Halo solar

En numerosas ocasiones, los científicos han tenido grandes dificultades para explicar algunos fenómenos meteorológicos que tienen lugar en nuestro planeta. O bien según su extraña frecuencia o por el funcionamiento del mismo. En este caso vamos a hablar de un fenómeno cuyo origen tardó en ser explicado por los físicos meteorólogos. Se trata del halo solar.

El halo solar es una circunferencia luminosa que se forma en algunas ocasiones alrededor del Sol y que se puede ver desde la superficie terrestre. Pero, ¿cómo se forma y en qué situaciones?. Si quieres saber más, sigue leyendo.

¿Cómo se forma un halo solar?

Este fenómeno que consiste en un círculo brillante alrededor del Sol se le conoce como halo o antelia. Principalmente ocurre en lugares más fríos como Rusia, la Antártida o el norte de Escandinavia. No obstante, siempre y cuando se presenten las condiciones adecuadas para su formación, se puede dar en otros lugares.

Este halo es formado por las partículas de hielo que están en suspensión en la parte más alta de la troposfera. Cuando la luz del Sol incide sobre estas partículas de hielo, refractan la luz haciendo que todo el espectro de colores (similar al de un arcoíris) se pueda observar alrededor del Sol. Podríamos llamarlo como un arco iris circular caracterizado principalmente por ser iridiscente.

Para que esta situación se pueda dar en los lugares donde las temperaturas normalmente son más bajas, tiene que haber un alto contraste entre las temperaturas de la superficie y las de altitud. Para que se forme el halo solar, deben existir bastantes cristales de hielo en altitud que puedan refractar suficiente luz como para que se forme un halo completo. En lugares donde las temperaturas son más altas, no se podrá observar este fenómeno.

Los altos contrastes de temperatura se suelen dar a primeras horas de la mañana, donde el aire está más frío al no haber tenido la fuente de calor del Sol durante toda la noche. Por ello, este halo se ve más frecuentemente en las primeras horas de la mañana.

También es necesario que el tipo de nube que haya en ese momento en el cielo sean nubes cirrus. Estas nubes están formadas por pequeños cristales de hielo que pueden derivar los procesos de reflexión y refracción de la luz del Sol.

En lo más alto de la troposfera, la luz del Sol choca con los cristales de hielo en suspensión y se fragmenta cuando lo atraviesan. El aire caliente que asciende desde la superficie terrestre hace elevar la humedad dando lugar a la formación de nubes. Cuando las nubes llegan a la parte más alta de la troposfera, convierte esa humedad en cristales de agua que, al recibir directamente la luz del Sol, la descompone para crear el halo solar.

Características

Los halos solares tiene normalmente un ángulo de aproximadamente 22 grados. Cuando tiene lugar un halo solar, si una persona apunta con su mano mirando hacia el Sol, da igual desde donde apunte, que el halo formará un ángulo de 22 grados.

Su borde interior suele tener el color más rojo del espectro y su forma más común es la de un anillo de luz que bordea el Sol. En algunas ocasiones se puede observar otro halo que es causado por los cristales de hielo que hay en suspensión alrededor del halo principal con un ángulo de 46 grados del centro del Sol. También existen otro tipo de formaciones luminosas que se asemejan al halo solar. Se trata de los llamados falsos soles o parahelios y se pueden ver también a 22 grados con respecto al sol, tanto en dirección vertical como en horizontal. Estos falsos soles son imágenes luminosas cuya forma es muy parecida al disco del Sol.

Confusiones al ver un halo solar

Algunas veces se puede confundir un halo solar con las coronas que se forman los días en los que el tiempo está más brumoso. Las coronas que se pueden observar cuando las nubes más finas recubren el cielo se producen por la difracción de la luz al atravesar las partículas que hay suspendidas en la atmósfera. Estas coronas se pueden asimilar, en cuestión de condiciones de formación, a los arco iris y los arcos de luz blanca o amarillenta. Estos arcos de luz blanca se forman cuando hay niebla. La luz del Sol choca contra el banco de niebla y se produce el arco luminoso con un ángulo de 40 grados desde el centro del sol.

¿Cómo puede ser visualizado?

El halo más común es formado por los procesos de refracción en los hielos que tienen forma hexagonal. Esta forma en los hielos hace que se puedan refractar más colores del espectro.

Como se ha mencionado en otros artículos como en el de las Capas de la atmósfera, conforme vamos incrementando la altura en la troposfera, la temperatura va disminuyendo. De esta forma, en la parte más alta de la troposfera, las temperaturas son más bajas. Tanto es, que casi a la altura de 10 km, la temperatura ambiental es de -60 grados. A estas temperaturas tan bajas, las gotas de agua en suspensión son cristales de hielo que pueden refractar la luz del Sol y formar el halo.

Para ver correctamente el halo solar y disfrutar de este fenómeno tan extraño, se debe visualizar evitando mirar directamente al Sol. Recordamos que mirar al Sol directamente puede provocar graves daños en la córnea y pérdida de la visión a causa de la gran cantidad de radiación solar y rayos UV que dañan el tejido del ojo. Lo más recomendable para ver este tipo de halo es utilizar un objeto circular que nos ayude a tapar el Sol y poder disfrutar de la visión del halo. También se pueden emplear las gafas utilizadas para visualizar los eclipses de Sol.

Como podéis ver, en nuestro planeta tienen lugar numerosos fenómenos meteorológicos que, hasta no hace mucho tiempo, se desconocía la razón de su formación. Sin embargo, gracias a los descubrimientos otorgados por la comunidad científica, hoy día podemos disfrutar de fenómenos meteorológicos como el halo solar conociendo su origen y características de formación.

Y tú, ¿has visto alguna vez un halo solar?

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:

Estaciones meteorológicas


Categorías

Meteorología

Graduado en Ciencias Ambientales y Máster en Educación Ambiental por Universidad de Málaga. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de medioambiente a los lectores de manera sencilla, clara y entretenida para que se aprendan los valores de la naturaleza y la necesidad de preservarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.