Qué pasaría si no hubieran nubes en el cielo

mundo sin nubes

En un momento dado, las nubes, que van desde delicados algodones hasta formaciones masivas, cubren el 70% de la superficie de la Tierra. Sin embargo, ¿alguna vez te has preguntado qué pasaría si, en el lapso de un minuto, todas las nubes desaparecieran? Los astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional sin duda quedarían desconcertados por este acontecimiento inesperado. Por el contrario, un individuo que camina a través de un paisaje desértico, sin ser consciente de la catástrofe inminente, permanecería ajeno a la inminente perdición que aguarda a nuestro planeta.

En este artículo vamos a contarte qué pasaría si no existieran las nubes.

Qué pasaría si no existieran las nubes

formacion de nubes

Dentro de unos días, se hará evidente un indicio preocupante: los niveles de humedad. Esto se vuelve aún más pronunciado para las personas que residen a lo largo de la costa. Normalmente, el calor del sol hace que el agua se evapore, especialmente del océano, y este vapor de agua luego se condensa formando nubes. Sin embargo, si se excluyen las nubes del ciclo del agua de la Tierra, el agua queda atrapada en la atmósfera, lo que da como resultado una humedad cercana al 100%. Quienes se embarcan en un vuelo pueden encontrar mayores turbulencias en comparación con lo normal.

En ausencia de nubes que reflejen la luz solar de regreso al espacio, el sol intensifica su efecto de calentamiento sobre la Tierra, lo que lleva a la formación de mayores cantidades de aire caliente ascendente, que es de naturaleza desigual.

Una experiencia de vuelo preocupante no debería ser nuestra principal preocupación, ya que la ausencia de precipitaciones, incluidas lluvia, nieve e incluso una ligera niebla, representa una amenaza mucho mayor. Esta ausencia significa que nuestras fuentes de agua esenciales, como lagos, arroyos, ríos, manantiales y acuíferos, no se repondrán. En consecuencia, una vez que la nieve del invierno anterior se derrita, el agua disponible se agotará. El tiempo corre y si el consumo mundial de agua se mantiene en su nivel actual, todos los lagos y ríos de agua dulce se agotará por completo en aproximadamente 23 años.

Garantizar agua potable

nubes del cielo

Para garantizar un suministro de agua fiable, la humanidad necesitará aprovechar su ingenio. Actualmente, el estadounidense promedio consume entre 300 y 380 litros de agua al día. Sin embargo, simplemente reducir las duchas prolongadas y el lavado de ropa no será suficiente para salvar a la humanidad. El uso público y doméstico del agua sólo representa el 21% del consumo mundial. Los principales culpables de la alta demanda de agua son las centrales termoeléctricas y el riego agrícola.

Las centrales eléctricas no sólo consumen enormes cantidades de agua, sino que las centrales nucleares plantean un riesgo aún mayor si fallan sus sistemas de refrigeración por agua. El devastador desastre nuclear de Fukushima en 2011 sirve como un ejemplo escalofriante de lo que puede suceder cuando se corta la energía de estas bombas de enfriamiento. Además, sin precipitaciones suficientes, las granjas necesitarán aún más agua, lo que provocará sequías generalizadas y la destrucción de la vegetación y la vida silvestre. En cuestión de años, la tierra seca podría desencadenar enormes tormentas de polvo que recordarían el infame Dust Bowl de la década de 1930. Mientras tanto, la ausencia de nubes enviaría el clima de la Tierra a un estado de caos total.

El momento exacto de estos eventos no se puede determinar sin un modelo climático costoso, pero el especialista en nubes Chris Fairall ofrece algunos cálculos rápidos. En ausencia de nubes, la temperatura media de la superficie aumentaría hasta 22 grados centígrados. Este drástico aumento de temperatura no sólo devastaría los hábitats de innumerables plantas y animales, acabando con los supervivientes de la sequía, sino que también provocaría el derretimiento de los casquetes polares y la posterior inundación de las ciudades costeras.

Existe la posibilidad de que tú estés entre el 40% de las personas en todo el mundo que se ven obligadas a trasladarse tierra adentro, y su nueva residencia podría transformarse rápidamente en un desierto interminable a medida que el agua salada se infiltra en el agua subterránea.

Beneficios de no tener nubes

Si bien inicialmente puede parecer preocupante, un mundo sin nubes ofrece ciertos beneficios. La ausencia de nubes supondría la erradicación de huracanes y tornados destructivos, así como la eliminación de los retrasos en los vuelos provocados por las tormentas y la obstrucción de cielos despejados para la observación de estrellas. A medida que nuestro suministro de agua siga disminuyendo, será necesario tomar decisiones difíciles. Sin embargo, los humanos poseen un ingenio notable. Tienen capacidad para idear métodos para desalinizar el agua del océano o capturar el vapor de agua atmosférico.

Es necesario que implementemos estas medidas lo antes posible, ya que la realidad es que las nubes ya se están disipando. Los niveles sin precedentes de CO2 y el calentamiento de nuestros océanos y atmósfera están contribuyendo directamente a la disminución de las nubes. Debemos confiar en cualquier resquicio de esperanza que quede para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero y esforzarnos por evitar el surgimiento de un futuro verdaderamente desalentador.

Tipos de nubes existentes

nubes

Estos son algunos de los tipos de nubes que existen actualmente y su función:

  • Cirros (Cirrus): Estas nubes se encuentran a gran altitud, generalmente por encima de los 6,000 metros. Son delgadas, blancas y tienen un aspecto fibroso o de plumas. Están compuestas principalmente por cristales de hielo. Los cirros indican buen tiempo, aunque su presencia puede preceder a un cambio en el clima, como la llegada de un frente cálido.
  • Cúmulos (Cumulus): Son nubes de desarrollo vertical, con una base plana y un contorno definido, como si fueran algodones flotantes en el cielo. Se forman a menor altitud, generalmente por debajo de los 2,000 metros. Los cúmulos suelen indicar buen tiempo, pero si continúan desarrollándose en altura, pueden convertirse en cumulonimbos y provocar tormentas.
  • Estratos (Stratus): Estas nubes son bajas, generalmente por debajo de los 2,000 metros, y cubren el cielo como una capa uniforme y gris. Los estratos pueden provocar lloviznas o nieblas persistentes y, en general, indican un clima estable pero nublado.
  • Nimbostratos (Nimbostratus): Son nubes espesas y oscuras que cubren grandes áreas del cielo. Suelen estar asociadas con precipitaciones continuas y pueden durar varias horas. Los nimbostratos son responsables de lluvias y nevadas moderadas a intensas.
  • Altocúmulos (Altocumulus): Estas nubes se encuentran a altitudes medias, entre los 2,000 y 6,000 metros. Tienen un aspecto de manchas blancas o grises y pueden indicar inestabilidad en la atmósfera. Los altocúmulos pueden preceder a tormentas si se observan en la mañana.
  • Altostratos (Altostratus): Son nubes grises o azuladas que cubren el cielo parcial o totalmente a altitudes medias. Estas nubes suelen preceder a frentes cálidos y pueden generar precipitaciones ligeras.
  • Cumulonimbos (Cumulonimbus): Son nubes de gran desarrollo vertical que pueden extenderse desde baja hasta gran altitud. Tienen una base oscura y una cima que puede alcanzar la tropopausa (alrededor de 10,000 a 12,000 metros). Los cumulonimbos son responsables de tormentas eléctricas, fuertes lluvias, granizo e incluso tornados.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre qué pasaría si no existieran las nubes.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.