Helada negra

Cuando llega una ola de frío, puede llegar con algunas características únicas como puede ser un alto o bajo contenido en humedad. Además, puede o no venir acompañada de fuertes precipitaciones. En este caso, vamos a hablar sobre la helada negra. Se trata de un fenómeno que se aproxima a nuestro país con la ola de frío actual y con la masa polar que ha entrado en la península.

Si alguna vez has escuchado el nombre de helada negra y no sabes bien lo que es, quédate aquí leyendo este artículo, porque te lo vamos a contar todo.

¿Qué es una helada?

Lo primero que debemos aclarar para el que aún no lo sepa, es qué es una helada. Se trata de a bajada de temperaturas por debajo de los 0°C. Cuando el termómetro baja por debajo de esa temperatura y con la presión atmosférica que tenemos en nuestro planeta, el agua se vuelve sólida y forma cristales de hielo hexagonales que se unen entre sí para formar la escarcha.

En ocasiones, no es necesario que baje la temperatura por debajo de 0°C para que haya una helada, sino que hay varios tipos que describiremos a continuación.

Helada blanca

Se trata de aquella helada en la que la temperatura está por debajo de 0°C y se acerca o se iguala a la temperatura del punto de rocío. Cuando esto ocurre y la temperatura se acerca al punto de rocío, el agua comienza a condensarse. Por lo general, si las temperaturas están por encima de los 0°C se forma rocío y cae por encima de coches, plantas, aceras, etc. Es entonces cuando podemos ver el agua líquida depositada en estos lugares. Sin embargo, se le denomina helada blanca cuando, al estar a temperaturas menores de 0°C, el rocío común se convierte en escarcha.

Helada negra

Ahora pasamos al kit de la cuestión de este artículo. El segundo tipo de heladas es la helada negra. Consiste en una helada en la que la temperatura baja por debajo de 0°C pero no se forma la escarcha. Esto se debe a que el aire es tan seco y no tiene nada de humedad. Al no tener nada de humedad, la temperatura no se iguala a la del punto de rocío, por lo que no existe el fenómeno de condensación del agua y mucho menos de la formación de escarcha.

Por lo general, estas heladas negras vienen acompañadas de un cielo totalmente cubierto o algunas turbulencias en las capas bajas de la atmósfera.

Daños de la helada negra

Se puede pensar que el hecho de que la helada no provoque escarcha es mucho mejor. Sin embargo, es más temido que la helada blanca porque daña en gran parte a los cultivos. El aire seco del que está compuesto este tipo de helada ataca directamente a las estructuras internas de los cultivos y hace que los cristales de hielo se formen en el interior de la planta. Cuando se forma este hielo en forma puntiaguda, desgarra los tejidos internos de la planta y hacen que las membranas internas se sequen, provocando la muerte de la planta.

Se le conoce como helada negra porque a simple vista se ve cómo se pudre la planta y se torna color negro. Si los daños son tan fuertes que afecta a las partes condicionantes de la planta, morirá. En ocasiones, si las protegemos lo suficiente o la helada no dura demasiado tiempo, pueden sobrevivir.

La “buena noticia” es que esta helada sólo afecta a las plantas que son de hoja perenne. Es decir, cuando tiene lugar este fenómeno, ataca a aquellas plantas cuyo estado vegetativo está activo. Las plantas y árboles de hoja caduca se libran de estas consecuencias porque no tienen apenas actividad celular.

Estas heladas no se pueden prever con demasiada antelación, por lo que prepararse ante ello es muy complicado. Lo único que se puede es intentar proteger a los cultivos de las consecuencias inminentes.

Cómo proteger los cultivos

Dado que las plantas en estado vegetativo activo son las más dañadas, tenemos que hacer algo para protegerlas de los daños. Para aquellas plantas que se encuentran en macetas o que tengamos en el jardín, es relativamente fácil protegerlas. Tan sólo basta con meterlas en el interior de la casa y ponerlas en un lugar luminoso. Si las ponemos en un porche contra la pared, también estarán resguardadas.

Cuidar de las plantas que no están en maceta es lo más complicado. Sin embargo, vamos a dar aquí algunos consejos para evitar que la helada negra acabe con nuestras plantas.

  • Si tenemos un árbol o arbusto en el jardín plantado al aire libre, podemos cubrir el suelo con una capa de hojarasca. Esto permite que se cree una especie de barrera que evita el paso del frío al subsuelo. De esta forma, estaremos impidiendo que el agua que haya en los poros de las plantas se congele y se destruya por dentro.
  • Podemos colocar un sistema de riego que se encargue de rociar a la planta algo de agua. De esta forma, si la temperatura está por debajo de 0°C, conseguiremos que se forme una capa de hielo por encima de los tejidos de las plantas y que sirva de aislante. El hielo protege los tejidos de las plantas.
  • Evitar arar demasiado la tierra durante los meses de invierno. Estas heladas tienen lugar en la época de invierno. Si no aramos, estaremos dejando que se forma una costa dura en la parte de arriba del suelo que aísla del subsuelo del frío.
  • También se pueden colocar ventiladores para mover el aire y que no se provoque una baja muy fuerte de temperatura.
  • El método más empleado es el de la protección de los cultivos con plásticos o sacos. Lo ideal es recubrir a las plantas con plásticos o sacos y con un cubo de agua en su interior. Esto se hace porque el agua pierde y gana más calor de una forma más lenta que el aire. Es así como actúa de regulador térmico en ese micro ambiente, ya que al condensarse el agua sobre el plástico, liberará calor latente.

Espero que con estos consejos puedan pasar sin ninguna afección esta helada negra.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas


Graduado en Ciencias Ambientales y Máster en Educación Ambiental por Universidad de Málaga. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de medioambiente a los lectores de manera sencilla, clara y entretenida para que se aprendan los valores de la naturaleza y la necesidad de preservarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.