El solsticio de invierno

Solsticio de invierno

El planeta Tierra va dando vueltas alrededor de nuestra estrella, el Sol. A lo largo de su trayectoria va pasando por diferentes distancias con respecto a él. Cuando llega el solsticio de invierno coincide en que es el día más corto y la noche más larga en el hemisferio norte y al contrario en el hemisferio sur. Este día suele ser el 21 de diciembre.

El solsticio de invierno es un evento clave que marca un cambio en los ciclos naturales y astronómicos. A partir del solsticio de invierno, en el hemisferio norte comienza a ir acortándose las noches poco a poco hasta el solsticio de verano en junio.

¿Qué ocurre en el solsticio de invierno?

El planeta Tierra alcanza en su trayectoria un punto en el que los rayos del Sol inciden sobre la superficie de la manera más oblicua. Esto ocurre porque la Tierra se encuentra más inclinada y los rayos del Sol apenas llegan perpendicularmente. Ello provoca que haya menos horas de luz solar, por lo que se convierta en el día más corto del año.

Se tiene una mala idea en la sociedad en general sobre el invierno y el verano según la distancia de la Tierra al Sol. Se tiene entendido que en verano hace más calor porque la Tierra está más cerca del Sol y en invierno hace más frío porque nos encontramos más alejado. La trayectoria de la Tierra alrededor del Sol conocida como traslación tiene una forma elíptica. En los equinoccios de primavera e invierno, la Tierra y el sol están a la misma distancia y en la misma inclinación. Sin embargo, al contrario de lo que se tiene entendido, en invierno la Tierra está más cercana al Sol y en verano más alejada. ¿Cómo puede ser entonces que tengamos más frío en invierno?

Más que la posición de la Tierra con respecto al Sol, lo que influye en las temperaturas del planeta es la inclinación con la que los rayos del Sol inciden en la superficie. En el invierno, en el solsticio, la Tierra se encuentra más cerca del Sol, pero su inclinación es la mayor en el hemisferio norte. Es por ello, que al llegar los rayos demasiado inclinados a la superficie terrestre el día es más corto y además son más débiles, por lo que no calientan tanto el aire y hace más frío. En el hemisferio sur ocurre todo lo contrario. Los rayos inciden sobre la superficie terrestre de manera más perpendicular y directa de manera que para ellos, el 21 de diciembre comienza el verano. A esta situación de la Tierra con respecto al Sol se le llama Perihelio.

Perihelio y afelio. Órbita terrestre.

Perihelio y afelio. Órbita terrestre.

Por otro lado, en verano, la Tierra se encuentra lo más alejada del Sol en toda su trayectoria. Sin embargo, la inclinación en el hemisferio norte hace que los rayos del Sol incidan más perpendicular sobre el hemisferio norte y por ello haga más calor y los días sean más largos. Esta situación de la Tierra con respecto al Sol se llama Afelio.

El solsticio de invierno y la cultura

A lo largo de la historia, los humanos han celebrado el solsticio de invierno. Para algunas culturas el comienzo del año es el 21 de diciembre coincidiendo con la entrada del invierno. Algunas tribus indoeuropeas también tenían festividades y rituales que celebraran este día. Los romanos festejaban Saturnalia, en honor al dios homónimo, y en las jornadas posteriores homenajeaban a Mithra, en honor a la deidad de la luz heredada de los persas.

Para las viejas tradiciones, el solsticio de invierno representa el triunfo de la luz contra la oscuridad. Es curioso que sea así cuando en invierno hay menos horas de luz. Sin embargo esto es así porque a partir del solsticio de invierno, las noches irán acortándose cada vez más y, por lo tanto, el día vencerá a la noche.

Stonehenge solsticio de invierno

El solsticio de invierno también da lugar a muchas fiestas y ritos paganos. El 21 de diciembre se celebraba en el Stonehenge ya que el Sol del solsticio de invierno se alinea con las rocas más importantes de este monumento. Hoy en día en Guatemala, se sigue celebrando el solsticio de invierno a través del ritual de la “Danza de los voladores”. Esta danza consiste en que varias personas giran y bailan alrededor de una estaca.

El círculo de Goseck

Este círculo se encuentra en Alemania en Sajonia-Anhalt. Consiste en una serie de anillos concéntricos que están clavados en el suelo. Se estima, según los arqueólogos e historiadores que tiene alrededor de 7.000 años de antigüedad y que se trataba de un escenario de rituales religioso y sacrificios. Cuando lo descubrieron se dieron cuenta de que había dos puertas en el círculo exterior que estaban alineadas con el solsticio de invierno. Es por ello, que esto sugiere de que su construcción es debida a un tipo de tributo a esta fecha del año.

Stonehenge, Gran Bretaña

Como hemos nombrado anteriormente, en el Stonehenge también se celebraba el solsticio de invierno gracias a que los rayos del Sol se alinean con el altar centrar y la piedra de los sacrificios. Este monumento tiene alrededor de 5.000 años de antigüedad y es conocido en casi todo el mundo, al ser un importante escenario de rituales y observaciones astronómicas durante cientos de años.

Newgrange, Irlanda

Existe un túmulo construido hace 5.000 años cubierta por la hierba y repleta de túneles y canales al noreste de Irlanda. Solo durante el día del solsticio de invierno, el Sol entra en todas las salas principales, lo que, según algunos expertos, indica que la estructura se construyó para conmemorar esta fecha.

Tulum, México

En la costa oriental de México, en la península de Yucatán, Tulum es una antigua ciudad amurallada que perteneció a los mayas. Uno de los edificios construidos allí tiene un orificio en la parte superior que provoca un efecto de llamarada cuando el día del solsticio de invierno y de verano se alinea con él. Este edificio se mantuvo intacto hasta que la población maya cayó con la llegada de los españoles.

¿Por qué cambia la fecha del solsticio de invierno de un año a otro?

El día que comienza el invierno puede darse en distintas fechas, pero siempre alrededor de los mismos días. Las cuatro fechas en las que puede darse es entre el 20 y el 23 de diciembre, ambos inclusive. Esto es debido al modo en el que encaja la secuencia de años según el calendario que tenemos. Dependiendo si el año es bisiesto o no y dependiendo de la duración de cada órbita de la Tierra alrededor del Sol. Cuando la Tierra da una vuelta exacta alrededor del Sol se le conoce como año trópico.

A lo largo de nuestro siglo XXI el invierno se iniciará en los días del 20 al 22 de diciembre.

El solsticio de invierno y el cambio climático

Las variaciones naturales de la órbita terrestre, entre ellas las relacionadas con la precesión, redistribuyen, a lo largo de extensos periodos de tiempo, la radiación solar incidente en la superficie terrestre.

La precesión o el balanceo terrestre es el movimiento a modo de peonza que hacer el eje de la Tierra. El eje describe una circunferencia imaginaria en el espacio y traza una revolución cada 22.000 años. ¿Qué tiene que ver esto con el calentamiento global y el cambio climático?

Precesión de la Tierra

Precesión de la Tierra. Fuente: : http://www.teinteresasaber.com/2011/04/cuales-son-los-movimientos-de-la-tierra.html

En el último millón de años, estas sutiles variaciones del eje de a Tierra han desencadenado importantes disminuciones e incrementos en las concentraciones atmosféricas de metano y dióxido de carbono. Se conoce que las concentraciones de gases de efecto invernadero responden principalmente a las variaciones durante el verano del hemisferio boreal, es decir, la época del año en que el polo norte apunta al Sol.

El calor estival en el hemisferio norte alcanza su máximo una vez cada 22.000 años, cuando el verano septentrional coincide con el paso de la Tierra por el punto más próximo al Sol y el hemisferio norte recibe la radiación solar más intensa.

Por el contrario, el calor estival alcanza su mínimo 11.000 años más tarde, una vez que el eje terrestre ha pasado a tener la orientación opuesta. El hemisferio norte tendrá entonces la mínima radiación solar estival porque la Tierra se halla en la posición más lejana al sol.

Las concentraciones de metano y dióxido de carbono subieron y bajaron en armonía con los cambios en la radiación solar incidente en el planeta Tierra a lo largo de los últimos 250.000 años.

Solsticio de invierno y rayos de sol

En el solsticio de invierno los rayos de sol inciden con menos fuerza.

Cada 11.000 años existe un solsticio de invierno que es más cálido ya que la radiación solar incidente en el hemisferio norte es mayor y, por el contrario, existe otro solsticio de invierno al completar la vuelta de precesión, que es más frío ya que los rayos del Sol llegan más inclinados.  Se dice que están aumentando las concentraciones de gases de efecto invernadero de manera natural debido a que nos estamos acercando a la época de la precesión en la que el planeta recibe más radiación solar, pero de sobra sabemos, que de manera natural, no aumentaría tanto, sino que es a raíz de las actividades humanas el hecho de que las temperaturas medias globales estén aumentando tan drásticamente.

Con todo esto podéis saber un poco más sobre el solsticio de invierno y su relevancia en las culturas del mundo y a lo largo de la historia.

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *