Cómo se originó el Himalaya

como se origino el himalaya

La cordillera del Himalaya es una de las más importantes de todo el mundo debido su tamaño, su entorno, naturaleza y por muchas más razones. Hace varios años hubo una amplia difusión de información que reveló un hecho sorprendente: el punto más alto de la Tierra no es en realidad la cumbre del Monte Everest, sino el volcán Chimborazo ubicado en los Andes centrales. Esta revelación surgió de la comprensión de que nuestro planeta no tiene una forma perfectamente esférica, sino que posee un ligero aplanamiento en los polos y un radio mayor en el ecuador. Esto llevó a muchas personas a preguntarse cómo se originó el Himalaya.

Por ello, en este artículo vamos a contarte cómo se originó del Himalaya, sus características y mucho más.

Cómo se originó el Himalaya

evidencias de como se origino el himalaya

El radio de la Tierra en la latitud del Everest (27º 59′ 17» N) no es equivalente al radio en la latitud del Chimborazo (1º 28′ 09» S). Sin embargo, es importante señalar que a pesar de esta discrepancia en la distancia desde el centro de la Tierra, el Everest todavía tiene la distinción de ser la montaña más alta del planeta. Sin embargo, saber cómo se originó el Himalaya sigue siendo un tema de gran intriga e importancia.

El sistema del Himalaya consta de múltiples cadenas montañosas como son el Himalaya, el Karakoram y el menos conocido Hindu Kush. Estas tres cadenas, que se extienden a lo largo de aproximadamente 3.000 km, atraviesan la parte sureste del continente euroasiático, actuando como una barrera entre la península india y el resto del continente. Dentro de este vasto e intrincado sistema montañoso se encuentran los catorce picos más altos del mundo, comúnmente conocidos como los «ocho mil», y todos superan los 8.000 m de altitud.

Para saber cómo se originó el Himalaya hay que recurrir a la teoría de la tectónica de placas. La naturaleza siempre cambiante de la superficie de la Tierra no es ningún secreto. Los continentes que actualmente están separados alguna vez estuvieron unidos, mientras que otros que actualmente están conectados estuvieron alguna vez separados. Sin embargo, es importante señalar que cuando nos referimos al movimiento de los continentes, en realidad son las placas tectónicas las que están en movimiento. Estas placas, que consisten en la corteza y la parte superior del manto conocida como litosfera, flotan sobre una capa parcialmente fundida llamada astenosfera.

Los continentes son arrastrados junto con estas placas litosféricas, como cubitos de hielo en un refresco batido, a medida que se acercan, se separan, chocan, se superponen y se separan. Del mismo modo, las placas tectónicas experimentan los mismos movimientos, pero en este caso son las fuerzas internas de la propia Tierra las que agitan la soda metafórica de nuestro planeta. Ocasionalmente, las placas litosféricas se separan, lo que da lugar a la creación de nuevas cuencas oceánicas situadas entre continentes (conocidas como bordes divergentes). Alternativamente, las placas pueden desplazarse lateralmente (transformar los bordes). Sin embargo, hay casos en los que las placas chocan, lo que provoca el cierre de los océanos y la formación de extensas cadenas montañosas (bordes convergentes o destructivos).

Esto es precisamente lo que ocurrió en el Himalaya, una colisión trascendental entre India y Eurasia. Vale la pena señalar que antes de esta importante colisión, hubo colisiones más pequeñas que también desempeñaron un papel importante en la configuración de esta cordillera

Impacto de choque entre continentes

formacion del himalaya

Cuando los continentes chocan sufren distintos tipos de deformaciones que dan lugar a diversos elementos estructurales. El comportamiento dúctil conduce a la formación de pliegues, mientras que el comportamiento frágil produce fallas como deslizamiento, fallas inversas y normales, así como cabalgamientos. Una falla de empuje es esencialmente una falla inversa de ángulo bajo donde el bloque ascendente pasa sobre el bloque que se hunde.

Las fallas de empuje son un mecanismo eficaz para acortar distancias horizontales, pero también hacen que la corteza se espese debido al apilamiento. Este espesamiento puede promover la fusión de rocas en profundidad y la generación de magmas, que a menudo permanecen bajo tierra y se enfrían para formar granitos anatecticos en lugar de entrar en erupción como volcanes.

El Himalaya proporciona un excelente ejemplo de estos procesos, donde la evidencia sugiere no sólo una, sino tres colisiones separadas, con bloques continentales separados por restos de antiguos océanos conocidos como zonas de sutura.

Evidencia geológica acerca de cómo se originó el Himalaya

pico everest

La evidencia geológica confirma que la formación del Himalaya es un proceso largo y complejo que involucra la convergencia y colisión de múltiples bloques continentales. Esta intrincada historia comenzó durante el período Jurásico Tardío, hace aproximadamente 140 millones de años, cuando el arco de islas volcánicas del norte del Tíbet chocó con el margen sur de Eurasia, fusionándose con él.

Posteriormente, en el período Cretácico Inferior, hace unos 100 millones de años, un segundo arco volcánico conocido como Tíbet Meridional también chocó y se fusionó con el continente. La tercera y última colisión de continentes tuvo lugar durante la época del Eoceno, hace unos 40 millones de años cuando llegó la India y chocó con Eurasia. Sin embargo, a diferencia de los anteriores arcos volcánicos que se habían fusionado con el continente y cesaron su movimiento, la India continuó su avance hacia el norte, provocando que la corteza se plegara y dando lugar a una colosal colisión orógena hoy conocida como Himalaya.

Si bien el engrosamiento cortical es sin duda un factor importante que contribuye a la altitud de esta cadena montañosa, es esencial reconocer el papel de la isostasia, otro fenómeno geológico crucial que no puede pasarse por alto en los debates sobre las montañas. En una próxima entrada profundizaremos en el tema de la isostasia y su significado.

La situación actual del Himalaya

La historia actual del Himalaya es compleja y está lejos de terminar. Actualmente, la India continúa su avance hacia el norte, lo que resulta en una elevación gradual de la majestuosa cadena montañosa. Este movimiento perpetuo ha llevado a los geólogos a clasificar la región del Himalaya como tectónicamente activa, lo que significa que experimenta multitud de terremotos cada año. Si bien la mayoría de estos temblores son menores, ocasionalmente ocurre uno significativo. Tal fue el caso en 2015, cuando un potente terremoto sacudió Nepal el 25 de abril, registrando una magnitud de 7,8. Antes de eso, en enero de 1934, otro terremoto de magnitud 8 sacudió la región. Estos eventos sirven como recordatorio de que los terremotos no son tan infrecuentes como a veces podemos percibir, lo que subraya la naturaleza dinámica de nuestro planeta viviente.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre cómo se originó el Himalaya y cuáles son algunas de sus características.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.