Primera imagen de un agujero negro

agujeros negros

Desde que se comenzó a estudiar la astronomía hasta hoy día han existido numerosos avances a nivel tecnológico y experimental. Este avance ha llegado hasta tal punto que ya hemos podido ver la primera imagen de un agujero negro. El primer agujero negro que se ha podido ver es una región de oscura y desgajada del espacio-tiempo. Está situado a la 55 millones de años luz de nuestro planeta en la galaxia Messier 87.

En este artículo vamos a contarte todo lo que debes saber sobre la primera imagen de un agujero negro y las características de los mismos.

Primera imagen de un agujero negro

primera imagen de un agujero negro

Hay que tener en cuenta que debido a las distancias a las que se encuentran estos agujeros negros es complicado obtener imágenes e información sobre ellos. La primera imagen de un agujero negro se ha conseguido en la galaxia Messier 87 y se puede ver una región oscura tan pesada como 7.000 millones de soles a la vez. Se podría decir que la dificultad para poder captar la primera imagen de un agujero negro es lo mismo que captar una naranja desde la superficie de la Tierra en la superficie de la Luna.

El aspecto de la primera imagen de halógeno negro recuerda al ojo de Sauron. Gracias a los resultados obtenidos de esta observación se puede confirmar la teoría de la relatividad general de Einstein. Esto es un logro muy grande para el ser humano en el que han participado más de 200 científicos de varios países. La existencia de los agujeros negros se ha llegado a poner en duda en algunas ocasiones. Con la tecnología de información que se tiene hoy día, esto ya no es así. Podemos ver los efectos directos e indirectos de los agujeros negros sobre las estrellas, galaxias y nubes de gas. Todos estos efectos son predichos por la teoría de la relatividad general de Einstein. Sin embargo, dada la limitación que tiene la tecnología, nunca se ha podido ver uno de ellos.

Einstein tenía razón

primera imagen de un agujero negro

El resultado de los éxitos de estas investigaciones para poder obtener la primera imagen de un agujero negro no sólo se debe a estos 200 científicos, sino a todo el período de análisis y combinación de datos que ha llevado varios años. Además de la imagen, se presentaron 6 artículos científicos donde se explicaba todo lo obtenido sobre el universo que cada vez es más conocido para nosotros.

Esta imagen ha sido tan importante ya que es una confirmación de lo que se predijo en las situaciones de Einstein. El fenómeno de los agujeros negros fue algo que casi el propio Einstein fue reacio a aceptar. Sin embargo, a día de hoy se sabe gracias al avance de la ciencia que esto es una realidad. La primera imagen de un agujero negro ha marcado el comienzo de una nueva era de la astrofísica en la que se puede comprobar la validez de las ecuaciones de Einstein en relación con la gravedad.

Sagitario A* es el agujero negro supermasivo del centro de la Vía Láctea. Puede ser observado por los telescopios. Los científicos han explicado que aún no se ha podido resolver la información para conocer la dinámica de este agujero negro. Se piensa que es un agujero demasiado activo, al aunque hacen falta más observaciones y análisis para dar conclusiones correctas.

Primera imagen de un agujero negro gracias a la tecnología

estrella antes de romper

Cada vez se siguen mejorando técnicas y tecnología para la observación del universo. Se puede sacar más detalles para poder entender el funcionamiento del universo. El origen cósmico es el objetivo final de todo el conocimiento que se pretende obtener acerca del universo. Es gracias a la tecnología que se ha podido tener la foto del primer agujero negro. Todos los telescopios utilizados recogieron las ondas procedentes de los agujeros negros que tienen una longitud de onda de un milímetro. Esta longitud de onda es la que puede atravesar los centros de las galaxias que están repletos de polvo y gas.

El reto de poder obtener la primera imagen de un agujero negro fue enorme dado que los objetos a visualizar están extremadamente lejos y tienen un tamaño relativamente pequeño. El núcleo de M87 tiene un diámetro de 40.000 millones de kilómetros y está situado a 55 años luz. Hay que tener en cuenta que ha sido todo un reto puesto que las observaciones necesarias para poder preparar los equipos requieren turnos de trabajo de hasta 18 horas diarias. Lo más difícil ha sido analizar toda la información recogida.

Para hacernos una idea de la gran cantidad información que se tuvo que procesar, se captaron 5 petabytes de información. Esto se puede comparar con el “peso” que tendrían todas las canciones en MP3 necesarias para estar sonando durante 8.000 años seguidos sin parar.

Características de los agujeros  negros

Estos agujeros negros no son más que los restos de antiguas estrellas que han dejado de existir. Las estrellas suelen tener una densa cantidad de materiales y partículas y, por ende gran cantidad de fuerza gravitatoria. No hay más que ver el Sol cómo es capaz de tener a 8 planetas y otros astros rodeándole de una forma continua. Gracias a la gravedad del Sol es por lo que existe el Sistema Solar. La Tierra se ve atraído por él, pero no quiere decir que nos estemos acercando cada vez más al Sol.

Muchas estrellas acaban su vida convertida en enanas blancas o estrellas de neutrones. Los agujeros negros son la última fase en la evolución de estas estrellas que fueron mucho más grandes que el Sol. Aunque se piensa que el Sol tiene un gran tamaño, no deja de ser una estrella mediana (o incluso pequeña si lo comparamos con otras). Es así como existen estrellas de 10 y 15 veces el tamaño de Sol que, cuando dejan de existir, forman un agujero negro.

Al alcanzar estas estrellas gigantes el final de sus vidas, estallan en un cataclismo enorme que conocemos como supernova. En esta explosión se es capaz de dispersar por el espacio la mayor parte de la estrella y sus trozos deambularán por el espacio durante mucho tiempo. No toda la estrella explota y se dispersa. El otro material que se queda como «frío» es en el que no se produce la fusión.

Cuando una estrella es joven, la fusión nuclear crea energía y una presión constante debido a la gravedad con el exterior. Esta presión y la energía que crea es la que la mantiene en equilibrio. La gravedad es creada por la propia masa de la estrella. Por otro lado, en los restos inertes que quedan tras la supernova no hay ninguna fuerza que pueda resistir la atracción de su gravedad por lo que, lo que queda de estrella comienza a plegarse sobre sí misma. Esto es lo que generan los agujeros negros.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre cómo se ha podido obtener la primera imagen de un agujero negro.

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.