Los bosques como pieza clave contra el cambio climático

bosques para la lucha contra el cambio climático

Para luchar contra el cambio climático los árboles y los bosques son vitales. La absorción de CO2 mediante la fotosíntesis nos ayuda a reducir la cantidad de gases de efecto invernadero en la atmósfera y por consiguiente a poder contribuir a que no aumenten las temperaturas.

Tras la Cumbre del Clima y el Acuerdo de París se han establecido un límite de emisiones de gases de efecto invernadero para poder reducir los efectos del cambio climático. Pues bien, la masa forestar española, que ocupa más de la mitad de la superficie del país, es clave para poder cumplir con estos compromisos.

La importancia de la masa forestal

masas forestales y tala de árboles

Desde que se impusieron los objetivos por el cambio climático los bosques se han convertido en un elemento esencial y ha cobrado un papel protagonista en la sostenibilidad. Son una herramienta muy útil de cara a la lucha contra el cambio climático ya que son importantes sumideros de carbono.

Cada año los grandes bosques fijan más del 24% total de las emisiones de CO2 que se produce en España. De ahí la importancia que tiene aumentar la superficie arbolada y mejorar la calidad de la existente. Una disminución de bosques por incendios recurrentes o un aumento severo de las temperaturas tendría una fatal repercusión en términos de emisión de gases de efecto invernadero, reduciendo e incluso anulando la capacidad mitigadora de las masas forestales. Por lo tanto, tener un buen cuidado de los mismos es sinónimo de una buena gestión ambiental.

Objetivos del Acuerdo de París

emisiones de gases de efecto invernadero según el Acuerdo de París

Los objetivos del Acuerdo de París que ratificó España el pasado 30 de noviembre alcanzan un descenso de las emisiones de gases de efecto invernadero en un 26% para el 2030 de aquellos sectores que son difusos (como lo son el transporte, la agricultura, residuos o edificaciones) y un 43% de aquellas emisiones correspondientes al sector industrial. Las emisiones se deben de reducir con respecto a los niveles contaminantes que había en 2005.

Para poder conseguir los objetivos impuestos por el Acuerdo de París, los árboles juegan un papel importantísimo como sumidero de carbono. Gracias a ellos, conseguimos reducir la cantidad de CO2 de la atmósfera. Sin embargo, por falta de gestión o de ingresos, cada día se abandonan los montes y no se les tiene un cuidado adecuado para prevenir incendios forestales, fomentar el equilibrio ecológico y ayudar a la conservación de la biodiversidad. Tenemos que recordar que un monte es sostenible gracias a la gestión ambiental, social y económica de los mismos.

La conservación de los bosques

bosques sostenibles para el cambio climático

Según la Asociación Española para la Sostenibilidad Forestal (PEFC), los árboles pueden mejorar la vida de las ciudades, ya que su colocación estratégica es capaz de enfriar el aire entre 2 y 8 grados centígrados. Además, los bosques proporcionan madera que nos aporta una cantidad de energía mayor que la que lo hace el sol, el agua o el viento, constituyendo el 40% del suministro actual de energía renovable en el mundo.

Según la organización ecologista WWF, actualmente se han perdido dos tercios de los bosques del planeta en los último 10.000 años. Esta tendencia persiste por las talas ilegales y su transformación para la agricultura intensiva. La organización ecologista recomienda hacer un buen inventario de los recursos forestales, de su biodiversidad y de sus implicaciones sociales para que las acciones en el monte no pongan en riesgo su futuro, “teniendo en cuenta las dimensiones ambiental, social y económica”.

Sin embargo, el panorama en España es otra historia. Aquí no existe una gestión forestal que sea rentable, ya que no existe ningún mercado para los productos que se extraen del bosque, es muy marginal o tiene los precios muy bajos.

También, WWF considera como algo fundamental la creación de órganos consultivos y la participación pública de forma equitativa de todos los agentes interesados en los bosques desde la perspectiva ambiental, social y económica.

Como podéis ver, la lucha contra el cambio climático tiene un gran aliado del que, aún en España, no se tiene mucho en cuenta.

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *