Aerolito

Aerolitos

Fenómenos extraños y misterios sin resolver. La naturaleza o tanto la naturaleza, no para de sorprendernos. Hoy hablamos de un tema que generó bastante controversia en sus tiempo y que ha quedado como un enigma sin resolver. Se trata del aerolito. Es una masa de hielo de gran tamaño que cae del cielo y provoca daños por su tamaño. Su nombre se le puso al parecerse bastante a un meteorito.

En este artículo vamos a contarte los misterios del aerolito y qué dice la ciencia sobre si es un fenómeno real o un producto de broma. ¿Quieres saber más?

Aerolito, fenómeno misterioso

Enormes bloques de hielo

Ante la situación de caída de misteriosos bloques de hielo de gran tamaño, existe la incógnita de cómo puede ser su procedencia. Si es cambio climático que con las modificaciones que está teniendo en el clima es capaz de formar estos bloques de hielo en altitud por una disminución brusca de las temperaturas, si es una fuga de agua en un avión comercial que con el cambio de temperatura en altitud se convierte en hielo rápidamente, etc.

Hasta se ha llegado a pensar que es producto de una broma, restos de cometas de otra composición o incluso extraterrestres. Lo que sí está claro es que las preguntas sobre el origen y la formación del aerolito están aún sin resolver. Hay que pensar con la cabeza y hacer uso de la ciencia. El evento tuvo lugar el 8 de enero del año 2000. En ese año se vaticinó el fin del mundo (como otras tantas veces) y se auguró cambios en el clima, olas de 100 metros, subida del nivel del mar, etc.

El paso del año 2000 pudo decepcionar a todos aquellos que vaticinan el fin del mundo y, probablemente, fue producto de una broma. Un fenómeno extraño que hace que la Tierra genere auténticos meteoritos de hielo puede parecer descabellado y provocar pánico en la gente porque, realmente, llegaba el fin del mundo.

Fue un fenómeno intenso pero fugaz. Ocurrió a diario durante los siguientes días del 8 de enero hasta el 17 del mismo mes. Más de 50 casos se dieron en toda España y, la mayoría, centrados en Valencia. Sin embargo, muchos de los reportes que se dieron fueron fraudes y productos de broma, lo que hace pensar que el fenómeno en sí también lo es.

Posible origen del aerolito

Hielo caído del cielo

Vamos a analizar desde un punto de vista lo más lógico posible la formación o probable origen del aerolito. Lo primero es analizar si pudo ser producido por los efectos del cambio climático. Es cierto que el cambio climático, como su propio nombre indica, produce efectos y cambios inesperados en el clima a nivel global. Ello no quiere decir que los efectos que se desencadenan pueden ir en contra de las leyes de la física. El aerolito sí está en contra de ellas.

Cuando se forma el granizo en una nube, se produce por una condensación de agua a muy bajas temperaturas dado la baja presión atmosférica que hay en un determinado momento. Las nubes contienen estos cristales de hielo amorfos formados por la compactación de gotitas de agua a una velocidad más rápida de lo normal, por lo que no da tiempo a formarse los famosos cristales de hielo con estructura hexagonal.

Un vez se van formando los copos de granizo, caen por su propio peso y, por ello es que su tamaño no puede ser demasiado grande. Muchos de estos copos de granizo son más grandes de lo normal porque siguen alimentándose de otras gotitas de agua que chocan y se unen a ellos conforme caen de la nube. El tamaño, pues, de un copo de granizo depende enteramente de factores como la temperatura que haya en ese momento, la cantidad de vapor de agua que hay en el ambiente, la altitud a la que están las nubes y los cambios de presión atmosférica o existencia de un frente.

Si el granizo cae y, a su vez, se alimenta de otras gotitas de agua, es posible que pueda aumentar algo más de tamaño conforme cae, pero no puede alcanzar tamaños más grandes que el de una pelota de tenis. Sin embargo, el aerolito es algo descomunal. Obviamente es algo imposible que se pueda formar en una nube, dado que con mucho menos peso ya habría vencido la resistencia del aire y precipitado por el efecto de la gravedad. Por mucho que se alimente de otras gotitas de agua en el cielo conforme cae para agrandar su tamaño, es imposible que en tan poco tiempo pueda formarse un bloque de hielo de ese tamaño.

¿Realidad o mentira?

Caida de bloques de hielo

Todo esto hace pensar enormemente que esto del aerolito es fruto de una broma realizada por personas que querían infundir el miedo en la gente tras la llegada del nuevo milenio y el posible fin del mundo. Si fuera un meteorito, podría analizarse y comparar los restos de roca proveniente de algún objeto celeste. Por otro lado, los extraterrestres tendrían otra forma de avisar más inteligente que lanzar bloques de hielo y solamente centrados en una península.

Ante la idea de la fuga de agua en un avión comercial, más de lo mismo. Es posible que sí se den fugas de agua en aviones, pero son eventos más extraordinarios y no tan frecuentes como para que se dé en un corto periodo de tiempo y ya no se sepa más de ello. En el caso que pudiera ser por una fuga de agua, se podría dar el caso, pero de ninguna manera formarse un bloque de hielo de este tamaño. Lo primero, al tener una fuga de agua, iría saliendo en forma de chorro y linealmente. Aunque pensáramos que la temperatura en altitud tiene un gran contraste con la del interior del avión, aunque se llegase a formar hielo, no serían pelotitas más grandes que una pelota de tenis.

De ninguna manera se podría almacenar el agua en altitud de una forma redonda como para conseguir formarse un aerolito de ese tamaño.

Casos de aerolitos

Casos de aerolitos

El primero de ellos cayó en Soria el 8 de enero de 2000. Dos días después, en Sevilla un aerolito reventó el capó de un Fiat Uno, mientras su dueño tomaba café. El día 12 se repetía el fenómeno en una nave industrial de l’Alcúdia, el 13 en Elx, el 14 en la Unión (Murcia), el 15 en Enguera y Xilxes, el 6 en Cádiz y Huelva y el 17 en Algemesí.

Todo esto provocó pánico y miedo a que los bienes o la integridad física pudieran ser dañadas con la caída de estos bloques de hielo. No se podía andar por la calle tranquilamente sin el miedo de mirar hacia arriba por si estaba cayendo un bloque de hielo sobre tu cabeza.

Como pueden ver, este tipo de cosas es mejor tomárselas con humor y no vaticinar el fin del mundo.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas