Homo habilis

homo habilis

El ser humano al igual que otras especies también ha tenido otras especies antecesoras. Una de ellas es el Homo habilis. Es considerado como el antepasado más antiguo de nuestro género y se descubrió gracias a los primeros fósiles. La aparición del Homos habilis tiene lugar hace aproximadamente unos 2.4 millones de años. Permaneció en la tierra casi 800 mil años y llegó a coincidir con algunos de los otros antecesores como es el Homo erectus y el Homo rudolfensis.

En este artículo vamos a contarte todas las características, origen, papel de la evolución y curiosidades del Homo habilis.

Características principales

cara del homo habilis

Los primeros restos que se han encontrado de esta especie antecesora del ser humano se han dado en África. Gracias a la capacidad que desarrolló este espécimen para poder manipular objetos es por lo que ganó este nombre. Presentaba una inteligencia superior a los otros antepasados conocidos como Australopithecus. Gran parte del desarrollo evolutivo esta especie se debe a que comenzó a incluir carne en la dieta. La mayor parte de los micronutrientes que tiene en la carne ayudó a generar nuevas capacidades cognitivas. Los machos presentaban un tamaño muy superior a las hembras y era bípedo.

A pesar de que era bípedo, aún mantenía cierta morfología separada al humano actual. Sus brazos eran mucho más largos y servían también de apoyo para algunos desplazamientos más bruscos. Tenían una forma similar a los grandes simios actuales. Por otra parte, aún conservaban unos dedos que ayudaban a que pudieran subirse a los árboles de forma más fácil. A pesar de lo que se piensa, vivían en grupos y tenían una estructura bastante jerarquizada.

Origen del Homo habilis

avance del ser humano

La denominación de Homo habilis proviene de que se hallaron restos de utensilios elaborados con piedra que fueron elaborados por individuos de esta especie. Apareció hace aproximadamente unos 2.6 millones de años y vivió hasta hace aproximadamente unos 1.6 millones de años. Esta especie de ha estado viviendo desde el Pleistoceno en las edades Gelasiense y Calabriense. Esta era prehistórica en la que se desarrolló que esta parte del ser humano se caracterizaba principalmente por una disminución de lluvias. Tal fue la sequía que hubo que dio bastantes problemas para el desarrollo de flora y fauna.

A diferencia de lo que ocurrió con el Homo erectus es que esta especie no abandonó el continente. Todo los restos que se ha podido encontrar han tenido lugar en África. Esto hace que toda la zona de Tanzania sea considerada como la cuna de la humanidad. En el año 1964 se comenzaron a descubrir una serie de posibles y se analizaron los restos tanto de huesos como otros elementos. Es aquí donde se dieron cuenta del hallazgo. Esta especie fue catalogada como Homo habilis y se consideró una nueva especie dentro del género humano.

En su distribución geográfica encontramos al continente africano, aunque existen algunas corrientes científicas que propone otras teorías. Y es que el homínido tuvo el origen en zonas de Etiopía, Kenia, Tanzania y África oriental. Aunque existen diversos hallazgos en la paleontología, no hay ninguna prueba de que esta especie llegara a  emigrar a otros continentes.

Papel del Homo habilis en la evolución

homo erectus

Esta especie del ser humano ha tenido gran relevancia y evolución. Hasta entonces se pensaba que la línea evolutiva que llevaba al ser humano era muy sencilla. Se pensaba que era desde la Australopithecus, pasando por el Homo erectus y después los neandertales. Es entonces cuando ya parecía el Homo sapiens. A lo que no se conocía hasta aquel entonces era sí existía otra especie intermedia entre estos seres humanos. Los unidos fósiles encontrados del Homo erectus se habían hallado en el continente asiático y no se había relacionado nada con África.

Gracias al descubrimiento realizado en Tanzania se pudieran rellenar varios huecos que existían en el conocimiento de la evolución humana. Los investigadores concluyeron que los restos que se encontraron parecían de una nueva especie del género homo. Y es que estos restos cumplían con todos los requisitos necesarios para que fueran de este género. Entre estos requisitos encontramos una postura erguida, bípedo y habilidades para poder manejar algunas herramientas. Todas estas habilidades hacían que se concluyera que pertenecía a una nueva especie del género homo. Lo que más se alejaba de otras especies posteriores era su capacidad craneal, que por aquel entonces era bastante pequeña.

Las diferencias que existían con el Australopithecus eran bastantes. Esto hace que el Homo habilis sea considerado como el antecedente más antiguo del hombre actual. Se pensaba hasta hace relativamente poco que el Homo habilis y el erectus provenían el uno del otro. Sin embargo, algunos hallazgos más modernos realizados en el año 2007 han conseguido establecer algunas dudas sobre ello. Estos expertos señalan que el Homo habilis pudo sobrevivir más tiempo del que se pensaba. Y es que si hacemos cuentas, este hecho podría hacer que durante unos 500.000 años de historia ambas especies podrían haber convivido juntos.

Sin duda alguna esto es un gran descubrimiento por parte de los científicos. Se crea la duda sobre la filiación que existe entre ambas especies en que se sigue manteniendo hoy día la duda de que el erectus defendía del habilis. La convivencia de estos no se descarta, aunque se suele señalar que existió una especie de lucha incruenta por los recursos. El resultado de la lucha por los recursos fue del Homo erectus como ganador. Por esta razón, el Homo habilis fue desapareciendo.

Cuerpo

Sabemos que entre las características de la comparativa del Homo habilis con el australopithecus vemos como existe una disminución de muchos de sus clientes. Los pies son parecidos a los actuales y tenían un andar casi totalmente he vivido. En cuanto al cráneo, la forma era más redondeada que la de los antecesores. Su cara estaba marcada por un menor prognatismo que el australopithecus.

Si lo comparamos con el ser humano actual, vemos que no era particularmente grande en tamaño. Los hombres llegaban a medir 1.4 metros y pesar alrededor de 52 centímetros. Por otro lado, las mujeres era mucho más pequeñas. Tan sólo alcanzaban el metro de altura y un peso de 34 kilos de media. Esto indicaba un dimorfismo sexual bastante marcado.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre el Homo habilis y su papel en la evolución.

 

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.