Gran Nevadona

gran nevada

4 de febrero de 1888. Asturias amanece en medio del frío glacial con los primeros copos de nieve del invierno que pasarán a la historia. El primer episodio, conocido como la gran Nevadona en 1888, dejó decenas de heridas, mató a 42 y se llevó a 20.000 cabezas de ganado, destruyó 1.000 viviendas y las aisló del mundo exterior durante un mes. Hasta 9 metros de nieve a más de 1.000 metros de altura, y 3 metros de nieve en las cotas inferiores de sólo 500 metros. Muchas personas se piensan si este fenómeno se puede dar de nuevo.

En este artículo vamos a contarte todo lo que ocurrió con la gran Nevadona y cuáles fueron sus características y consecuencias.

La gran Nevadona

gran nevadona

El 14 de febrero empezó a nevar, y nevó casi todo el día 20, hasta el 23, aunque hubo una fuerte helada, pero hubo una breve mejoría. El día 24 comenzó un nuevo período de nieve, que fue más fuerte que los días anteriores y no cesó hasta principios de marzo, seguido de una fuerte helada. Alrededor del 8/9 de marzo, los vientos cambiaron de oeste a suroeste, produciendo un breve pero intenso deshielo y crecidas de los ríos, lo que agravó las condiciones ya vistas en Cantabria y ciudades asturianas. Dramático panorama. Cuando todo parecía haber terminado, en la segunda quincena del mes, comenzó una nueva nevada, muy intensa, sobre todo en el interior y las regiones alpinas, que no cesó hasta pasado el día siguiente.

En un momento dado, las nevadas van acompañadas de intensas ventiscas que acumulan grandes cantidades de nieve que luego comienzan a traducirse en catastróficas avalanchas y grandes deslizamientos de tierra a medida que aumentan las temperaturas y se deshielan.

No nevó hasta el día 20, y luego desde la última semana de marzo, el sur volvió con aguaceros y lluvias torrenciales y el río Ebro volvió a embravecerse. El frío aún volverá a fines de abril, pero esa nieve ya pasó, pero la devastación aún se puede sentir durante meses.

Este es el panorama que ofrece la intensa nevada que asoló Cantabria en su momento. Faltan datos de lugares donde las nevadas deben ser muy intensas, como el Valle de Soba y la zona de Ramales – Ruesga – Arredondo. Las zonas más altas en los valles del Pas, Pisueña y Miera (Puertos de Lunada y Estacas de Trueba). Por otro lado, apenas hay datos de Bolaciones porque se descubrió hace varias semanas. En todo caso, teniendo en cuenta la altura de estas localidades, el espesor medio no será inferior a 2,50 metros. Ni que decir tiene que en los glaciares de la comarca de Campo o en los valles altos de Liébana, se cuentan relatos de alturas superiores a los 6 y 8 metros.

Daños producidos

gran nevadona 1888

Aquí se resumen los daños producidos por la gran Nevadona:

  • Molledo, muchas yeguas quedaron atrapadas por la tormenta.
  • Castillo Pedroso, cuatro techos se derrumbaron por la nieve. Seis yeguas murieron en el monte Esponzúes.
  • Lamasón, toda la yeguada murió por la nevada. Cinco bloques se hundieron y todas las vacas que había dentro murieron. También hay varios sumideros en Rionansa. En Cicera (Peñarubia) se han hundido dos casas, una de las cuales es un colegio de niños.
  • En el camino a Tresviso, un pastor en el río Herdon se cayó de un acantilado y murió instantáneamente.
  • En Bejes, parte de la iglesia se hundió.
  • En San Miguel de Aguayo, más de 30 familias llevan 20 días sin pan.
  • En San Roque de Riomiera se derrumbó el techo de la iglesia parroquial. Varias chozas se derrumbaron y varias vacas murieron en ellas.
  • Renedo de Cabuérniga, donde murieron caballos y ganado varados en la montaña, la cabaña se derrumbó por el peso de la nieve.
  • Varias casas y pajares se hundieron en Santa Ageda, Bostronizo, Molledo y otras localidades de la región.
  • En Molledo murieron al menos 60 yeguas, con otros 70 muertos.
  • En Bárcena de Pie de Concha murieron más de 30 yeguas, y hubo otras tantas en la sierra.
  • En Valle (Cabuérniga), una casa se hundió y seis más por el invierno. En Carmona, dos casas y dos manzanas corrieron la misma suerte. En Bárcena Mayor se derrumbaron 12 casas y cuadras, con otras dos casas en Correpoco tantas como en Colsa.
  • En Tudanca, el pórtico de la iglesia y dos establos se derrumbaron.
  • En Obeso (Rionanza), un establo se derrumbó. En San Sebastián de Gara Bandar, hay cuatro cuadras y dos cuadras de invierno hundidas. Un establo y tres inviernos en Cosío. Muchos inviernos quedan sepultados, desconociendo el destino de sus habitantes y ganado.
  • En Arredondo hay varios sumideros.
  • En Néstares se derrumbó un portal y parte de la iglesia, así como una casa en Fontibre, dos en Espinilla y dos en El Soto.
  • En San Miguel de Aguayo se derrumbaron dos pajares, una casa y un hotel. En Santa María, otra casa y tres galpones en Pescara.

Relatos de la gran Nevadona

relatos de la nevadona

«La gente en China dice que hace muchos años que no se ve una tormenta de nieve tan grande» (reseña general del año)

“Los víveres a Linares salían de Fierros a las doce del mediodía por peatones que, como ya he dicho, llevaban la nieve al cuello al caminar, muchas veces con los brazos abiertos.” (El Carbayón)

“Nos afectó una de las nevadas más fuertes que hemos visto nunca, y el suelo quedó cubierto por una enorme sábana blanca.” (Descripción de la Nevada en Oviedo)

«Los lobos se han acercado a la ciudad. Ayer se vieron algunos cerca del cementerio nuevo» (Oviedo-El Carbayón)

“Durante el día se limpian las calles con mangueras y se utilizan carros para recoger la nieve.” (Nevada en la Capital)

«Hubo una gran nevada en este puerto. En el pueblo, la esposa del primer guardia murió en una avalancha. Ocho metros de nieve cubrieron la máquina».

“Hoy el ferrocarril Lena-Gijón de Pola de Gordón a Puente de los Fierros tiene una longitud de 62 kilómetros y carece de comunicación, consta de dos estaciones, Villamanín y Busdongo en la parte castellana, y una en Asturias 4 estaciones en la parte brasileña : Pajares, Navidiello, Linares y Malvedo Son 61 túneles en el tramo de 42 km entre Busdongo y Puente de los Fierros.” (Estado de la Vía Férrea – El Carbayón)

«Seguía nevando de forma constante, con la misma gracia que hace ocho días (…) Estuvo nevando mucho toda la noche, con una ventisca enorme. Estuvo nevando tan fuerte toda la noche de ayer que hubo que abrir una carretera esta mañana para salir del hotel, la nieve caía sobre las ventanas del restaurante y estábamos bajo cero.” (Crónica de la Región de Fierros)

“Seis hombres tuvieron que ayudar al sargento de la policía civil para que pudiera salir del cuartel.” (Puente de Hierro)

Espero que con esta información puedan conocer más sobre la gran Nevadona y sus características.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.