Gran Niebla de Londres

gran niebla de londres

La contaminación atmosférica puede provocar graves problemas respiratorios y cardiovasculares a través de las emisiones de gases de efecto invernadero tóxicos emitidos por las industrias y el transporte. Tal caso extremo se da en la gran niebla de Londres producida en el año 1952. Se trata de un periodo en el que la niebla contaminantes y acumuló debido a patrones atmosféricos que debemos a continuación y produjo la muerte de muchas personas.

En este artículo vamos a contarte todas las características, causas y consecuencias de la gran niebla de Londres.

Gran niebla de Londres

londres en 1952

En general, las ciudades de Europa occidental han respirado un aire más limpio en los últimos años. Las actualizaciones sobre la contaminación de capa gruesa casi siempre se refieren a las ciudades del norte de China, donde no se pueden ver fotos de las calles a decenas de metros de distancia debido a la propagación del “smog” viral. La Organización Mundial de la Salud ha advertido repetidamente a las personas sobre los riesgos de enfermedades pulmonares y cardiovasculares que viven en estas condiciones. Uno de los casos más sonados fue la gran niebla de Londres en 1952, que fue recreado en la primera temporada de la serie británica The Crown.

El 5 de diciembre comenzó en las Islas Británicas el peor desastre de contaminación de la historia. Londres fue azotada por una ola de vientos fríos durante semanas, por lo que para calentar hogares y oficinas, lo hacían con el calor de la quema de carbón.

La gente estaba tan acostumbrada a la «niebla» que no se sorprendían de que la contaminación del aire esté ahogando a las ciudades en tanta niebla que está más contaminada de lo normal. En este caso, la contaminación fue tan grande que era imposible ver de un lado a otro de la calle; en algunas partes del este de Londres, no se podían ver los pies, según la BBC.

El corresponsal del ABC describió de esta manera este fenómeno:

«Estas nieblas espesas, casi sólidas, que se comen a los autobuses precedidos por un hombre de a pie con un hachón de resina en la mano; que apagan el sonido; que obligan a los «cines» a anunciar al público que «la visibilidad de la pantalla no pasa de la cuarta fila»; que suspende, como ocurrió el 8 de diciembre último una representación de La Traviata por laringitis súbita del tenor y de las dos sopranos y porque los coros no alcanzaban a divisar la batuta del maestro; que entra también en las casas y en los pulmones; que ensucia los muebles y ennegrece las ropas y la saliva, que se pega a los vidrios, a las cortinas y a los cuadros, es el azote de los cardíacos, de los asmáticos y de los que tienen los bronquios en la miseria y mueren. Mueren sin asistencia, en ocasiones, porque el médico no puede llegar a tiempo a través de «la manta» que reduce el horizonte a dos yardas»

Causas de la gran niebla de Londres

la gran niebla de londres

Por la mañana, la niebla empezó a cambiar de color debido a la gran cantidad de hollín de las chimeneas y la contaminación de los coches, situación que debe verse agravada por el hecho de que recientemente los tranvías eléctricos han sido sustituidos por autobuses que funcionan con gasóleo. Estos factores convergieron en un cóctel que cobró miles de vidas en cuestión de días.

Durante cinco días, una espesa niebla de un frente frío y sin viento envolvió el centro de Londres y un radio de 20 millas; el exceso de humo negro de la quema de combustibles fósiles de mala calidad hizo que la neblina sea más densa, rica en azufre y que libere partículas de ácido sulfúrico. Se produce un fenómeno llamado smog, una mezcla de niebla y humo muy perjudicial para la salud.

La ciudad se convirtió en una burbuja de contaminación del aire: era apenas visible a metros de distancia, el tráfico terrestre y aéreo se paralizó y la gente deambulaba por las calles con mascarillas. Se grabaron escenas dantescas, como conductores conduciendo sus automóviles con la cabeza fuera de las ventanas, y se vieron obligados a abandonar sus vehículos en medio de la carretera sin visibilidad.

El carbón ha sido el principal combustible de Londres desde el siglo XVII. Atrás quedaron los días en que la leña se usaba para calentar palacios y casas particulares, ya que los bosques escaseaban debido a la construcción de barcos o casas, un bien preciado. El problema a mediados del siglo XX era el problema económico que asfixiaba a Gran Bretaña, obligada a exportar su carbón de mejor calidad, y otro carbón con mayor concentración de azufre para consumo propio.

Carrera y muerte

contaminacion excesiva

Con el paso del tiempo, la niebla no solo no disminuyó, sino que se volvió más y más espesa. Muchos conciertos fueron cancelados porque incluso entró humo en el recinto cerrado; incluso una representación de La Traviata en el Teatro Sadler’s Wells fue cancelada porque el escenario no era visible desde las cabinas. Las autoridades también advirtieron a las familias que no enviaran a sus hijos a la escuela para que no se perdieran en el camino.

Lo único que no fue cancelado es la tradicional carrera a campo traviesa entre los equipos de Oxford y Cambridge en Wimbledon. Por supuesto, los corredores de larga distancia tenían que usar máscaras para evitar que sus pulmones se llenaran de gases tóxicos, y eran guiados por los jueces, quienes les gritaban: «¡Por aquí, por aquí!» todo el tiempo.

Lógicamente, estas señales infernales provocaron un aumento del vandalismo y la delincuencia: saqueos, robos y hurtos de carteras y bolsos, gracias al cobijo que brinda la oscuridad. Pero lo más llamativo fue el número de muertes registradas durante los cinco días que persistió la neblina, como se recuerda, y los efectos derivados: se estima que 12.000 personas fallecieron, sobre todo entre recién nacidos y ancianos, por infección pulmonar del tracto respiratorio superior, hipoxia u obstrucción de la vía aérea superior.

Después de cinco días en un infierno de oscuridad y smog nocivo, la gran neblina se disipó el 9 de diciembre, cuando un fuerte viento del oeste llevó las nubes nocivas desde Londres hasta el Mar del Norte. Ante una catástrofe medioambiental, el Parlamento británico vio obligado a tomar medidas legales draconianas para limitar el uso de combustibles fósiles industriales y reducir la contaminación del aire.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre la gran niebla de Londres y sus consecuencias.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.