Qué es y cómo se forma la lluvia de barro

Seguramente alguna vez hayas presenciado una lluvia de barro. Se le llama así cuando las ciudades se ven envueltas en una capa superficial de barro y arena tras una lluvia. Por lo general, que en una zona llueva significa que tanto el aire como el suelo se purifica y se limpia. Sin embargo, durante estas lluvias todo queda más sucio de lo que estaba antes. Y es que estos fenómenos son muy conocidos por dejar los coches llenos de barro.

¿Te gustaría saber por qué tienen lugar la lluvia de barro y cuándo suelen ocurrir?

Por qué se producen las lluvias de barro

Estas lluvias son muy comunes en primavera y verano. Sin embargo, es un fenómeno meteorológico que puede llegar a producirse en cualquier época del año. Es algo casi único de España debido a su posición. La razón por las que se producen reside en el polvo africano. El desierto del Sáhara está relativamente cerca de la península Ibérica. Ello hace que los fuertes vientos desplacen todo ese polvo a nuestro país.

Cuando el polvo en suspensión que hay en el cielo actúa como núcleos de condensación higroscópico, contribuye a la formación de nubes de lluvia. Acompañado de inestabilidad atmosférica y viento cambiante, se completa la fórmula para estas lluvias de barro. Cuando estas precipitaciones tienen lugar, tanto el cielo como los coches quedan teñidos de colores turbios y de lodo.

También son llamadas “lluvias de sangre” en algunos lugares. Esto se debe a que en la época más cálida, el barro precipitado puede adquirir una pequeña tonalidad rojiza. Durante estos episodios de lluvia se habla mucho sobre el Sáhara y su afección en la calidad del aire de España.

Y es que el desierto está continuamente introduciendo polvo en nuestro aire. Dependiendo del régimen de vientos y de su intensidad, la cantidad de polvo que entra en España es más o menos.

Análisis de las precipitaciones

Por lo general, estas lluvias son predecibles gracias a las imágenes del satélite. Con las imágenes que se obtienen del satélite se puede apreciar la espiral de la depresión arrastra una nube de polvo. Cuando disminuye la presión atmosférica en un lugar, el aire se desplazará en torno a esa zona de bajas presiones. Es entones cuando, dependiendo del hemisferio donde nos encontremos, que el dicho aire se desplazará en círculo sobre la zona de bajas presiones en sentido horario u antihorario.

Las precipitaciones de barro no tienen por qué ser sólo durante una ocasión, sino que puede durar días. Todo ello depende de las condiciones en los vientos y en la dirección. Si la inestabilidad atmosférica que forman las nubes de precipitación se mantiene durante varios días y el viento trae consigo más polvo sahariano, las precipitaciones acaecidas serán todas de barro.

Normalmente, las zonas más afectadas por la lluvia de barro se encuentran en Andalucía. Esto se debe a la cercanía con el continente Africano. También se pueden observar en las zonas medias e incluso en el norte de España, pero con menos frecuencia e intensidad. Conforme más distancia haya, menor es la probabilidad de que ocurra.

Efectos negativos

Los efectos de la lluvia de barro se ve claramente en la luna de los coches. Tras un episodio de estos, se puede ver cómo aparecen los coches teñidos de marrón. Parece como si hubieran atravesado un pantano de lodo.

La cosa no se queda solamente en los coches, sino que también se puede apreciar en aceras e incluso en las hojas de los árboles. Si durante esos días se mira al cielo, se puede ver que el tono de las nubes no es blanco, sino que adquiere un color turbio.

Uno de los efectos que tienen estas lluvias cuando tienen lugar en verano es el aumento de temperatura. Esto se debe a que el aire que trae el polvo sahariano es más caliente que el que hay en la península.

¿Cuánto dura?

Este fenómeno puede tener lugar en cualquier momento del año. Sin embargo, es más frecuente en los meses de verano y primavera. Por lo general, la suspensión del polvo en la atmósfera puede prolongarse entre 24 y 60 horas. Despues de ello, comienza a desaparecer.

Hay que tener en cuenta que el 70% de todo el polvo a nivel mundial procede del desierto del Sáhara. Esto es un dato muy importante a tener en cuenta para conocer la repercusión del mismo sobre los ecosistemas de todo el planeta.

Este barro no solo nos ensucian las calles y los coches, sino que aportan nutrientes a la tierra y los océanos. Junto al polvo y la arena subsahariana viajan suspendidos minerales, bacterias, esporas y polen. En su conjunto logran superar grandes distancias para llegar a los lugares más inverosímiles. Como, por ejemplo, debajo de tu sofá o el interior del continente europeo a miles de kilómetros de distancia.

Espero que ahora hayas podido saber la razón por la que tienen lugar estos fenómenos 🙂

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:

Estaciones meteorológicas



Graduado en Ciencias Ambientales y Máster en Educación Ambiental por Universidad de Málaga. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de medioambiente a los lectores de manera sencilla, clara y entretenida para que se aprendan los valores de la naturaleza y la necesidad de preservarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.