El zahorí y la radiestesia

Péndulo

La humanidad siempre ha querido entender cómo funciona todo, y para ello se han creado muchas teorías, algunas más acertadas que otras, y se han llevado a cabo muchas prácticas que a menudo han hecho, y siguen haciendo hoy, que nos preguntemos cuál es nuestro lugar en el universo.

Partiendo de ello, una de esas actividades es la radiestesia, la cual se basa en la afirmación de que el cuerpo humano puede percibir estímulos electromagnéticos y eléctricos, además de los magnetismos y radiaciones de un cuerpo emisor por medio de artefactos inestables, como puede ser un péndulo, una horquilla o una varilla en forma de L.

¿Qué significa radiestesia? ¿Y zahorí?

Ilustración

Si no has escuchado nunca estas dos palabras, no te preocupes. A continuación te diremos lo significan:

  • Radiestesia: esta palabra está construida a partir de dos términos: el latino radium que es radiación y el griego aesteshia que es la percepción por los sentidos. Así pues, radiestesia se podría traducir como la supuesta habilidad que dicen tener algunas personas para descubrir el universo energético que nos rodea.
    Esta palabra aparecería por primera vez en los años 30, proveniente del francés radiésthesie el cual fue creado hacia el 1890 por el abad Alexis Bouly.
  • Zahorí: el zahorí, a veces llamado radiestesista o rabdomante, es alguien que afirma que puede detectar cambios del electromagnetismo a través del movimiento de objetos simples como un péndulo o una varilla. Dice que es capaz de detectar corrientes de agua, lagos subterráneos y minerales.

Origen e historia de la radiestesia

La radiestesia es una práctica que se lleva realizando desde hace varios miles de años. Ya en el Antiguo Egipto (hace unos 5000 años) se creía que el ser humano, y más concretamente el Faraón, tenía el poder de percibir los estímulos, puesto que se creía que era hijo de un Dios. Las excavaciones arqueológicas encontraron varillas y péndulos en el que el lugar de descanso eterno por muchos faraones: el Valle de los Reyes.

Pero no sólo se realizó en el País del Nilo, sino también en China. Allí, se hallaron grabados que muestra al Emperador Yu, de la Dinastía Hsia, quien gobernó entre 2205 y 2197 a. C., con dos varillas.

Sin embargo, las prácticas modernas parecen ser originarias de la Alemania del siglo XV. Por aquel entonces, los zahoríes se afanaban en encontrar metales. Aunque no lo tuvieron fácil: ya en el año 1518 Martín Lutero consideraba esta actividad como un acto de brujería, y así lo plasmó en su obra Decem Praecepta.

Años más tarde, en el 1662, el jesuita Gaspar Schott afirmó que la práctica no era más que una superstición que podría ser incluso satánica, aunque posteriormente dijera que no estaba seguro de que fuera el diablo quien movía siempre la varita.

Escuelas de radiestesia

Existen dos tipos de escuelas de radiestesia, que son:

  • Escuela de la Radiestesia Física: se basa en el hecho de que todo emite ondas electromagnéticas, y que el operador es por lo tanto un receptor de dichas ondas que puede percibirlas gracias a una varilla o péndulo que le ayudaría a percibirlas.
  • Escuela de la Radiestesia Psíquica o Mental: es la que considera que la radiestesia es un fenómeno del inconsciente el cual produce un reflejo neuromuscular que permite hacer evidente una respuesta.

¿Cómo se practica?

Zahori

Zahori

Aunque no siempre utilizan elementos, normalmente aquellos que la practican emplean una varilla vegetal o metálica, o bien un péndulo, que sirve de estímulo para percibir la energía de un lugar determinado.

Los que usan la horquilla de árbol, la sostienen de la siguiente forma:

  • La cabeza está ligeramente inclinada hacia abajo.
  • Las manos están colocadas en los extremos de la horquilla.
  • Los brazos están inclinados, de manera que la horquilla queda cerca del practicante, por encima del abdomen.
  • Una pierna, generalmente la izquierda, está flexionada con el pie puesto en el suelo.

¿Para qué creen que sirve los que utilizan la radiestesia?

La radiestesia practicada con péndulo es una técnica de medicina alternativa que pretende servir para el diagnóstico. Pero además, pretende tener otros usos tales como encontrar agua, objetos perdidos, minerales, personas o animales; adivinar números y combinaciones; ubicar puntos de radiación de energía; predecir estados actuales o futuros de la materia viva u obtener medidas exactas.

Esta disciplina está muy relacionada con la acupuntura, la homeopatía, la terapia floral, el Reiki, la cristaloterapia y demás. También sirve de apoyo del Feng Shui y del Tarot.

¿Realmente funciona?

La respuesta es no. Se han hecho algunos estudios al respecto y ninguno de ellos tuvo resultados positivos. Algunos de ellos son:

  • Año 1948. Estudio publicado en el periódico New Zealand Journal of Science and Technology 30 en el que se evaluó la habilidad de 58 zahoríes para detectar agua.
  • Año 1990: Se publica un estudio realizado por Hans-Dieter Betz y otros científicos en Múnich.
  • Año 1995. James Randi publica un libro titulado ”Fraudes Paranormales”, de la editorial Tikal.

¿Habías oído hablar de los zahoríes y de la radiestesia?

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *