El esperanzador panorama climático del año 2016

Panorama climático

En todo el planeta se está trabajando por reducir los efectos del cambio climático y por un clima adecuado en el que vivir en armonía. En un resumen del 2016 os voy a poner en contexto climático.

El año 2016 se caracteriza por un nombre que sonará por mucho tiempo: Acuerdo de París. Este acuerdo a entrado en vigor y ha sido ratificado por 120 países. Veamos el panorama climático como ha quedado en todo este año.

El Acuerdo de París

El Acuerdo de París ha sido el sustitutivo el reemplazo indiscutible del anterior protocolo de Kioto. El objetivo es poder reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para poder luchar contra el cambio climático y promover la transición energética. Este Acuerdo entró en vigor el 4 de noviembre en un tiempo récord si se compara con el protocolo de Kioto donde el procedimiento de aprobación tardó unos siete años.

Este gran pacto del clima ha sido ratificado por los países responsables de las mayores emisiones de gases de efecto invernadero del planeta. Son tantos que suman casi el 90% de las emisiones mundiales. Por otro lado, las elecciones de la presidencia de EE.UU auguraron un mal panorama al clima del planeta, pues salió elegido Donald Trump.

Acuerdo de París

Donald Trump es un hombre que no cree en el cambio climático ya que piensa que es un cuento inventado por los chinos para poder ganar competitividad. Sin embargo, pese a la victoria de Donald Trump en la presidencia, la veloz entrada en vigor de la cumbre del clima en Marrakech no provocó ninguna fisura ni problemas en las pautas del Acuerdo. Donald Trump, durante su candidatura, afirmó que, de salir presidente, retiraría todos los fondos destinados a acciones que tengan que ver con la lucha contra el cambio climático, pues para él eso no existe.

Como elemento esperanzador para el clima de nuestro planeta, ningún país dio señales en la cumbre de Marrakech de seguir al presidente estadounidense en el caso en que este abandonara el Acuerdo tal y como prometió en su campaña. Además, potencias mundiales y primeras responsables de las mayores cantidades de emisiones globales como la Unión Europea, China, India o Brasil se apresuraron en manifestar que la transición energética y el enfoque hacia una economía más verde y basada en energías renovables era necesaria para poder evitar situaciones irreversibles y catástrofes ambientales.

Acuerdo de París

Emisiones mundiales

Por tercer año consecutivo, las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero son estables y no han aumentado desde el año 2014. Esto se ha debido en su mayoría a una menor quema de carbón en China y Estados Unidos.

Aún es temprano para decir que las emisiones mundiales han tocado techo y que no aumentarán en un futuro pues aún no tenemos suficientes datos para hacer tal afirmación. Pero si es verdad que hay claros síntomas de que ha habido un desacople entre el desarrollo y crecimiento económico desvinculado a la contaminación. Es decir, se puede desarrollar y crecer económicamente en un país sin necesidad de aumentar la contaminación gracias a la innovación tecnológica, la eficiencia energética y las energías renovables.

Donald Trump

Por otro lado, otro dato esperanzador  es que la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA, por sus siglas en inglés) anunció que 2015 marcó récord de inversión en renovables (348.000 millones de dólares) y que tres países de América Latina encabezaron la lista de receptores de la misma: Brasil, Chile y México. Aunque las inversiones en el 2016 han sido un poco inferiores se puede atribuir el récord de abaratamiento de las energías limpias y la tecnología renovable. En Chile se ha alcanzado el precio mínimo para la energía solar fotovoltaica establecido en 2,9 céntimos de dólar el kilovatio hora.

Por último, casi un 1 % de los poseedores de activos financieros globales han decidido desinvertir en combustibles fósiles, entre ellos el mayor fondo soberano del mundo, el de las pensiones públicas noruegas que ha movido 863.000 millones hacia inversiones libres de riesgos asociados al cambio climático.


Escribe un comentario