Destrucción de la capa de ozono

destruccion de la capa de ozono

Entre las capas de la atmósfera que tenemos hay una que nos protege de la radiación ultravioleta del sol dañina. Se trata de la capa de ozono. La capa de ozono es aquella que se encuentra en la estratosfera y está compuesta principalmente por ozono. El problema reside en que se está provocando una destrucción de la capa de ozono a raíz de las actividades industriales del ser humano. Gracias a diversos tratados del agujero que se ha creado en esta capa está disminuyendo. Sin embargo, aún hay mucho trabajo por hacer.

En este artículo vamos a contarte cómo afecta la destrucción del capa de ozono a nuestro planeta y que hacer para cuidarla.

Destrucción de la capa de ozono

grave destruccion de la capa de ozono

Es una capa protectora ubicada en la estratosfera. Actúa como filtro de la radiación solar ultravioleta que es dañina para los seres vivos. Aunque esta capa es muy importante para la supervivencia, los humanos todavía parecemos decididos a destruirla. Los clorofluorocarbonos son sustancias químicas que destruyen el ozono en la estratosfera a través de diversas reacciones. Es un gas compuesto por flúor, cloro y carbono. Cuando esta sustancia química llega a la estratosfera, sufre una reacción de fotólisis con la radiación ultravioleta del sol. Esto hace que las moléculas se descompongan y necesiten átomos de cloro. El cloro reacciona con el ozono en la estratosfera, lo que hace que los átomos de oxígeno se formen y descompongan el ozono.

El ozono se encuentra en la estratosfera y tiene entre 15 y 30 kilómetros de altura. Esta capa está compuesta por moléculas de ozono, que a su vez están compuestas por 3 átomos de oxígeno. La función de esta capa es absorber la radiación ultravioleta B y actuar como filtro para reducir el daño.

La destrucción de la capa de ozono ocurre cuando ocurre una reacción química que causa la destrucción del ozono estratosférico. La radiación solar incidente es filtrada por la capa de ozono, donde las moléculas de ozono son penetradas por la radiación ultravioleta B. Cuando esto sucede, las moléculas de ozono se descomponen en oxígeno y dióxido de nitrógeno. Este proceso se llama fotólisis. Significa que las moléculas se descomponen bajo la acción de la luz.

La principal razón de la destrucción acelerada de la capa de ozono es la emisión de clorofluorocarbonos. Aunque ya hemos mencionado que la luz incidente del sol destruye el ozono, lo hace de forma equilibrada y neutra. Es decir, la cantidad de ozono descompuesto por fotólisis es igual o menor que la cantidad de ozono que puede formarse por asociación intermolecular.

Importancia de evitar la destrucción de la capa de ozono

Recuperación del agujero de la capa de ozono

La capa de ozono se extiende a lo largo de la estratosfera en todo el mundo. No tiene el mismo grosor en todas las zonas de la Tierra, sino que su concentración es variable. La molécula de ozono está compuesta por tres átomos de oxígeno y se encuentra en forma gaseosa tanto en la estratosfera como en superficie. Si encontramos ozono troposférico, es decir, a nivel de la superficie terrestre, es contaminante y perjudicial para la salud.

Sin embargo, el ozono que se encuentra en la estratosfera tiene la misión de protegernos contra los rayos ultravioleta del Sol. Estos rayos son dañinos para la piel, la vegetación y la fauna del planeta. De no existir la capa de ozono no podríamos salir a la calle sin quemarnos y los cánceres de piel estarían aún más extendidos mundialmente.

La capa de ozono hace que gran parte de la radiación solar que llega desde el espacio exterior sea devuelta y no consiga llegar a la superficie. De este modo nos encontramos protegidos contra esos rayos dañinos.

Si la capa de ozono se debilita a tal punto de que deja pasar los rayos UVA dañinos del sol, puede afecta gravemente a moléculas imprescindibles para la vida como lo son las moléculas de ADN.

En el ser humano, un exceso de exposición ante tal radiación continua provoca graves efectos en la salud, como lo es la aparición de cáncer. En la vegetación también se produce una reducción en la tasa de fotosíntesis, un menor crecimiento y producción. Sin fotosíntesis, las plantas no pueden vivir ni generar oxígeno, absorbiendo CO2 en el proceso.

Por último, los ecosistemas marinos también son afectados hasta los primeros 5 metros de profundidad (que es la zona donde más incidencia de radiación solar hay). En estas zonas del océano se disminuye la tasa fotosintética del fitoplancton, algo vital ya que es la base de la cadena alimenticia.

Cómo cuidarla

Cómo cuidar la capa de ozono con una vivienda sostenible

Para proteger la capa de ozono los gobiernos de todo el mundo deben establecer medidas para reducir las emisiones de estos gases dañinos. De lo contrario, muchas plantas podrían sufrir la radiación solar, el cáncer de piel aumentaría y ocurrirían algunos problemas ambientales más graves.

A nivel individual, como ciudadanos, lo que se puede hacer es comprar productos aerosoles que no contenga o estén fabricados con partículas que destruyan el ozono. Entre los gases más destructores de esta molécula se encuentran:

  • CFC (clorofluorocarbonos). Son los más destructivos y se liberan en forma de aerosol. Tienen una vida muy larga en la atmósfera y, por ello, los que se liberaron a mitad del siglo XX aún siguen provocando daños.
  • Hidrocarburo halogenado. Este producto se encuentra en los extintores. Lo mejor es asegurarse que el extintor que compremos no tenga este gas.
  • Bromuro de metilo. Es un pesticida utilizado en las plantaciones de madera. Al liberarse al medio ambiente destruye el ozono. Lo ideal es no comprar muebles hechos con esas maderas.
  • No comprar sprays que contengan CFC.
  • No emplear extintores con halones.
  • Comprar material aislante que tampoco tenga CFC como lo es el corcho aglomerado.
  • Si se mantiene un buen mantenimiento del aire acondicionado, evitaremos que las partículas de CFC lleguen a la capa de ozono.
  • Si la nevera no enfría como debería, es posible que tenga fugas de CFC. Lo mismo ocurre con el aire acondicionado del vehículo.
  • Utilizar lo menos posible el coche y usar transporte público o bicicleta.
  • Comprar bombillas de bajo consumo.
  • Buscar siempre el trayecto más corto para viajar en coche si no queda de otra que cogerlo. De esta forma también estaremos mirando por el bolsillo.
  • Utilizar lo menos posible el aire acondicionado y la calefacción.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre la destrucción de la capa de ozono y qué importancia tiene.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.