¿Cómo afecta la lluvia ácida a tu coche?

efectos de la lluvia acida

La lluvia ácida es una consecuencia directa de la contaminación atmosférica producto de la emisión de gases de efecto invernadero nocivos para la atmósfera. Este fenómeno tiene consecuencias sobre los monumentos, bosques, animales y nuestros vehículos que se ven expuestos de forma prolongada en el tiempo.

Con la aplicación de un tratamiento antilluvia en el parabrisas puedes solventar problemas de visibilidad y mantener la seguridad en caso de lluvia ácida, pero hay otros problemas relacionados con este tipo de precipitación. En este artículo te vamos a contar cómo afecta la lluvia ácida a tu coche.

Por qué afecta la lluvia ácida a nuestro vehículo

lluvia en la carroceria

La lluvia ácida puede tener efectos negativos en nuestro coche, sobre todo en la pintura y la carrocería. La carrocería tiene funciones importantes más allá que solamente estética, por lo que cuidar bien de ella nos aporta una seguridad extra. El principal consejo que se da para disminuir las consecuencias de la lluvia ácida en nuestro coche es lavarlo después de un día lluvioso. Aunque el pronóstico del tiempo asegure que va a haber más lluvias, es conveniente lavarlo para que la lluvia que ha caído en la carrocería no haga daño. Otro de los consejos más extendidos es el encerado. Encerando el coche podrás evitar que las gotas de lluvia se acumulen en el coche, puesto que se escurrirán con más facilidad.

Existe un excelente tratamiento antilluvia que puede prevenir el daño en la luna del vehículo. Este tratamiento evita la acumulación de agua en el parabrisas y permite no usar el limpiaparabrisas tanto en autovía como autopista gracias a que el agua se escurre mucho mejor. También impide la adherencia de insectos y otras partículas al cristal, facilitando la limpieza y evitando que queden marcas. Por último, previene la congelación al no acumularse la humedad.

Suciedad del asfalto y resina

El asfalto acumula gran cantidad de suciedad en determinadas épocas del año en las que hay menos lluvia. La suciedad procede del polvo, los contaminantes emitidos por los escapes y vertidos líquidos como anticongelante, combustible, etc. Si a esto le sumamos los perjuicios de la lluvia ácida que con el agua levanta los restos, se producen salpicaduras que acaban en la pintura de la carrocería y los bajos del coche. La resina y las hojas de los árboles también afectan a la carrocería. Cuando hay lluvia ácida, las gotas de agua caen sobre el coche arrastrando la resina del árbol y los contaminantes procedentes de la propia lluvia. Esta resina se deposita en el parabrisas, ventanillas y las distintas gomas que hacen de junta en los cristales y la carrocería.

Lluvia ácida en el interior

Se puede pensar que la lluvia ácida no va a afectar al interior del vehículo, aunque esto no es del todo así. Aunque circulamos con las ventanillas cerradas, no podemos evitar la entrada de agua y humedad al habitáculo. Cuando abrimos las puertas, entramos y salimos del vehículo, nuestro calzado, pelo, ropa, etc. Introducen contaminantes en el habitáculo. Si esa agua que entra viene acompañada de los contaminantes de la lluvia ácida, puede dañar el interior. El polvo absorbe humedad y mientras más limpio tengamos el interior del coche, menos humedad llegará al habitáculo y más tiempo tardarán las distintas partes del interior en presentar un aspecto más envejecido. También conseguimos evitar malos olores y la aparición de hongos y bacterias.

Tratamiento antilluvia ácida

tratamiento antilluvia acida

Cuando llueve, lo más común es pensar que tenemos un lavado de coche gratis. Sin embargo, esto no es así. El agua de lluvia no tiene suficiente presión como para acabar con los contaminantes adheridos en la pintura. Es más, la caída de lluvia ácida hace acumular aún más los contaminantes que acaban provocando el deterioro de la carrocería.

No estamos hablando de que la pintura se va a echar a perder en un día de lluvia ácida, pero sí en situaciones de exposición prolongada. Con el tratamiento antilluvia ácida y con un buen encerado conseguimos que las gotas de lluvia no se depositen en la carrocería y puedan escurrirse mucho mejor.

Si esto lo apoyamos con un lavado tras un día de lluvia ácida, podremos olvidarnos perfectamente de las consecuencias. Espero que con esta información puedan conocer más sobre la lluvia ácida y los daños que provoca en la carrocería y la pintura.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.