¿Por qué el cielo es de color azul y no de otro color?

cielo y nubes

¿Quién no ha hecho o se ha hecho esta pregunta alguna vez? Y puede que nos hayan dicho eso de… “¡Es el reflejo de los océanos!” Es curioso, si hacemos la pregunta al revés la respuesta popular al por qué los océanos son azules suele ser porque el cielo es azul. ¿Hay algo que no encaja bien verdad? Desde luego, no hay que buscar quién está “pintando” el qué, sino de dónde surge ese color. Los rayos de sol blancos procedentes del Sol interaccionando con la atmósfera, son los principales responsables.

Cuándo los rayos de luz atraviesan cuerpos transparentes o translúcidos, cada uno de los colores que componen la luz blanca se separan y se desvían en un determinado ángulo. Siempre dependiendo del medio que atraviesen, la dirección y forma cambiará. La luz blanca emitida por el Sol corresponde a una fracción de todas las ondas que conforman el espectro electromagnético. La gama de colores es igual que la del arcoíris. Para poder ver esta descomposición de colores, basta con hacer atravesar un rayo de luz a través de un prisma.

Descomponiendo los colores de la luz

espectro electromagnético de la luz

Espectro electromagnético

Al descomponerse los colores, las longitudes de onda de violeta y azul son más cortas que las amarillas (más intermedias) o su extremo, el rojo, con longitudes más larga. Eso es lo que provoca esta especie de abanico de colores. Cuándo los rayos del Sol atraviesan la atmósfera, lo hacen a través del vapor de agua, polvos, cenizas, etc. En este punto, los rayos de luz violetas y azules se desvían en mayor medida que los amarillos y rojos.

Esos rayos, al chocar constantemente con partículas de aire cargadas de humedad, polvo y cenizas, provocan un cambio constante en la trayectoria. Este proceso, se conoce como “esparcimiento”. Esto es lo que provoca ese color azulado. Al esparcirse cuatro veces más rápido que los colores rojos debido a la longitud de onda más corta, es lo que provoca que tengamos esa sensación azul general y que no está focalizada a un solo punto.

Sí, el cielo se ve azul durante el día. ¡Pero no siempre! ¿Y eso?

Explicación del por qué el cielo es azul

Interpretación gráfica de las distintas tonalidades | Gamavision

Los rayos que pertenecen a los espectros amarillos y rojos les ocurre lo contrario. Su longitud de onda más larga hacen que se dispersen menos. Al viajar más en línea recta, hace que se mezclen estos colores, dando una tonalidad anaranjada. Dependiendo la hora del día en la que nos encontramos, el color del cielo, cierto es que puede variar. Algo que podemos ver cuando amanece o anochece, y vemos al Sol cerca del nivel del mar o horizonte.

Los rayos de luz aquí, tienen que atravesar una mayor cantidad de espesor en la atmósfera. La forzada interacción de una mucha mayor cantidad de partículas de vapor de agua, gotas, polvo, etc., acaban forzando lo siguiente. Los rayos de luz que tienden al azul y violeta, son continuamente dispersados hacia los lados. Los rayos cercanos al espectro rojo, con trayectorias más rectas, continúan, y nos brinda ese color más anaranjado y rojizo.

Siempre depende de la cantidad de cenizas y polvo suspendidas en el aire

atardecer nubes rojas

La intensidad de color rojo que se percibe en el cielo en la salida o puesta del Sol siempre depende de la cantidad de ceniza y polvo suspendidas en el aire, a parte del vapor de agua. Eso es además la razón principal de que cuando hay erupciones o incendios por ejemplo, la cantidad de polvo y cenizas se incrementa, y provoca que todavía puedan presenciarse más vívidamente esos colores.

Un buen modelo de éste fenómeno lo encontramos en Marte. Además ahora que se va a su conquista, toma algo más de relevancia explicar porque siempre se ve rojizo el planeta. Es justamente debido a la “cantidad de atmósfera” que tiene, que es muy fina. Además, al contrario que en la Tierra, que principalmente es de oxígeno, allí está formada sobretodo por dióxido de carbono. Junto a la gran cantidad de óxido de hierro, y las ráfagas de viento que levantan polvarades, producen que Marte sea el planeta rojo, al contrario de la Tierra, nuestro planeta azul.

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas

Categorías

Ciencia

Claudi Casals

Crecí en el campo, aprendiendo de todo lo que me rodeaba, creando una simbiosis innata entre la experiencia y esa conexión con la naturaleza. A... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *