Tormentas en el Atlántico

aumento de las tormentas en el atlantico

A causa del cambio climático y el aumento de las temperaturas medias globales estamos teniendo diferentes cambios en los patrones atmosféricos y oceánicos. En este caso, el océano Atlántico está avisando de los cambios que está sufriendo debido al cambio climático. Las tormentas en el Atlántico están aumentando y con ellas la formación de huracanes y vientos huracanados.

En este artículo vamos a contarte cuáles en la causa del aumento de las tormentas en el Atlántico y cuáles son las consecuencias del cambio climático en un océano Atlántico cada vez más tropicalizado.

Tormentas en el Atlántico

tormentas en el atlantico

El océano Atlántico está avisando. Este es un resumen de los cambios en la dinámica atmosférica observados en los últimos años que afectan al norte de la Macaronesia, área que incluye las Azores, Canarias, Madeira e islas desiertas, y al suroeste de la Península Ibérica. Todo apunta a que el clima de la región se torna tropical.

Desde la histórica llegada en 2005 de la tormenta tropical Delta a las Islas Canarias, el número de ciclones tropicales que pasan por estas regiones ha aumentado significativamente en los últimos 15 años. Estos ciclones son áreas de clima severo de baja presión y no presentan el comportamiento típico de las tormentas de latitudes medias o ciclones extratropicales a los que estamos acostumbrados en esta parte del planeta. En cambio, exhiben características más similares a los típicos ciclones tropicales que normalmente afectan el Caribe al otro lado del Atlántico.

De hecho, estos fenómenos se parecen cada vez más a los ciclones tropicales en estructura y naturaleza. Tanto es así que el Centro Nacional de Huracanes de EE. UU. ha incrementado la investigación y el seguimiento de nuestra cuenca en los últimos años, y nombró a un grupo no desdeñable de estos fenómenos.

Aumento de las tormentas en el Atlántico

ciclon en el atlantico sur

La anomalía mencionada anteriormente ha aumentado en los últimos cinco años. Tenemos algunos ejemplos notables:

  • El huracán Alex (2016) se produjo en el sur de las Azores, aproximadamente a 1.000 km de las Islas Canarias. Con vientos máximos sostenidos de 140 kilómetros por hora, alcanza la categoría de huracán y navega de forma inusual por el Atlántico Norte. Se convirtió en el primer huracán en formarse en enero desde 1938.
  • Huracán Ophelia (2017), el primer huracán de categoría 3 en la escala Saffir-Simpson en el Atlántico este desde que comenzaron los registros (1851). Ophelia logró vientos máximos sostenidos de más de 170 kilómetros por hora.
  • Huracán Leslie (2018), primer huracán en llegar tan cerca de la costa peninsular (100 km). Golpeó Portugal de madrugada con vientos de hasta 190 kilómetros por hora.
  • Huracán Pablo (2019), el huracán más cercano jamás formado en Europa.
  • Como su última pleamar, la tormenta tropical Theta amenazó a Canarias, a sólo 300 kilómetros de afectar de lleno a las islas.

Además de estos casos, existe una larga lista que los acompaña ya que son sumamente anómalos y afectan a las áreas antes mencionadas. De esta forma, la frecuencia ha aumentado a una vez al año en los últimos cinco años, e incluso a más de una vez en los últimos dos años. Antes de 2005, la frecuencia era de uno cada tres o cuatro años, sin llegar a representar un peligro notable de impacto.

Anomalías en la temporada 2020

ciclones tropicales

Esta rareza es consistente con lo que sucede durante la temporada de huracanes de junio a noviembre de este año. Las predicciones ya apuntan a una temporada muy activa que culmina con 30 ciclones, un verdadero récord. Eso significa nombrarlos usando el alfabeto griego, más allá de la temporada histórica de 2005.

Por otro lado, la temporada también se caracteriza por huracanes importantes activos de categoría 3 o superior. De hecho, se suma a las primeras cuatro temporadas por primera vez desde que comenzaron los registros (1851) que se ha formado al menos un huracán de categoría 5 en cinco temporadas consecutivas. Esto último es muy consistente con las proyecciones de cambio climático, los huracanes más intensos son proporcionalmente más fuertes y más frecuentes.

Estudios sobre cambio climático

Hay que tener en cuenta que si el aumento de tormentas en el Atlántico y la tropicalización de esta parte del mundo, tienen que ver con los efectos del cambio climático. La respuesta es sí, pero se necesita más investigación. Por un lado, tenemos que saber la relación con los eventos observados, y en España todavía no tenemos la capacidad técnica para hacer este tipo de estudios de atribución operativa que se hacen en otros países. Lo que podemos establecer es una relación basada en estudios de proyecciones de escenarios climáticos futuros que asumen que estos fenómenos ocurren con mayor frecuencia en nuestras cuencas.

Aquí es donde podemos construir relaciones, aunque se necesita más investigación para identificar y refinar aún más las características específicas de estos eventos futuros a fin de mejorar la planificación para la adaptación al cambio climático anticipado. Si bien es cierto que es posible que nunca alcancen intensidades superiores como la categoría 3 o superior, los huracanes y las tormentas tropicales de menor importancia también son motivo de especial preocupación por su gran impacto en la costa estadounidense y hay que añadir que en España no estábamos del todo preparados para esto.

Otra característica a considerar es que presentan mayor incertidumbre en sus pronósticos. A diferencia de los trópicos, donde las trayectorias de los ciclones están influenciadas por factores más predecibles, a medida que estos ciclones comienzan a acercarse a nuestras latitudes medias, comienzan a verse influenciados por factores menos predecibles, con el consiguiente aumento de la incertidumbre. Otro aspecto importante es el potencial de mayor impacto cuando comienzan a evolucionar en tormentas de latitudes medias, una transición conocida como transición extratropical, lo que puede hacer que amplíen su rango.

Finalmente, es importante tener en cuenta también la posible incertidumbre en las tendencias inherentes al fenómeno del que estamos hablando. Si bien todos estos cambios siempre se consideran en referencia a registros históricos a partir de 1851, es de hecho a partir de 1966 que estos registros pueden considerarse realmente tan sólidos y comparables como los de nuestra era actual, porque ese es el comienzo de lo que es posible. Obsérvalos con satélites. Por lo tanto, esto siempre debe tenerse en cuenta cuando se analizan las tendencias observadas en ciclones tropicales y huracanes.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre las causas del aumento de tormentas en el Atlántico.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.