Premio de cambio climático para Syukuro Manabe y James Hansen

Syukuro Manabe y James Hansen

Combatir el cambio climático es de vital importancia para la supervivencia de la especie humana en el planeta. Gracias a muchos científicos e investigaciones reiteradas podemos conocer más cosas sobre los efectos devastadores del cambio en el clima, el calentamiento global, el aumento de fenómenos naturales, etc.

Por todo ello, la fundanción BBVA ha concedido su galardón Fronteras del Conocimiento en Cambio climático a los climatólogos Syukuro Manabe y James Hansen. ¿Qué han descubierto o proporcionado a la ciencia del clima estos hombres para recibir este galardón?

Desarrollo de modelos de emisiones de gases de efecto invernadero

Syukuro Manabe nacido en Japón y James Hansen en Estados Unidos ha sido pioneros en el desarrollo de modelos matemáticos que sirven para poder calcular la acumulación de gases emitidos por las actividades económicas del ser humano en la atmósfera. Además de calcularlos, estiman los impactos de éstos en el clima de la Tierra.

Manabe durante su carrera, ha pasado gran parte de su tiempo en la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera norteamericana (NOAA) y en la Universidad de Princeton. Allí comenzó a teorizar y desarrollar sus modelos numéricos para simular el comportamiento de la atmósfera en los años 60. En esa época aún se desconocía que las concentraciones de CO2 estaban aumentando considerablemente, y menos aún que éstas emisiones pudieran tener efectos devastadores en el clima.

Conforme la tecnología se iba desarrollando, Manabe iba incorporando a sus investigaciones elementos digitales mediante ordenadores. Ello le ayudó a crear el primer modelo de circulación atmosférica global. Gracias a este modelo pudo detectar que el aumento de la concentración de CO2 hacía aumentar la temperatura global y si ésta concentración se llegaba a duplicar de la que había en ese momento, la temperatura global aumentaría en dos grados, teniendo efectos devastadores para los ecosistemas y procesos irreversibles.

Emisiones de gases de efecto invernadero. Cambio climático

Por otro lado, Hansen, nacido 10 años más tarde, tomó referencia de Manabe y comenzó su labor investigadora que le llevo a desarrollar un nuevo modelo y metodología para medir el aumento de la temperatura de la Tierra debido a la acumulación del CO2 en la atmósfera. Este aumento corresponde en 4 grados con respecto a la época preindustrial de seguir así la tendencia actual.

Consiguieron predecir alteraciones causadas por el cambio climático

Otras de las razones que el jurado ha valorado para darles el galardón a estos científicos es conseguir generar predicciones y métodos de análisis que, incluso con el avance de las investigaciones y la tecnología, han resistido el paso del tiempo. Tales han sido sus predicciones que ya a comienzo de los años 80 predijo que el cambio climático introduciría alteraciones en la circulación oceánica, el hielo ártico, o la frecuencia e intensidad de sequías e inundaciones.

La rueda de prensa de los premiados ha durado unas horas y éstos han agradecido y contestado las preguntas por videoconferencia. Hansen ha comentado a los periodistas y se ha mostrado contundente con la necesidad que hay de abandonar cuanto antes el uso de los combustibles fósiles. De querer frenar los efectos del cambio climático, ésta es la única vía de poder evitar las catástrofes que nos esperan.

Cambio climático. Deshielo

Hansen ha dicho que por muchas buenas intenciones y objetivos de reducción de emisiones que se hayan marcado los países mediante el Acuerdo de París, frenar los gases será “imposible” si los fósiles siguen “siendo la forma de energía más barata”, por lo que ha apelado a los países poner cuanto antes una tasa al carbono. Además ha afirmado que si queremos reducir las temperaturas globales y no aumentarlas por encima de los 1,5 grados, sólo es posible si comenzamos a reducir las emisiones mundiales en un 2% anual. Esta reducción se debe de hacer ya, debido a que si esperamos otra década más antes de tomar este tema como prioritario, ya será muy tarde para frenar los efectos devastadores del cambio climático.

Por último, ha advertido que perderemos por completo el hielo Ártico en un futuro cercano con graves alteraciones para las corrientes oceánicas y que la mitad de las grandes urbes del planeta, situadas junto a la costa, quedarían sumergidas por la subida del nivel del mar a finales de siglo.


Escribe un comentario