Perseidas

perseidas en agosto

Seguramente habrás oído alguna vez sobre la lluvia de estrellas conocida como perseidas o lágrimas de San Lorenzo. Se trata de una lluvia de meteoros que aparece en la constelación de Perseo, de ahí su nombre, y que tiene su máxima relevancia entre el 9 y el 13 de agosto. Durante estos días se pueden observar una multitud de trazos luminosos en el cielo nocturno, lo que corresponde a las llamadas lluvias de estrellas. Se trata de una de las lluvias de estrellas más conocidas en todo el mundo y que tiene su mayor intensidad ya que pueden producir hasta 80 meteoros por hora o más. Hay que tener en cuenta que la ubicación geográfica de las condiciones atmosféricas del momento son aspectos necesarios para disfrutar de ellas al máximo.

Por ello, vamos a dedicar este artículo a contarte todas las características, origen y como ver las perseidas.

Características principales

perseidas

Se sabe que durante todo el año existen diversas lluvias de estrellas en diversos puntos del cielo. Sin embargo, las perseidas son aquellas que han tenido una mayor relevancia dado que tiene una alta tasa de meteoros por hora. Además, ocurren durante las noches de verano en el hemisferio norte, por lo que es mucho más disfrutable. Las lluvias de estrellas que suceden durante el invierno son más complicadas debe. Primero, por el frío nocturno que no te permite estar cómodo mientras observas la lluvia de estrellas. Por otro lado, tenemos las condiciones atmosféricas adversas. Durante el invierno es más probable que existan lluvias, niebla o mayor nubosidad que no va a permitir ver bien el Hierro.

Las perseidas eran conocidas por los chinos hacia el año 36 d.C. En algún momento de la edad media los católicos bautizaron a estas lluvias con el nombre de lágrimas de San Lorenzo. Naturalmente existieron algunos debates acerca del origen de estas estrellas ya que eran esporádicas. El consenso general que se dio al respecto fuerte eran simplemente fenómenos atmosféricos. Sin embargo, ya a comienzos del siglo XIX algunos astrónomos las identificaron correctamente como un fenómeno celeste.

La lluvia de estrellas se suelen nombrar por la constelación de donde parecen provenir. Esto a veces puede causar error es debido a un efecto en la perspectiva. Algunas de las lluvias de estrellas suelen ser paralelas a las trayectorias de los meteoros. Esto hace que a la vista del observador en tierra parezca que convergen en un punto denominado radiante.

Origen de las perseidas

lluvia de estrellas

Ya hemos mencionado que el origen era bastante complicado de conocer. Sin embargo, durante los primeros años del siglo XIX, algunos científicos como Alexander von Humboldt y Adolphe Quetelet pensaban que las lluvias de estrellas fenómenos atmosféricos. Las Leónidas son unas lluvias de estrellas que se dan regularmente en noviembre particularmente intensas con respecto a otras lluvias de estrellas. A raíz de aquí se tuvo una verdadera discusión son naturaleza de las estrellas fugaces.

Tras diversos estudios, los astrónomos norteamericanos Denison Olmsted, Edward Herrick y John Locke concluyeron de manera independiente que las lluvias de meteoros fueron causadas por los fragmentos de materia que la tierra encontraba recorrer su órbita anual alrededor del sol. Algunos años después otros astrónomos fueron los que descubrieron el vínculo que existe entre las órbitas de los cometas y las lluvias de estrellas. De esta forma, se pudo comprobar que la órbita del comentar Tempel-Tuttle coincidir exactamente con la aparición de las Leónidas. Es así como se pudo conocer el origen sobre las lluvias de estrellas. Se supo que estas lluvias de estrellas no eran otra cosa sino que el encuentro de nuestro planeta con algunos restos dejados por cometas cuyas órbitas los llevaban cerca del sol.

Cometas y lluvias de estrellas

lagrimas de san lorenzo

La idea de estrella conocida como perseidas tiene su origen en cometas y también en asteroides. Los asteroide son objetos que también pertenecen al sistema solar al igual que lo hacen los planetas. Se trata de fragmentos que están atraídos por la gravedad que ejerce el sol y los restos se quedaron esparcidos en forma de polvo por la órbita. El polvo está compuesto por diferentes partículas que tienen diferentes tamaños. Hay algunos fragmentos que tienen un tamaño muy pequeño por debajo de la micra, aunque también los hay que tienen un tamaño apreciable.

Al chocar con la atmósfera terrestre a gran velocidad se produce una ionización de las moléculas de la atmósfera. Es aquí donde se produce una estela de luz que se conoce con el nombre de estrella fugaz. Si analizamos el caso de las perseidas, vemos que alcanzan la velocidad de 61 kilómetros por segundo cuando se encuentran con nuestro planeta. Hay que tener en cuenta que, para que una estrella fugaz sean más visible, debe tener una velocidad mayor. De tal forma, que cuanto mayor sea la velocidad, mayor es la luminosidad de un meteoro.

El cometa que dio lugar a las perseidas es el 109P/Swift-Tuttle, descubierto en 1862 y con un diámetro aproximado de 26 km. Se sabe que el tiempo que tarda el cometa en recorrer su órbita elíptica alrededor del sol es de unos 133 años. Fue visto por última vez en el año 1992 y los cálculos científicos dicen que pasará cerca de nuestro planeta hacia el año 4479. El motivo de preocupación de esta cercanía es que su diámetro es más del doble que el asteroide que se piensa que causó la extinción de los dinosaurios.

Cómo ver las perseidas

Sabemos que esta lluvia de estrellas comienza su actividad a mediados de julio y finaliza a mediados de agosto de cada año. El máxima de actividad coincide con la festividad de San Lorenzo alrededor del día 10 de agosto. El radiante es la zona donde con mayor frecuencia se puede ver la estrella fugaz. En este caso, el punto de la esfera celeste donde se origina la estrella fugaz es en la constelación boreal de Perseo.

Para poder observar esta lluvia de estrellas no se necesita de ningún instrumento. Las mejores observaciones se pueden realizar a simple vista, aunque se necesita escoger un lugar que cumpla ciertas condiciones. Lo principal es estar lejos de cualquier contaminación lumínica, árboles y edificaciones que dificulten la visualización del cielo nocturno.

Hay que asegurarse que la luna estén más baja en el horizonte, de lo contrario apenas podemos distinguir las estrellas fugaces. El momento más apropiado para ello es después de medianoche.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre las perseidas, sus características y cómo verlas.

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.