Luna de Saturno apta para la vida

una luna de saturno apta para la vida

Encélado, una luna helada de Saturno, ha expulsado fósforo a un océano extraterrestre, lo que supone la primera detección de este elemento vital y escaso para la vida tal como la entendemos. Y es que Encélado puede ser una luna de Saturno apta para la vida tal y como sugieren algunos estudios.

En este artículo vamos a contarte todo lo que necesita saber sobre la luna de Saturno apta para la vida y por qué se piensa esto.

Componentes esenciales para la existencia de vida

luna de saturno apta para la vida

Los investigadores proponen que los mares ocultos de Encelado pueden contener concentraciones de fósforo potencialmente 100 veces mayores que las que se encuentran en los océanos de la Tierra, lo que mejora la fertilidad del suelo de nuestro planeta. Estos descubrimientos innovadores también indican que otros cuerpos celestes helados, incluida Europa, la cuarta luna más grande de Júpiter, y Titán, la luna más grande de Saturno, también pueden albergar aguas ricas en fósforo.

Según Frank Postberg, científico planetario de la Universidad Libre de Berlín (Alemania), el fósforo es el elemento más escaso en el universo entre los seis elementos esenciales para la vida (carbono, hidrógeno, nitrógeno, oxígeno, fósforo y azufre). Los fosfatos, que son compuestos que contienen fósforo, desempeñan un papel vital en componentes cruciales de la vida en la Tierra, incluidos el ADN, el ARN y las membranas celulares.

Los astrónomos ya habían identificado cinco de los seis componentes esenciales de los océanos extraterrestres, siendo el fósforo el único elemento que faltaba. Sin embargo, en 2004, la nave espacial Cassini se embarcó en una misión para explorar el anillo E de Saturno, que está formado por granos de hielo expulsados ​​de Encelado. A través de un análisis de los granos de hielo recolectados por el analizador de polvo cósmico de Cassini, los científicos finalmente descubrieron el esquivo fósforo. Este hallazgo innovador está documentado en un estudio reciente publicado en la prestigiosa revista Nature.

Luna de Saturno apta para la vida

satelite de saturno

Con un diámetro de aproximadamente 500 kilómetros, Encelado, una de las lunas más grandes de Saturno, puede acomodarse fácilmente dentro de la Península Ibérica. Tras la llegada de la nave espacial Cassini a Saturno en 2004, los científicos inicialmente anticiparon que Encelado sería una masa sólida de hielo congelado. Sin embargo, sus expectativas se hicieron añicos al año siguiente cuando descubrieron la presencia de vapor de agua y partículas heladas en erupción de géiseres en la superficie de la luna, descubriendo la existencia de un vasto océano global ubicado entre su exterior helado y su interior rocoso.

En un estudio anterior, Postberg, el autor principal, y su equipo hicieron un hallazgo intrigante: la presencia potencial de moléculas orgánicas complejas dentro del océano de Encelado. Según Carolyn Porco, científica planetaria y líder del equipo de imágenes de Cassini, que no formó parte de la investigación, Encélado es el lugar más propicio de nuestro sistema solar para buscar vida extraterrestre. Se considera el objetivo más fácil de investigar, lo que lo hace muy prometedor.

Quizás, contra todo pronóstico, existe la posibilidad de la existencia de marcianos, incluso si son de tamaño minúsculo.

Material imprescindible es en la luna de Saturno apta para la vida

encelado

La ausencia de fósforo en el hielo de Encelado y cuerpos celestes similares ya había puesto en duda su posible habitabilidad. La cuestión de si estos lugares realmente podrían albergar vida era un tema de incertidumbre. «Había verdaderas preocupaciones sobre si el fósforo podría servir como factor limitante para el surgimiento de la vida», explica Postberg.

Según Postberg, las teorías anteriores sobre la presencia de fosfatos en los mares ocultos de Encelado y otros mundos helados no eran concluyentes. Disolver fosfatos en agua es un proceso desafiante, lo que hace que su detección dentro de los océanos sea más compleja.

Inicialmente, los estudios indicaron que los núcleos rocosos de estos cuerpos celestes podrían potencialmente retener fosfatos. Sin embargo, investigaciones más recientes han sugerido que los fosfatos también pueden abundar en los océanos.

Durante el período de 2004 a 2008, Cassini analizó un total de 345 granos de hielo del anillo E de Saturno, y dentro de esta muestra, los científicos pudieron identificar la presencia de fosfatos en nueve de estos granos.

Según Postberg, lo que más destacó fue la notable claridad y la innegable presencia de firmas de fosfato en los datos. El análisis de una cantidad sustancial de datos llevó varios años, pero desde mi punto de vista, esta detección es verdaderamente indiscutible.

Chris McKay, astrobiólogo del Centro de Investigación Ames de la NASA en Moffett Field, California, que no participó en esta investigación, expresa su sorpresa por la impresionante capacidad de Postberg y sus colegas para separar eficazmente los granos e identificar la señal de fósforo.

Las nubes de Venus fueron objeto de atención reciente debido a la polémica afirmación de la presencia de fosfina, un compuesto compuesto de fósforo e hidrógeno. Sin embargo, Gabriel Tobie, científico planetario del Centro Nacional Francés de Investigaciones Científicas, que no participó en el estudio, afirma que no hay ninguna disputa sobre Encélado. Aclara que el fosfato y la fosfina son entidades distintas.

Según Tobie, la presencia de fosfatos en Encelado puede explicarse sin necesidad de reacciones inusuales, mientras que la existencia de fosfina en Venus plantea una explicación mucho más desafiante.

Explorando las profundidades

Postberg explica que los científicos pudieron estimar las concentraciones de fósforo en las aguas de Encelado basándose en los niveles de fosfato observados en los frijoles congelados. Sus hallazgos indicaron que las concentraciones de fósforo en las aguas de Encelado eran significativamente más altas, entre 100 y 1000 veces mayores, en comparación con los océanos de la Tierra. Los experimentos de laboratorio realizados por los científicos respaldaron esta posibilidad y revelaron que el océano de Encelado, al igual que la gaseosa, contiene abundantes carbonatos disueltos. Como resultado, este océano parecido a la sosa tiene la capacidad de disolver los fosfatos presentes en las rocas de Encélado.

Postberg sugiere que es probable que los gélidos reinos oceánicos de los cuerpos celestes en los confines de nuestro sistema solar, incluidos Plutón y Tritón, la luna más grande de Neptuno, contengan carbonatos. Esto implica que estos mundos helados tienen la capacidad de disolver los fosfatos de las formaciones rocosas. Además, la próxima misión Europa Clipper de la NASA, que comenzará en 2024, tiene el potencial de identificar fosfatos dentro de las partículas congeladas expulsadas por la luna de Júpiter.

Si bien el descubrimiento de fosfatos en Encelado presenta perspectivas intrigantes, aún quedan dudas sin resolver debido a la cantidad limitada de granos de hielo analizados por los científicos. Tobie sugiere que se requieren más exploraciones para determinar la presencia de estos fosfatos en todo el océano de Encelado o si están localizados en áreas específicas.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre la luna de Saturno apta para la vida y sus condiciones.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.