¿Hay vida en las nubes? ¡Sí! Aunque parezca que no

nubes anochecer

Hay vida en las nubes, más allá de partículas de agua, aerosoles, cristales de hielo, o polvo, un equipo de Estados Unidos descubrió que existe vida en las nubes. Aunque se sospechaba de hace mucho tiempo, ahora se tiene la prueba real de que así es gracias al experimento que hicieron.

Sí, es posible que en adelante cuándo alcemos la vista para dirigirla al cielo y veamos las nubes, sea inevitable pensar que incluso en ellas existen seres vivos. Pero así es, y hoy vamos a explicaros cómo ocurre esto. Porque este mundo, sigue teniendo sorpresas y maravillas allí dónde parecía que ya estaba todo descubierto.

¿Quiénes y cómo hicieron el experimento?

Un equipo en California, de San Diego, y la Institución Oceanográfica Scripps de Estados Unidos, tomaron gotas de lluvia y de agua cristalizada (hielo) durante un vuelo a través de las nubes. En el análisis que se hizo, descubrieron que estaban compuestas además de partículas de polvo y otros materiales orgánicos, por bacterias, esporas de hongos y algunos residuos de planta. El análisis en realidad fue un intento por intentar descifrar cómo influyen en la formación de las nubes.

avion c130

Avión C-130

El análisis fue tomado con un avión C-130 a través de las nubes. El avión llevaba incorporado un espectrómetro de masas y una cámara de hielo. Las mediciones de las muestras fueron tomadas “in situ”, por lo que es muy importante para determinar que la medición es correcta sin permitir que influyan otros factores.

¿Cómo han llegado hasta allí arriba?

viento desierto

Una de las conclusiones a las que llegaron los científicos son las corrientes de viento. Por ejemplo, tormentas de arena que pueden ser provocadas en Asia, ayudan a la formación y cristalización de las gotas de agua en las nubes. Éstas al levantarse transportan las partículas de polvo, cómo hemos descrito, y entre ellas las esporas de hongo, bacterias, etc. Se deduce pues, que una precipitación que caiga en América, podría transportar bacterias provenientes de Asia.

Anne-Marine Schmoltner, de la Fundación Nacional de Ciencia Estadounidense (NFS), que son quiénes financieron el proyecto, dijo: “que ahora se ha descubierto como no sólo el polvo inorgánico, sino las propias partículas biológicas, toman un papel determinante en la formación de las nubes”.

Bien seguro, que de ahora en adelante, cuándo se mire “allí arriba”, se verá algo más que simple vapor de agua condensado.

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *