Teoría de la tectónica de placas

Tras lo visto anteriormente en los artículos de Alfred Wegener y la teoría de la Deriva Continental, la ciencia avanzó hasta que, en 1968, fue aceptada la actual teoría de la tectónica de placas. Esta teoría dice que durante miles de millones de años, la placas de las que está compuesta la corteza continental ha ido experimentando un lento pero continuo desplazamiento.

Si quieres conocer a fondo la tectónica de placas, te recomiendo seguir leyendo este post 🙂

Antecedentes

Antes de que la tectónica de placas fuera aceptada por la comunidad científica, el científico Alfred Wegener propuso la teoría de la deriva continental. Se basaba en el movimiento a la deriva de los continentes. Reunió gran cantidad de información que explicó muchas de las dudas que se tenía sobre la forma de los continentes y la distribución de las especies de animales y plantas.

Se consiguieron reunir pruebas paleoclimáticas que indicaban el tipo de clima que existía en el supercontinente conocido como Pangea. También se hallaron fósiles de animales que existieron tanto en un continente como en otro y es debido a que antes esas tierras formaban una única superficie.

El magnetismo terrestre también tuvo gran relevancia por el sentido de orientación de las rocas y minerales. Esta teoría fue aceptada años después de la muerte de Wegener. Sin embargo, no se explicaba el por qué se movían los continentes. Es decir, cuál era la razón por la que los continentes podían desplazarse a lo largo de toda la corteza continental. La respuesta la da la tectónica de placas.

El movimiento se debe a que continuamente está formándose nuevo  material procedente del manto. Este material se crea en la corteza oceánica. De esta forma, el nuevo material ejerce una fuerza sobre el ya existente y provoca el desplazamiento de los continentes.

Dinámica de placas

Como hemos mencionado, esta teoría complementa y explica por completo la deriva continental. Y es que sólo hacía falta saber cuál era el motor que hacía desplazarse a las placas continentales.

Los continentes se unen entre sí o se fragmentan, los océanos abren, se levantan montañas, se modifica el clima, influyendo todo esto, de forma muy importante en la evolución y desarrollo de los seres vivos. En los fondos marinos se está continuamente creando corteza nueva. Esta corteza tiene un ritmo de crecimiento muy lento. Tan lento que tan sólo crece uno o dos kilómetros al año. Sin embargo, este continuo crecimiento hace que se destruya la corteza en las zonas de trincheras oceánicas y se formen las colisiones entre continentes.

Todas estas acciones modifican el relieve de la Tierra. Gracias a estas colisiones y movimientos de las placas se han podido crear numerosos mares y océanos y enormes cadenas montañosas como el Himalaya.

Bases de la teoría

Según la teoría de la tectónica de placas, la corteza terrestre está compuesta por numerosas placas que se mueven de forma continua. Estos bloques están apoyados en una capa de roca caliente y flexible. Recordando las capas de la Tierra podemos ver que en el manto superior existen unas corrientes de convección originadas por el cambio de densidad de materiales.

Al ver que las densidades de los materiales son diferentes, se comienza a desplazar las rocas desde las más densas a las menos densas. Al igual que ocurre con la dinámica atmosférica, cuando una masa de aire se encuentra más densa, se desplazará a aquella zona donde es menos densa. Siempre el movimiento es el mismo.

Pues bien, el movimiento continuo de estas corrientes de convección del manto son las que, al ser flexible la capa de materiales sobre la que descansa las placas, las que hacen que las mismas estén en continuo desplazamiento.

Los geólogos todavía no han determinado con exactitud cómo interactúan estas dos capas, pero las teorías más vanguardistas afirman que el movimiento del material espeso y fundido de la astenosfera fuerza a las placas superiores a moverse, hundirse o levantarse.

Para que se entienda mejor, el calor tiende a ascender. En la dinámica planetaria, el calor es menos denso que el frío, por lo tanto siempre tiende a ascender y ser reemplazado por el material más denso. Por todo ello, entre la suma de las corrientes de convección del manto y la presión que ejerce el nacimiento de nueva corteza oceánica, las placas están en continuo movimiento.

El mismo principio se aplica a las rocas calientes que están bajo la superficie terrestre: el material fundido del manto sube hacia arriba, mientras que la materia fría y endurecida se hunde más hacia al fondo.

Tipos de movimiento de placas tectónicas

El movimiento de las placas tectónicas es demasiado lento como hemos mencionado anteriormente. Tan sólo es capaz de moverse a una velocidad de unos 2,5 km al año. Esta velocidad es algo semejante a la velocidad a la que crecen las uñas.

El movimiento de todas las placas no es en la misma dirección, por ello, se producen numerosos choques de unas contra otras y dar lugar a terremotos en la superficie. Si estos choques se dan en el mar se dan tsunamis. Esto se debe por el choque de dos placas oceánicas.

Todos estos fenómenos ocurren con una mayor intensidad en los bordes de las placas. Este movimiento es muchas veces impredecible, por lo que no se puede saber con antelación la existencia de terremotos.

Los tipos de movimientos que existen son:

  • Movimiento Divergente: Es cuando dos placas se separan y producen lo que se llama una falla (agujero en la tierra) o una cadena montañosa submarina.
  • Movimiento Convergente: Es cuando dos placas se juntan, la placa más delgada se hunde sobre la más gruesa. Esto produce las cadenas montañosas.
  • Movimiento deslizante o Transformantes: Las dos placas se deslizan o resbalan en direcciones contrarias. También provocan fallas.

Una vez conocido todo esto, los científicos pueden estimar la aparición de algunos terremotos o predecir el movimiento de los continentes tras miles de años. Y es que el movimiento actual de los continentes es el de alejarse los unos de otros. Sin embargo, el estrecho de Gibraltar estará completamente cerrado en 150 millones de años y el mar Mediterráneo desaparecerá.

Espero que os haya gustado la teoría de la tectónica de placas y aprendáis algo más sobre nuestro planeta.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas

Categorías

Meteorología

Graduado en Ciencias Ambientales y Máster en Educación Ambiental por Universidad de Málaga. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de medioambiente a los lectores de manera sencilla, clara y entretenida para que se aprendan los valores de la naturaleza y la necesidad de preservarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.