En la primavera de 2010 se anuló el pulmón del Atlántico por un aumento de temperaturas

pulmón del atlantico

Alguna vez habréis oído hablar del pulmón del planeta, refiriéndose al Amazonas o a otras zonas verdes del planeta. Se les llama pulmón a estas zonas haciendo referencia a la capacidad de poder absorber el CO2 del planeta y de esa forma contribuir a un ambiente más limpio y sano para todos los seres vivos.

Uno de los pulmones de este planeta se sitúa en la región del Atlántico en torno al trópico de Cáncer. Este pulmón se trata de una zona oceánica que libera al planeta de una gran parte de las emisiones de CO2 provocadas por el ser humano. ¿Dejó de funcionar en la primavera de 2010?

El pulmón del Atlántico

Los océanos pueden llegar a absorber gran cantidad de CO2 que emitimos en nuestras actividades industriales y quitarlo del ciclo, hundiéndolo en los sedientos. Existe un balance de carbono global en el que, cuando existe mucho carbono en la atmósfera, tiende a disolverse en el agua de los océanos. ¿Cuál es el problema de este fenómeno? Cuando se incorpora demasiada cantidad de CO2 a los océanos se produce una acidificación de estos y, por consiguiente, numerosos impactos negativos a la flora y fauna marina.  El caso más conocido es el blanqueamiento de los arrecifes de coral.

Pues bien, los estudios realizados sobre la absorción de CO2 por parte de los océanos estiman que éstos son capaces de absorber entre el 40 y el 50% de todo el dióxido de carbono que se ha emitido por las actividades humanas desde la revolución industrial. Este motor que ayuda a liberar al planeta de tanto CO2 tiene también un frágil equilibrio que depende, en una gran parte, de las temperaturas globales.

absorcion CO2 oceanos

Existen estudios que están alertando de que hace ya medio siglo que estos pulmones marinos que nos liberan de estos gases de efecto invernadero y reduce los graves efectos y consecuencias sobre el clima está perdiendo fuerza. La revista Scientific Reports, del grupo Nature, publicó el 30 de enero de 2017, un estudio que advierte de hasta qué punto el aumento de las temperaturas inducido tanto por fenómenos naturales, como por el hombre, puede hacer que los océanos pasen de depurar la atmósfera a cargarla con todavía más gases de efecto invernadero.

¿Qué ocurrió en la primavera del año 2010?

Debido al aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, las temperaturas globales no paran de aumentar año tras año. Esta región del Atlántico conocida como pulmón marino desempeña un papel fundamental: pasan la corriente ecuatorial de norte y la de Canarias, dos de los elementos del giro oceánico que regula el clima en la zona.

Sin embargo, en la primavera del año 2010 este pulmón dejó de funcionar por la gran elevación de las temperaturas debidas a las secuelas dejadas por el intenso fenómeno de El Niño  en el año 2009. Al no funcionar durante la primavera del 2010, se dejó de absorber unos 420 millones de toneladas de CO2, es decir, el 30% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero.

pulmón atlántico

En la primavera de 2010, los efectos de El Niño y de la Oscilación Atlántica Multidécada hicieron que la temperatura de la superficie del océano en esa zona subiera 3,4 grados por encima de lo habitual y que cambiara la velocidad de los vientos, lo que trastocó dos de los mecanismos que regulan la absorción del CO2.

Como resultado de este fenómeno, se colapsó temporalmente el mecanismo del pulmón oceánico haciendo que no pudiera absorber los 29 millones de toneladas de CO2 entre febrero y mayo. Además se debe de mencionar que en la primavera de 2010 se emitieron a la atmósfera 1,6 millones de toneladas de gases de efecto invernadero.

Regiones donde hubo cambios más importantes

Los cambios más notables se concentraron en la región de la corriente ecuatorial del norte. En esa zona el océano emitió a la atmósfera en esos meses cerca de 1,2 millones de toneladas de CO2, cuando lo normal es que absorbiera 22,4 millones.

aumento temperatura

La tendencia de aumentar las temperaturas globales está calentando las aguas superficiales de los océanos. Esto provoca el aumento en la intensidad y frecuencia de fenómenos climáticos extremos. Esto puede amenazar la capacidad que tiene este pulmón para poder reducir los efectos del CO2 y absorberlos.

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas

Escribe un comentario