebullición del mismo. Se expresa en grados centígrados y es la que utilizamos habitualmente.
  • Escala Fahrenheit (ºF): Se utiliza habitualmente en Estados Unidos. El termómetro se gradúa entre 32 ºF (correspondiente a los 0ºC) y 212 º F (correspondientes a los 100ºC).
  • Escala Kelvin (K): Es la escala más usada por los científicos. Es una escala que no tiene valores negativos de la temperatura y su cero se sitúa en el estado en el que las partículas que forman un material no se mueven. El punto de ebullición del agua corresponde a 373 K y el de congelación a 273 K. Por tanto, una variación de 1 grado en la escala Kelvin es igual que una variación de 1 grado en la escala Celsius.

¿Cómo sabemos que medimos bien la temperatura?

la medida de la temperatura se debe de hacer de una manera adecuada

Una de las cuestiones importantes a tener en cuenta a la hora de medir la temperatura del aire es saber dónde debemos de colocar el termómetro para medir exactamente y de manera correcta el valor de la temperatura. Dependiendo de la zona y la altura a la que lo coloquemos nos puede causar diversos problemas. Por ejemplo, si lo colocamos cerca de una pared, medirá la temperatura de ésta; si está expuesto al viento marcará un valor y si está protegido marcará otro; si está bajo la acción directa del sol, absorberá la radiación solar y se calentará sin que intervenga apenas el aire, indicando una temperatura superior a la de éste.

Para evitar todos estos problemas y que los meteorólogos de todo el mundo puedan comparar sus medidas entre sí y poder tener datos fiables, la Organización Meteorológica Mundial ha establecido unas pautas para medir la temperatura por igual en todos los países del mundo. Los termómetros deben estar ventilados, protegidos de la precipitación y de la radiación solar directa, y a una determinada altura del suelo (para que la energía que durante el día absorbe la tierra no modifique las medidas).

Como podéis ver, la temperatura es algo fundamental en la meteorología y es gracias a estos registros de temperatura con los que se obtienen datos sobre el clima del planeta. Al observar los cambios en el clima que estamos produciendo los seres humanos, podemos actuar en los lugares más afectados.

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas

Escribe un comentario