Homo erectus

homo erectus

Sabemos que el ser humano ha pasado por múltiples especies y evolución hasta el ser humano actual. Nuestra especie actual, el Homo sapiens, proviene de otras especies. Una de ellas es el Homo erectus. Homo erectus es un hombre primitivo que vivió en varias partes de la tierra durante parte del Pleistoceno. El espécimen más antiguo se encontró en Demanisi, Georgia, y data de aproximadamente 1,8 millones de años. El primer descubrimiento de esta especie ocurrió en 1891 en la isla asiática de Java, que ahora forma parte de Indonesia.

En este artículo vamos a contarte todo lo que debes saber sobre el Homo erectus, sus características y su historia.

Origen del Homo erectus

homo erectus evolucion

Este hombre primitivo ha existido en la tierra durante mucho tiempo. Hay opiniones encontradas sobre la fecha de su extinción. Algunos antropólogos creen que sucedió hace unos 300.000 años, mientras que otros afirman que sucedió hace 70.000 años. Esto ha llevado a algunos expertos a creer que vive con Homo sapiens, pero esta no es la posición más común en la actualidad.

El origen del Homo erectus también es controvertido. De esta forma, alguien lo puso en África, aunque muchos antropólogos no se ponen de acuerdo y llaman al espécimen hallado allí Homo ergaster. Los partidarios de esta posición afirman que el Homo erectus es originario de Asia.

Una de las características más destacadas de este hombre primitivo es su capacidad craneal, que es mejor que la de especies anteriores. Una de las principales razones de este cambio fue el descubrimiento de cómo hacer frente a los incendios, lo que permitió mejorar la nutrición.

Homo erectus es uno de los antepasados ​​del Homo sapiens. La etapa de la evolución humana en la que se encuentra el Homo erectus es una de las etapas más desconocidas, por lo que conviven varias teorías diferentes. Por lo tanto, uno de ellos se remonta a África hace 1,8 millones de años.

Cabe destacar que otros expertos confirmaron que los restos encontrados en el continente pertenecían a otra especie similar, Ergaster. Todos están de acuerdo con el hecho de que con la aparición del Homo erectus, los pueblos primitivos se convirtieron en nómadas y abandonaron África.

El primer descubrimiento de Homo erectus ocurrió en el este de Asia, pero también se encontraron restos en Eurasia. En áreas remotas donde se encuentran sedimentos, el éxito de esta especie se puede verificar con precisión. Esto genera muy pocas diferencias físicas y culturales entre ellos, porque tienen que adaptarse a las diferentes condiciones de cada región. Por ejemplo, el clima en Europa era frío en ese momento y si no fuera por el descubrimiento del fuego, esto sería un gran problema.

Características principales

craneo del ser humano

Todos los expertos coinciden en la naturaleza nómada del Homo erectus. La evidencia encontrada indica que fue el primer homínido en salir de África. A lo largo de los años, ha llegado al sudeste asiático.

La hipótesis más famosa es que puede hacer uso del puente de hielo formado durante el glaciar para este viaje. Su expansión ha dado lugar a que todavía aparezca en partes de Indonesia, China, Europa o Asia Central.

Como ocurre con todos los restos fósiles, no es fácil determinar las características físicas y biológicas. Los científicos consideran varios parámetros para aproximarse, especialmente la altura o la forma del cráneo. Por ejemplo, los dientes proporcionan información muy importante sobre la dieta y otros hábitos importantes.

En este caso, hay que sumar la presencia de varias subespecies, que tienen características ligeramente distintas. Existen, no obstante, algunos rasgos del Homo erectus que parecen ampliamente aceptados.

Rasgos del Homo erectus

homo sapiens

Poco se sabe sobre la piel del Homo erectus. Como todos sabemos, tiene glándulas sudoríparas, pero ni delgadas ni gruesas. En términos de huesos, la estructura de la pelvis del Homo erectus es similar a la de los humanos de hoy. Sin embargo, es más grande y más fuerte. Algo similar le sucedió al fémur, y a medida que aparecían más restos, era más fácil de estudiar. Además de su tamaño superior, ciertas marcas de inserción muscular indican que el cuerpo es fuerte y robusto.

El Homo erectus, como su nombre indica, camina sobre dos pies, similar al Homo sapiens. En un principio se pensó que la altura media de los machos era muy pequeña, unos 1,67 metros. Sin embargo, los nuevos remanentes han cambiado esta forma de pensar. Ahora se estima que un adulto puede alcanzar una altura de 1,8 metros, que es más alta que el homínido anterior.

El mentón del Homo erectus también es muy fuerte, aunque no tiene mentón. El hecho de que los dientes sean pequeños ha llamado mucho la atención. Los paleontólogos han descubierto que a medida que el cuerpo se agranda, el tamaño de la dentición disminuye.

De manera similar, los músculos de la mandíbula parecen haberse vuelto más pequeños y la garganta se estrechó. Es posible que la presencia de fuego y la carne cocida masticable más fácilmente produzcan este efecto. El cráneo de Homo erectus tiene tres características distintivas. El primero es el hueso supraorbitario recto, aunque no tiene esa forma que se encuentra en Grecia y Francia. Por otro lado, tienen una cresta sagital en el cráneo, que es más común entre los asiáticos. Estos también son aquellos con voladizos occipitales bastante gruesos.

Lenguaje

Una de las cuestiones pendientes sobre el Homo erectus es si ha utilizado el lenguaje hablado durante su existencia. Una teoría sobre la especie sugiere que son las primeras personas en usarla en la comunidad que crearon.

Es difícil saber si esta teoría es correcta mediante el estudio de los fósiles. Si la biología parece apoyar este hecho, porque tienen estructuras cerebrales y orales para hacer esto.

Un estudio reciente de Daniel Everett, decano de la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Bentley en Massachusetts, confirmó esta hipótesis. Según sus hallazgos, la primera palabra pronunciada por los pueblos primitivos fue pronunciada por miembros del Homo erectus.

La comida es uno de los aspectos más interesantes de la investigación del Homo erectus. Más concretamente, tras descubrir cómo afrontar los cambios que se produjeron tras el incendio. Al principio era un animal omnívoro, para la obtención de carne utilizaba restos de cadáveres de animales. Además, también recolecta verduras y pastos, buscando una dieta lo más completa posible.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre el Homo erectus y sus características.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.