Los barcos hundidos en el Mar Negro

naufragios

El Mar Negro sirvió como una extensión geográfica que fue testigo del paso de piratas, griegos, bizantinos, otomanos, cosacos y venecianos. Las aguas de esta región, situada entre las actuales Turquía, Bulgaria, Ucrania, Moldavia, Georgia y Rusia, desempeñaron un papel vital a la hora de facilitar el intercambio de bienes y productos entre imperios influyentes y, potencialmente, incluso sirvieron como canal para el tráfico de esclavos ilícitos y el comercio. Son muchos los barcos hundidos en el Mar Negro a lo largo de la historia.

En este artículo vamos a contarte cuáles son los barcos hundidos en el Mar Negro a lo largo de la historia.

Barcos hundidos en el Mar Negro

los barcos hundidos en el mar negro

Como se anticipó, ocasionalmente habría casos en los que un barco sucumbiría a la fuerza implacable de una tormenta. Sin embargo, los detalles que rodean el destino tanto del barco como de su tripulación seguirán siendo un misterio.

La composición química única del fondo del Mar Negro permite la preservación de la materia orgánica, lo que ha dado como resultado que numerosos naufragios se conserven notablemente como testimonio tangible de una historia que abarca desde el siglo IX al XIX.

En el escenario típico, la madera se deteriora rápidamente cuando se expone al agua salada. Sin embargo, la composición química única del fondo marino en esta área particular permite la preservación de material orgánico. Como resultado, numerosos barcos que descansan en el lecho del océano permanecen notablemente intactos, lo que constituye un vívido testimonio de una narrativa histórica que abarca desde el siglo IX hasta el siglo XIX.

Hasta ese momento no se habían visto barcos hundidos en el Mar Negro. También fue inesperado que alguien se topara con ellos. Sin embargo, una expedición internacional fortuita, liderada por la Universidad de Southampton (Inglaterra), dio con 41 de estos barcos y capturó fotografías detalladas de los mismos.

Rodrigo Pacheco Ruiz

barcos hundidos en el mar negro

El afortunado que vio el barco sumergido no fue otro que Rodrigo Pacheco Ruiz, un distinguido experto en arqueología marítima. Completamente sin palabras ante la vista que tenía ante él, se quedó asombrado por la absoluta magnificencia del antiguo barco que había descansado pacíficamente a la insondable profundidad de 300 metros durante casi dos milenios.

A esa profundidad y con su edad, el barco conserva las intrincadas marcas dejadas por el martillo y el cincel, así como las cuerdas cuidadosamente enrolladas y los adornos de madera ornamentados. Este es un descubrimiento notable, ya que nunca antes se habían documentado detalles tan meticulosos.

En realidad, el verdadero objetivo de la expedición científica se centró en investigar los efectos provocados por el cambio climático. Específicamente, el equipo se propuso determinar la velocidad a la que el Mar Negro, que anteriormente era un simple lago durante la edad de hielo, se inundó de agua. Esta investigación es de gran relevancia, ya que una parte de la actual Bulgaria quedó sumergida bajo el mar.

El arqueólogo marino Rodrigo Pacheco Ruiz se quedó boquiabierto al descubrir una embarcación que llevaba 1.800 años inalterada, escondida a 300 metros de profundidad. La absoluta magnificencia del barco lo dejó asombrado.

A medida que las temperaturas continúan fluctuando y los glaciares desaparecen rápidamente en las regiones montañosas, así como en la Antártida y Groenlandia, es reconfortante tener una comprensión clara del tiempo restante disponible para idear estrategias alternativas en las regiones costeras.

Expansión de agua salada

barcos antiguos

En una época muy pasada, hace aproximadamente 12.000 años, ocurrió un evento notable cuando el aumento de las temperaturas de la tierra hizo que el Mar Mediterráneo expandiera su agua salada. Esta expansión provocó la invasión del Mar Negro a través de lo que hoy se llama Estrecho del Bósforo. Como resultado, el Mar Negro adquirió una composición química distinta. Su capa superior contiene el oxígeno vital que traen los caudalosos ríos de Europa que desembocan en ella. Sin embargo, en las profundidades de este cuerpo de agua el oxígeno está ausente, creando un ambiente desprovisto de vida debido a la anoxia. Curiosamente, esta falta de oxígeno preserva la materia, impidiendo que sufra oxidación.

El viaje se embarcó con extraordinarios instrumentos diseñados para cartografiar las profundidades del océano. Un par de vehículos inmensamente potentes, equipados con cámaras 3D de última generación capaces de capturar hasta los detalles más minuciosos, permitieron la reconstrucción meticulosa del terreno estudiado.

Expedición Surveyor

Un notable dispositivo submarino conocido como Surveyor Interceptor supera la velocidad de los vehículos submarinos tradicionales. Equipada con instrumentos geofísicos, cámaras de alta definición, luces y un escáner láser, esta criatura mecánica parece una creación del reino de la ciencia ficción.

A lo largo de la investigación, alcanzó con éxito una profundidad sin precedentes de 1.800 metros, manteniendo una velocidad de más de 6 nudos y recorriendo una notable distancia de 1.250 kilómetros.

La expedición tenía un objetivo completamente diferente en mente, pero entonces, de la nada, los barcos emergieron del fondo del mar como flores, una vista sorprendente que parecía ser un regalo de las profundidades del tiempo.

El profesor Jon Adams, estimado fundador y director del Centro de Arqueología Marítima de la Universidad de Southampton, se embarcó en el buque científico Stril Explorer, totalmente comprometido con la exploración del mundo en pos de misiones aparentemente insuperables.

“En nuestra búsqueda por comprender el impacto del aumento del nivel del agua en las poblaciones humanas que residen a lo largo de la costa búlgara del Mar Negro, nos encontramos lidiando con preguntas desafiantes sobre el momento, la velocidad y las consecuencias de este fenómeno.”

El principal objetivo del proyecto era realizar investigaciones geológicas para identificar superficies terrestres sumergidas en el actual lecho marino del Mar Negro. Esto implicó recolectar muestras, analizarlas, determinar su edad y reconstruir el entorno prehistórico de la región. Inesperadamente, durante estas investigaciones geofísicas, nos topamos con un hallazgo notable: tesoros hundidos en forma de barcos antiguos. «Si bien estos barcos fueron una ventaja interesante, nuestro enfoque principal permaneció en el estudio paleoambiental. Es realmente sorprendente lo bien conservados que están estos barcos debido a las condiciones de agotamiento de oxígeno por debajo de los 159 metros en el Mar Negro», explicó Adams.

Al emplear tecnología de grabación 3D de vanguardia diseñada específicamente para estructuras sumergidas, se han podido capturar con éxito imágenes impresionantes sin causar ninguna alteración en el fondo marino. Esta metodología innovadora ha catapultado a la vanguardia de la experiencia mundial en este campo, ya que nadie había logrado modelos tan completos de embarcaciones hundidas a estas profundas profundidades.

La plataforma marítima búlgara es el único foco de la misión, lo que indica la posibilidad de numerosas revelaciones adicionales inesperadas.

Entre las 41 vasijas descubiertas, algunas se remontan al siglo VIII, durante el reinado del Imperio Bizantino en la zona. Sin embargo, también hubo barcos enviados por sultanes y comerciantes otomanos, así como por marineros venecianos que frecuentemente comerciaban en esta región y eran víctimas de sus traicioneras tormentas.

Entre la colección de barcos se encuentran embarcaciones que datan de los siglos XIV, XVI y XVIII, así como una del año 1800. Al examinar los estilos de cerámica, los tipos de anclas y los diseños de mástiles, los arqueólogos pueden determinar el período de tiempo específico y la ubicación de la partida de cada barco.

Según el profesor Adams, es impresionante presenciar un barco que Marco Polo habría reconocido fácilmente, ya que nos recuerda las destacadas actividades comerciales de los italianos en el Mar Negro durante la Edad Media.

Igualmente notable es el método empleado para revelar estas riquezas sumergidas al ojo público. Mediante la utilización de software de fotogrametría 3D, que es una técnica para adquirir mapas y planos a través de fotografías, se elaboró ​​meticulosamente un conjunto de miles de imágenes. Este complejo proceso permite la creación de un modelo digital integral, que luego puede examinarse y analizarse desde varias perspectivas.

Los vehículos submarinos aprovecharon al máximo sus extraordinarias capacidades las 24 horas del día. De esta manera, descubrieron con éxito una flota de barcos esparcidos en una vasta extensión de 2.000 kilómetros cuadrados. Y este es sólo el comienzo de su extraordinario viaje.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre los barcos hundidos en el Mar Negro y sus características.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.