¿Cultivar en el desierto? No es una loca idea, es algo que ya se está haciendo

llama camello

Una tierra árida, con pocas precipitaciones, secas… No es algo que suela asociarse con vegetación, menos hablando de conreos. Pero sí, es una práctica real, que se está haciendo, y más habitual de lo que a priori pueda parecer. El cultivo en desiertos se está presentando cada vez más, como una alternativa para abastecer a una población que vive en tierras desérticas. Y además, se está haciendo con energías renovables, por lo que el efecto de contaminación se reduce a mínimos.

Desde aprovechar humedades, al transporte de aguas e incluso con agua de mar. Uno de los más recientes lo encontramos en Qatar, se llama “Sahara Forest Project”.

El Sahara Forest Project

Éste proyecto gira principalmente en aprovechar una de las fuentes más abundantes de Qatar, el calor. Las instalaciones cuentan con una planta de energía solar concentrada. Con ello logran el primer paso, convertir el calor en vapor. Luego, por medio de unas turbinas y generadores se transforma en electricidad. De modo, que entonces puede bombearse el agua de mar que se usará para enfriar los invernaderos.

Con el agua dulce, que resulta del deshecho de los invernaderos, es reutilizada para el riego de las plantas que se encuentran en el exterior. Los setos que se encuentran estratégicamente sembrados en el exterior, ayudan también a filtrar el agua que haya podido quedar sobrante, creando así el ambiente húmedo y fresco necesario para las plantas con ayuda del viento.

Fue tan ambicioso y poco común, que la mayoría de los participantes en el proyecto se mostraban entre un entusiasmo y un escepticismo por si finalmente lograrían alcanzar los objetivos. Comenzó este proyecto hace unos años, y hoy día ya está bien implementado y funcionando correctamente.

Un sueño alcanzado

Doha, Qatar, Bahía del Oeste

Doha, Qatar, Bahía del Oeste

Neil Crumpton, que es el presidente y director general de Planet Hydrogen, aseguró que este proyecto tiene el potencial de cambiar las cosas. “Los problemas más importantes en la actualidad son el cambio climático y los recursos hídricos en todo el mundo. Éstas sencillas tecnologías pueden abordar ambos problemas. No puedo evitar pensar que esto es una visión y no un espejismo”.

También hay que añadir que Qatar, con su gran potencia económica, está logrando transformarse de una manera nunca vista. Otros expertos, en cambio, no acaban de estar del todo seguros de si realmente ésta es la forma correcta de hacer las cosas. Sólo la financiación de las instalaciones costaron 5’3 millones de dólares. Patrick González, ecologista que ha trabajado con la Universidad de California en Berkeley, se mostró algo duro con ello. “Con ese mismo capital, podrías restaurar ecosistemas y ayudar a la gente de forma más eficaz por medio de la gestión comunitaria de los recursos naturales”.

La cooperativa Sekem

Sekem agricultura campos

Campos de agricultura de la cooperativa Sekem

Hace 40 años, Ibrahim Abouleish, fundó una cooperativa egipcia al sur de El Cairo, Sekem. Ibrahim, que sostiene el Premio Nobel Alternativo en el año 2003, quiso adelantarse a sus tiempos. Él mismo aseguró que el negoció se planteó como “modelo del siglo XXI en el que están integrados el éxito empresarial y el desarrollo social y cultural de la sociedad a través de una economía de afecto”. Tal fue el éxito que, a modo comparativo, cuando comenzaba el Proyecto del Sáhara, Sekem ya contaba con siete empresas y una plantilla de 2.000 trabajadores.

Sekem a día de hoy produce alimentos ecológicos, también producen productos para la salud y textiles. De entre todas las empresas bajo la premisa ecológica y de calidad de sus productos, encontramos algunas que parecen hasta separarse de la pura agricultura. Atos, que así se llama la que se dedica a producir medicamentos para la salud, e incluo productos contra el cáncer. Sekem además de contar con su propia Academia para los trabajores, puso en marcha una Universidad pública. Un gran ejemplo del sueño que Ibrahim perseguía.

También podemos encontrar más ejemplos en otros países, como Libia, o algunos que se están volviendo más punteros en el sector, como Israel. Pero sabías además, que contra el cambio climático, existen otras técnicas de agricultura, como, ¿La Agricultura de Conservación?

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *