¿Cómo calcular la sensación térmica?

Persona teniendo calor

Los seres humanos, al igual que todos los mamíferos, somos capaces de regular nuestra temperatura corporal gracias al hipotálamo, que es una parte del encéfalo situado en el cerebro que actúa de forma similar a un termostato: cuando la temperatura de la vivienda es mayor del punto de ajuste, detiene la calefacción para que baje.

La sensación térmica es la sensación de frío o calor que sentimos según una combinación de parámetros meteorológicos, entre los que se encuentran la humedad y el viento. Pero, ¿cómo se calcula?

No tendremos la misma calor un día en el que el termómetro marca 35ºC y un viento del Sur que sopla a 20 kilómetros por hora, que otro día con la misma temperatura pero con nada de viento. ¿Por qué? Porque alrededor de todo el cuerpo se concentra una capa de aire, llamada capa límite. Cuanta menor espesor tenga por el efecto del viento, mayor será la pérdida de calor.

Los seres humanos tenemos una temperatura corporal de 37 grados centígrados. Sin embargo, según diversos estudios podemos llegar a soportar 55 grados con humedad normal, o a más grados en condiciones de baja humedad. Un ejemplo son las saunas, donde la temperatura es de hasta 100 grados y las personas que van allí salen por su propio pie después de la sesión 😉 .

Tabla de sensación térmica

Ahora bien, si la humedad es alta o muy alta entonces tendríamos problemas. Con un 100% de humedad sólo aguantaríamos los 45 grados unos minutos, pues el vapor de agua se condensaría en los pulmones.

¿Cómo se mide la sensación térmica? En el año 2001 científicos canadienses y de Estados Unidos establecieron una fórmula definitiva que obtuvieron a través de experimentos en laboratorio aplicando chorros de aire a diferentes temperaturas e intensidades de viento a la cara y comprobando la pérdida de calor que experimentaba su piel. Es la siguiente:

Tst = 13.112 + 0.6215 Ta -11.37 V0.16 + 0.3965 Ta V0.16

Así podríamos averiguar que con una temperatura de 10ºC y un viento de 50km/h, la sensación térmica resultante sería de -2ºC. Por lo que es mucho más interesante prestar atención a nuestro cuerpo antes que al termómetro para saber qué ropa debemos de ponernos.

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *