¿Es verdad que a más altura hay menos oxígeno?

escalada

Para los que hayan tenido la oportunidad de experimentarlo por sí mismos, ¿cuántas veces os ha faltado el aire a medida que subíais una montaña? Ese… “me falta el aire”. Popularmente llamado como, mal de altura o soroche. Es ese malestar físico que puede manifestarse con dolor de cabeza, debilidad o incluso náuseas. A menudo, popularmente se atribuye al oxígeno que falta a medida que subimos.

Pues no, ni falta ni sobra. El oxígeno sigue siendo el mismo, siempre hay un 21% tanto si bajamos o subimos altura. Pero… los escaladores y alpinistas que suben grandes cumbres como el Everest… ¿No llevan botellas de oxígeno? Sí, así es. Llegados a éste punto, es posible que tengáis un lío en la cabeza. El factor clave no es el oxígeno sino, la cantidad de aire que tenemos encima. La presión atmosférica.

¿Cómo influye la presión atmosférica en la falta de aire?

Al existir una menor presión, provoca que nuestros pulmones necesiten realizar un mayor esfuerzo para absorber aire a través de la tráquea. Y con ello, el oxígeno.

montaña himalaya

A modo de buen ejemplo, podemos tomar el Everest. Con sus casi 9.000 metros de altura, su presión atmosférica en la cima es de 0,33 frente a 1 que hay en el nivel del mar. Con esa presión, es el aire el que apenas entra en los pulmones, y se necesita de un sobreesfuerzo muy grande para ser absorbido. Los alvéolos apenas pueden tomar oxígeno para llevarlo al torrente sanguíneo. Es justamente allí, dónde esta carencia, provoca todos los malestares físicos. En los casos más graves edemas pulmonares y hasta infartos de miocardio.

¿Cuesta de imaginar no? El aire sigue siendo aire y puede no quedar demasiado claro. Otra analogía. Imaginad la rueda de una bicicleta llena de aire. Hay que “hincharla mucho”, meterle más presión, es decir, más cantidad de aire. Con tanta presión de aire, ¿habrá más oxígeno no, en ese volumen? Además que si abriésemos la boca (¡no lo probéis!) en un agujero, entraría solo sin aspirarlo nosotros casi.

Cuándo os encontréis en esas situaciones, ya sabéis. No es que falte oxígeno y se quede a menor altura, es que no puedes absorber más.

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas

Categorías

Divulgación

Claudi Casals

Crecí en el campo, aprendiendo de todo lo que me rodeaba, creando una simbiosis innata entre la experiencia y esa conexión con la naturaleza. A... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *