Arcoíris de fuego

Arco circunhorizontal

Ya nos hemos dado cuenta que la naturaleza es algo increíble y nos puede mostrar fenómeno y eventos extraordinarios y con gran belleza. En este caso, hablamos de un fenómeno que ocurre en la atmósfera conocido como el arcoíris de fuego. Aunque este nombre está un poco desencaminado de lo que realmente está mostrando, se trata de un fenómeno con relativa ocurrencia en los cielos y que genera mosaicos bastante espectaculares. Se le conoce también con el nombre de arcos circunhorizontales. Es un nombre que se asemeja más de lo que está reflejando. Los mosaicos que forman son tremendamente coloridos. Sin embargo, la pregunta que se hace más de uno es, ¿cómo se forman y el por qué?

Pues en este artículo vamos a desentrañar todos los secretos del arcoíris de fuego. Explicaremos cómo se forma y por qué razón.

Características principales

Formación del arco iris de fuego

Aunque es un fenómeno que se parece al arcoíris común, no es algo que sea similar ni en las razones de formación ni en su génesis. Es posible que, a lo largo de tu vida, lo hayas visto más de una vez. Son espectaculares franjas de colores diferentes pero similares a los del arcoíris convencional. Estos colores son proyectados gracias a la luz que transmiten las nubes cirros. Esto hace que haya una especie de proyección de colores alrededor de una amalgama cromática que se va filtrando por las nubes.

Si alguna vez consigue observar directamente este fenómeno y fotografiarlo, probablemente te dé mejores fotos de la que lo hace el arcoíris tradicional. Aunque no tenga ni la misma razón de formación ni se parece a un arcoíris de verdad, se le llama arcoíris de fuego por que se da en días muy secos. Además, sí que se parece en la composición cromática y en darse en días más secos. El único efecto es que no necesita de lluvia para aparecer. El efecto y aspecto que tienen es el de una llama incandescente que se puede ver en el prisma de las nubes transparentes.

Causa del arcoíris de fuego

Efecto de las nubes cirros

Vamos a explicar paso a paso cuáles son las razones y causas por las que se forma el arcoíris de fuego. Estos arcos circunhorizontales tienen su génesis por culpa de las nubes cirros. Los halos son comunes en nuestro día a día y forman bonitas escenas en nuestros cielos. Son círculos iluminados de diferentes colores algunas veces y que rodean al sol o la luna en algunas latitudes. En estas ocasiones se les puede ver con una corona visual cuyo interior es más oscuro que el cielo que le rodea. Estos halos están formados por diferentes juegos de luz dentro de lo que ocurre en la naturaleza.

Pues bien, cuando añadimos los colores que posee el arcoíris a un halo convencional y le restamos el efecto cegador que tiene el sol o la luna, podremos tener un arco circunhorizontal o más conocido como arcoíris de fuego. Este fenómeno se puede observar sin problemas en todo momento dado que el sol no está ahí para no dejar mirarlo directamente. Sabemos que mirar al sol o alrededor suya durante mucho tiempo puede ser nocivo para nuestras retinas. Hay casos de personas que se han quedado completamente ciegas por mirar al sol demasiado tiempo.

Esta franja de múltiples colores se forman en alturas y necesitamos algunas condiciones totalmente ineludibles. Por un lado, es necesario que el sol se encuentre a unos 58 grados por encima de la línea del horizonte. Necesitamos que en el cielo haya una buena cantidad de nubes cirros que puedan dispersar la luz. Estas nubes se encuentran a unos 8 km de altura y se despliegan formando largas y estrechas hileras. Gracias a estas nubes se generan paisajes de hebras blancas sobre el fondo azul intenso. Si a este bonito paisaje le añadimos los colores del arcoíris, estaremos teniendo algo totalmente increíble.

Naturaleza de los cirros

Arcoiris de fuego

Para poder explicar la diferencia entre un arcoíris convencional y el arcoíris de fuego, la naturaleza de los cirros es algo fundamental. Mientras que el primer fenómeno es resultado del reflejo que hay de la luz solar en las gotas del agua de lluvia que se encuentran aún en suspensión en la atmósfera, los arcos circunhorizontales requieren de un clima seco. Esto de un clima seco es debido a que hacen falta que haya algunas partículas diminutas de hielo hexagonal escondidas precisamente en las nubes cirros. Por ello, es tan importante conocer la forma y naturaleza de este tipo de nubes.

Es gracias a la forma de estos diminutos cristales de hielo que los rayos de sol pueden reflejarse y expandirse a través de los cirros formando largos arcos de colores. En ocasiones, estos arcos son tan largos, que son capaces de extenderse a través de todo el arco visual de nuestra posición. La formación es bastante extraña y singular por la siguiente razón. A todo lo que hemos contado, hay que añadirle un factor más. Se trata de que las partículas de hielo deben estar en una posición casi horizontal con respecto a la relación de los rayos de sol. De otra forma, no había manera de poder prolongar esta luminosidad a través de las nubes cirros.

Esto hace que, la gran mayoría de las veces que vemos un arcoíris de fuego, su duración sea muy escasa. Estas condiciones tan exigentes sólo se dan durante un tiempo. El sol continúa su puesta y el ángulo con los cristales de hielo ya no es el mismo como para reflejarlo.

Dónde puedes ver arcoíris de fuego

Arcoiris de fuego en el cielo

Ahora que hemos analizado la formación y la razón de ello, vamos a explicar en qué zonas del mundo y en qué momento suelen ser más frecuentes. Para verlo necesitas un lugar con clima seco y donde el sol esté a 58 grados o por debajo. Si vas a países nórdicos, rara vez conseguirás ver uno de estos en pleno esplendor.

Una de las ciudades mejores para ver esto es la Ciudad de México o Houston. En España tenemos malas noticias, estamos demasiado al norte como para poder verlos.

Espero que esta información sirva para conocer más sobre el arcoíris de fuego.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas