Sistema Bético

cordillera prebetica

Hoy vamos a hablar del sistema Bético. Geográficamente, este grupo de montañas se extiende desde el Golfo de Cádiz hasta la Comunidad Valenciana y la costa sur de las Islas Baleares. Por el norte, bordean la Cuenca del Guadalquivir y el borde sur del macizo ibérico y el Sistema Ibérico, mientras que el mar de Alborán se sitúa en el borde sur. Sin embargo, al igual que los Pirineos, en un sentido geológico, se extiende más allá de los límites geográficos, se extiende hacia el sur y el noreste bajo el mar de Alborán, y parte de su estructura no está interrumpida por el fondo del Mediterráneo y parte del promontorio balear hasta la isla de Mallorca.

En este artículo vamos a contarte todo lo que debes saber sobre el sistema Bético, sus características y su importancia.

Características principales

sistema betico

La cordillera es el resultado de un mecanismo de compresión que se inició a finales del Cretácico hace unos 100 millones de años y afecta principalmente a los bordes norte y sur de la Placa Ibérica. Su estructura y posterior evolución son complicadas porque es el resultado de la interacción de dos grandes placas y un bloque continental, hoy la microplaca de Alborán, que forma el cinturón interior de la cordillera, se desplazó hacia el oeste y finalmente chocó con el margen mesozoico Iberia y el noroeste de África, formando la cordillera Bética-Rifeña.

Uno de los hechos a nivel cortical más destacable es que no se detecta ningún tipo de raíz bajo la cordillera al igual que ocurre con otros sistemas orogénicos alpinos. Aunque se puede observar cierto engrosamiento de la corteza, no se supera en ninguno de los casos los 40 kilómetros. Otro de los hechos a nivel cortical destacable es que rápido adelgazamiento que se puede observar hacer la zona más de la costa donde el espesor de la corteza está en torno a los 22 kilómetros. El área también, continuando hacia el interior de la cuenca del mar de Alborán donde ya alcanza su mínimo siendo de los 15 kilómetros de espesor.

Estructura del sistema Bético

geografia de españa

Dado estas características de dominio cortical y la utilización de algunos criterios petrológicos y estructurales han llevado distinguir el sistema Bético como en el Rif dos grandes zonas como niños bien diferenciados y separados a través de un contacto tectónico. Además, estas dos zonas tienen un origen paleogeográfico diferente. Vamos a ver cuáles son estas dos zonas o dominios:

  • Dominio Sudibérico o Zonas Externas: estas zonas son distintas en ambas cordilleras y están formadas por rocas mesozoicas y cenozoicas que están cabalgadas unas a otras y plegadas sin llegar a tener ningún tipo de metamorfización que se corresponde con los sedimentos de la cuenca marina del océano Tethys.
  • Dominio de Alborán o Zonas Internas: estas zonas están compuestas. Apilamiento de mantos de corrimiento con materiales que son esencialmente metamórficos. El origen está relacionado con la migración de la microplaca de Alborán que está situada más al este.

Además de estas grandes zonas, podemos distinguir el sistema Bético otras zonas como son las siguientes:

  • Surco de los Flyschs del Campo de Gibraltar: no se le atribuye ninguna entidad de dominio dado que se desconoce casi por completo el tipo de corteza sobre la que está situado junto es común en ambas cordilleras y está situado a ambos lados del estrecho de Gibraltar.
  • Depresiones Terciarias Postorogénicas: estas depresiones están constituidas por sedimentos neógenos y cuaternarios. La mayoría de estos sedimentos han sido producidos por la erosión de los relieves de la zona circundante. Se diferencia principalmente en diferentes cuencas marginales 3030 30 a la cordillera -Depresión del Guadalquivir- y otras intramontañosas -Depresión de Granada, Guadix-Baza, Almería-Sorbas, Vera-Cuevas de Almanzora y Murcia principalmente.
  • Vulcanismo Neógeno-Cuaternario: Está representado en la zona de Cabo de Gata y Murcia. Este volcán y no corresponde a manifestaciones volcánicas postorogénicas relacionadas con la tectónica reciente por numerosos desplazamientos de las placas.

Zonas del sistema Bético

formaciones del sistema betico

Vamos a analizar las zonas del sistema Bético y sus características. Empezamos por la zona externa.

Zona externa

Son rocas sedimentarias mesozoicas y cenozoicas, en su mayoría de origen marino, formadas en la cuenca de Tetis en el margen continental del sur de Iberia, y depositadas en pliegues alpinos. Ocupan una gran extensión de la cordillera y representan el intervalo de tiempo desde el Triásico hace 250 millones de años hasta el Mioceno.

Presentan una estructura caracterizada por un desprendimiento general entre el basamento (paleozoico varisco) y la roca deformada (pliegues, fallas y manto empujado). El basamento paleozoico no aflora y se queda a una profundidad de 5-8 kilómetros, formado por rocas similares al Macizo Ibérico. A partir de la ubicación original de la unidad de reconstrucción, se estima una cuenca original con una extensión horizontal 2-3 veces mayor que la actual.

Se observan deformaciones de diferentes edades. Durante el período Jurásico, se produjo una inestabilidad estructural que resultó en la división de la cuenca de Tetis en regiones de diferenciación morfológica. El empuje comenzó en el Cretácico y continuó en el Paleógeno. La etapa final y principal de la deformación ocurrió en el Mioceno, lo que llevó a un levantamiento generalizado de las montañas.

Zona interna

Se encuentra en el extremo sur de la cordillera Bética, extendiéndose desde Estepona (Málaga) en el oeste hasta el cabo de Santa Pola entre Murcia y Alicante en el este.

El área paleogeográfica del interior se originó más al este y formó parte de la microplaca Alborán o Mesomediterránea. Con el cierre del antiguo río Tetis, esta microplaca separada del noreste de África migró lateralmente debido a movimientos de transformación. Las rocas paleozoicas aparecen en el área interior de esta microplaca, que inicialmente fue plegada durante el orógeno Varisca, y fue erosionada y reactivada durante el Orogenia Alpina.

Casi no existen rocas mesozoicas en la zona interna, generalmente correspondientes a sedimentos depositados alrededor de microplacas o durante sus etapas de migración y hundimiento. El Triásico se diferencia del resto del sistema Bético, puesto que su base es de roca clástica y el resto de dolomita. Las rocas del Jurásico y el Cretácico son rocas carbonatadas. En general, a excepción de algunos parches del Eoceno discordantes en el manto, faltan sedimentos del Paleógeno.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre el sistema Bético y sus características.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.