Nubes noctilucentes

nubes noctilucentes en el cielo

Sabemos que existen diferentes tipos de nubes según su forma y formación. Una de ellas son las nubes noctilucentes. Las nubes comunes están hechas de cristales mezclados con polvo en el aire. Las nubes noctilucentes se forman en el borde del espacio atmosférico llamado mesosfera.

En este artículo te vamos a contar todo lo que necesitas saber sobre las nubes noctilucentes y sus características.

Qué son las nubes noctilucentes

nubes noctilucentes

Cuando un meteoro golpea la atmósfera, deja una estela de polvo a 100 kilómetros sobre la Tierra, donde la presión del aire es prácticamente nula. El vapor de agua se adhiere al polvo que deja el meteorito. El color blanco azulado cargado de las nubes noctilucentes es causado por diminutos cristales que se forman cuando el vapor de agua congelado se adhiere al polvo del meteorito.

Son las nubes más altas que conocemos y se forman en la mesosfera, a unos 80 kilómetros de altura (70 kilómetros por encima de las conocidas nubes cirros). El único fenómeno atmosférico que aparece por encima de las nubes noctilucentes es la aurora boreal.

Tiene una apariencia impresionante, con las olas a través del cielo nocturno reuniéndose en hebras pálidas o brillantes filamentos de color azul eléctrico que parecen provenir de otro planeta, extraterrestres. Eso no es demasiado, ya que están hechos de pequeños cristales de hielo o hielo de agua.

Cómo se forman las nubes noctilucentes

nubes en el cielo

Algunos estudios han concluido que parte de esta nube puede haberse formado a partir de la congelación del agua expulsada a la atmósfera por el transbordador espacial. Pero también se ha observado que al menos el 3 por ciento de los cristales de hielo que los forman son restos de meteoritos (el llamado «humo de meteorito»).

También son nubes «muy tímidas» y en realidad solo son visibles al atardecer y en latitudes altas (entre 50 y 70º) y en verano. Suponiendo que «geométricamente» son muy escurridizas, en la latitud (alta) correcta, uno puede mirar hacia el oeste de 30 a 60 minutos después de la puesta del sol, cuando el sol está oculto entre 6 y 16º sobre el horizonte, la ubicación es favorable para que estas nubes se ubiquen.

Aunque en lo que a observación se refiere, no cabe duda de que la Estación Espacial Internacional tenga ventajas considerables y suele regalarnos fotografías espectaculares. También cabe señalar en sus características que son independientes, ya que no parecen estar relacionados con ningún estado meteorológico en particular.

Si bien existe una creciente sospecha de que pueden ser buenos indicadores (luces de advertencia) para algunos aspectos del cambio climático, están apareciendo con mayor frecuencia en latitudes más bajas.

Se cree que después de que el metano, un importante gas de efecto invernadero, se eleva en la atmósfera y sufre una serie compleja de reacciones de oxidación, se convierte en vapor de agua, lo que conducirá a un aumento en el número de dichas nubes y su posible propagación en latitudes más altas . Así que nuestra nube noctilucente es más o menos el canario que llevan los viejos mineros para detectar fugas de gas.

De hecho, la misión AIM (Aerology of Middle Ice) de la NASA es la encargada de estudiar este tipo de nubes. En este sitio, incluso tenemos acceso a «imágenes guiadas» que predicen la visibilidad y ubicación de estas nubes.

Nubes en Marte

formacion de nubes

Otra curiosidad de estas nubes es que tienen «primos» en Marte, donde en 2006 se descubrieron nubes noctilucentes a base de cristales de dióxido de carbono y pueden ser más «exóticas» que los terrícolas con los que comparten estructura.

No quiero terminar este artículo sin hablar de los extraños descubrimientos de tales nubes, como todo lo relacionado con ellas, peculiar cuanto menos. Krakatoa entró en erupción el 27 de agosto de 1883.

Fue mortal (36.000 personas perdieron la vida), pero muy interesante desde el punto de vista meteorológico, ya que la gran cantidad de ceniza inyectada a la atmósfera cambió los patrones climáticos durante varios años, incluso, se registró un descenso de la temperatura media del planeta de 1,2º, lo que también hace que los atardeceres del planeta adquieran una tonalidad rojiza intensa.

Así que uno de los pasatiempos más habituales en la época era contemplar estos espectaculares atardeceres. Así, en 1885, T. W. Backhouse era un observador más curioso y persistente que otros, continuando hasta después del anochecer, cuando algunas noches podía ver tenues filamentos de color azul eléctrico.

Elementos necesarios para su formación

Las nubes mesosféricas polares requieren dos elementos: partículas secas y humedad. Aunque el vapor de agua es casi inexistente en la mesosfera, es poco probable, como nos muestra su colorida presencia. A esta altitud, se estima que el aire es unas 100.000 veces más seco que el del Sahara, con temperaturas de 140 grados bajo cero.

Lo que sucede es que el vapor de agua muy raro se adhiere a las partículas higroscópicas, formando pequeños cristales de hielo que se agrupan para formar estas nubes. Este fenómeno solo ocurre alrededor del equinoccio de verano en ambos hemisferios.

En el norte, será a finales de mayo, junio y julio, y en el sur, a finales de noviembre, diciembre a enero. Y solo se pueden ver después de la puesta del sol, porque es tan alto que todavía recibirán la luz del sol. Aunque la Tierra está completamente oscura, a 80-85 km el sol todavía los toca.

Países en los que se puede ver

La latitud, la distancia entre los paralelos y el ecuador, juega un papel importante aquí. Cuanto más te acercas a los polos, más se ven. Esto se debe principalmente a la circulación del viento ya la acumulación de aire frío en esta capa de la atmósfera. Estas nubes se suelen ver desde los 50 grados de latitud norte. Es decir, desde París o Londres hacia arriba y al otro lado del Atlántico, mucho más alto que Nueva York.

En el hemisferio sur, solo se puede ver en el sur de Argentina, sur de Chile y Nueva Zelanda. Pero los meteorólogos han descubierto que la presencia de estas nubes ha aumentado en latitudes más bajas en los últimos años.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre las nubes noctilucentes y sus características.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)