Satélite geoestacionario

caracteristicas del satelite geoestacionario

Un satélite geoestacionario es aquel cuya altitud y velocidad coinciden con la tasa de rotación de la Tierra y parece permanecer estacionario en la Tierra. Pueden cubrir grandes áreas y brindar servicios como televisión satelital, radio, pronósticos del tiempo y más. Esto satélites son de gran importancia para el ser humano.

Por ello, vamos a dedicar este artículo a contarte cuáles son las características, ubicación, tecnología y mucho más del satélite geoestacionario.

Qué es un satélite geoestacionario

importancia de satelites

Varios aspectos de la era espacial han tenido tal impacto en nuestra vida diaria, como la invención de los satélites de comunicación. En tan solo unas pocas décadas, han llegado incluso a las partes más remotas del mundo en formas que eran casi inimaginables no hace mucho tiempo.

De hecho, hoy en día es posible hablar directamente con los escaladores del Monte Everest o comunicarse a través de Internet con casi cualquier sistema informático en la superficie de la Tierra, todo ello con la ayuda de satélites de comunicación.

Los satélites de comunicaciones operan en muchos tipos de órbitas, desde las constelaciones de la Tierra baja como Globalstar hasta la excéntrica y muy inclinada órbita de Molniya utilizada por la Federación Rusa. Sin embargo, el tipo de órbita más importante para estos satélites es la órbita geoestacionaria, que es adecuada no solo para comunicaciones por satélite, sino también para observaciones meteorológicas y muchos otros tipos de aplicaciones.

Los satélites geoestacionarios orbitan el ecuador a la misma velocidad que gira la Tierra, una vez al día, y se alinean con la órbita geoestacionaria. Orbitan alrededor de un punto casi fijo en la superficie de la Tierra en el ecuador a una distancia de 35.900 kilómetros. Este posicionamiento permite el monitoreo continuo de un área específica mientras el campo de visión cubre aproximadamente un tercio de la superficie de la Tierra.

Se encuentran exactamente en el ecuador de la Tierra y giran alrededor de la Tierra en órbitas circulares. Giran exactamente a la misma velocidad y dirección (de oeste a este) que la Tierra, dejándolos inmóviles desde la superficie de la Tierra. Un satélite geoestacionario tiene que estar a cierta distancia de la Tierra, de lo contrario, bajará de altitud, por lo que si se aleja demasiado de la Tierra, escapará por completo del campo gravitatorio de la Tierra.

Los satélites geoestacionarios han modernizado y transformado las comunicaciones en todo el mundo, desde transmisiones de televisión hasta pronósticos meteorológicos. También tienen varias aplicaciones importantes en las áreas de inteligencia y estrategia militar.

Características principales

satelite geoestacionario

El término satélite geoestacionario proviene del hecho de que dichos satélites parecen casi estacionarios en el cielo cuando se ven desde la superficie de la Tierra. Las trayectorias orbitales de los satélites geoestacionarios se conocen como el cinturón de Clark, llamado así por el autor de ciencia ficción Arthur Clark, a quien se le atribuye la idea.

Publicó un artículo en 1945 en el que sugería que los satélites artificiales podrían usarse como relés de comunicación después de estudiar la investigación de cohetes realizada en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. La primera órbita geosíncrona exitosa fue en 1963 y la primera órbita geoestacionaria en 1964.

Cuando un satélite o nave espacial está en una órbita geosíncrona, está sincronizada con la rotación de la Tierra, pero la órbita está inclinada hacia el plano ecuatorial. Los satélites en estas órbitas cambian de latitud pero permanecen en la misma longitud. Esto difiere de la órbita geoestacionaria porque los satélites se mueven en su lugar y no están bloqueados en una sola posición en el cielo.

Los satélites geoestacionarios permanecen en el mismo lugar mientras cubren la misma área de la superficie de la Tierra y pueden brindar servicios, como televisión, telecomunicaciones e imágenes, a áreas específicas o áreas de la superficie de la Tierra de manera predecible y consistente. Un satélite que debe ser conducido constantemente a una determinada posición.

Ubicación del satélite geoestacionario

satelites meteorologicos

Estos satélites están ubicados a gran altura, lo que les permite medir toda el área de la superficie terrestre, excepto pequeñas áreas en los polos sur y norte geográficos, lo que es de gran ayuda en la investigación meteorológica. Las antenas parabólicas altamente direccionales reducen la interferencia de la señal de fuentes terrestres y otros satélites.

Un sector orbital es un anillo muy delgado en el plano ecuatorial; por lo tanto, un número muy pequeño de satélites puede mantenerse dentro de ese sector sin entrar en conflicto y colisionar entre sí. La posición precisa de los satélites geoestacionarios fluctúa ligeramente cada período de 24 horas. Tales fluctuaciones ocurren debido a perturbaciones gravitatorias entre los satélites, la Tierra, el Sol, la Luna y otros planetas.

Una señal de radio tarda aproximadamente 1/4 de segundo en viajar hacia y desde un satélite, lo que genera una latencia de señal pequeña pero significativa. Esta espera es un problema para las comunicaciones interactivas, como las conversaciones telefónicas.

Órbita geoestacionaria

Una órbita geoestacionaria es una órbita especial dentro de la cual cualquier satélite aparecerá estacionario en un punto determinado de la superficie de la Tierra. Sin embargo, a diferencia de otros tipos de órbitas, que pueden tener una serie de órbitas, la órbita geoestacionaria tiene solo una.

Para cualquier órbita geoestacionaria, primero debe ser una órbita geosíncrona. Una órbita geosíncrona es cualquier órbita con un período igual al período de rotación de la Tierra.

Sin embargo, este requisito no es suficiente para garantizar una posición fija con respecto a la Tierra. Si bien todas las órbitas geoestacionarias deben ser geoestacionarias, no todas las órbitas geoestacionarias son geoestacionarias. Desafortunadamente, estos términos a menudo se usan indistintamente.

La mayor parte del tiempo, pensamos en la rotación de la Tierra medida en relación con la posición media del Sol. Sin embargo, dado que el sol se mueve en relación con las estrellas (espacio inercial) debido a la órbita de la Tierra, el día solar medio no es un período de rotación decisivo.

Un satélite geosíncrono orbita la Tierra en la misma cantidad de tiempo que tarda la Tierra en girar una vez en el espacio inercial (o fijo). Este período se conoce como día sideral y equivale a 23:56:04 hora solar media. Ausente cualquier otro efecto, cada vez que un satélite con este período regresa a un punto particular de su órbita, la Tierra se posicionará de la misma manera en el espacio inercial.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre el satélite geoestacionario y sus características.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.