Formación de la atmósfera

formacion de la atmosfera primitiva

La atmósfera es la capa de gas que rodea un cuerpo celeste, como la Tierra, que es atraída por la gravedad. Protege contra la radiación ultravioleta solar, controla la temperatura y evita la entrada de meteoritos. Si la atmósfera no tuviese las características que tiene actualmente, el planeta tierra no podría albergar vida. Sin embargo, muchas personas se preguntan cuál es la formación de la atmósfera.

Por ello, vamos a dedicar este artículo a contarte cuáles la formación de la atmósfera, cuando se creó y cómo se formó.

Formación de la atmósfera

formacion de la atmosfera

La atmósfera es la capa gaseosa que rodea a nuestro planeta, y su existencia es causada por la atracción gravitacional de la Tierra. Comenzó a formarse con el origen de la Tierra hace unos 4.600 millones de años. Durante los primeros 500 millones de años, la atmósfera comenzó a evolucionar; a medida que el interior de nuestro joven planeta continuó adaptándose, se volvió inusualmente denso con los vapores y gases expulsados. Los gases que lo componen pueden ser hidrógeno (H2), vapor de agua, metano (CH4), helio (He) y óxidos de carbono. Esa es una atmósfera primordial porque una atmósfera completa no podría haber existido hace 200 millones de años. La Tierra todavía estaba demasiado caliente en ese momento, lo que alentó la liberación de gases ligeros.

La gravedad de la Tierra es ligeramente inferior a la actual, lo que impide que la Tierra retenga moléculas en su entorno; la magnetosfera aún no se ha formado y el viento solar sopla directamente sobre la superficie. Todo esto provocó que la mayor parte de la atmósfera primitiva desapareciera en el espacio.

Nuestro planeta, debido a su temperatura, tamaño y masa media, no puede retener gases muy ligeros como el hidrógeno y el helio, que escapan al espacio que es arrastrado por el viento solar. Incluso con la masa actual de la Tierra, es imposible mantener gases como el helio y el hidrógeno, a diferencia de lo que sucede en planetas más grandes como Júpiter y Saturno, que tienen atmósferas ricas en gas. Las rocas que formaron nuestro planeta liberaron continuamente nuevos gases y vapor de agua durante un período de tiempo considerable hasta hace unos 4.000 millones de años, cuando la atmósfera comenzó a estar compuesta por moléculas de dióxido de carbono (CO2), monóxido de carbono (CO), agua (H2O), nitrógeno (N2) e hidrógeno (H).

Origen

origen de la atmosfera

La presencia de estos compuestos y la caída de la temperatura de la Tierra por debajo de los 100°C llevaron al desarrollo de la hidrosfera que comenzó a formarse hace unos 4 mil millones de años.

Años de condensación de vapor de agua dieron como resultado la formación de grandes cantidades de agua que permitieron el proceso de deposición. La presencia de agua favorece la disolución de gases como el dióxido de azufre, el ácido clorhídrico o el dióxido de carbono, la formación de ácidos y su reacción con la litosfera, dando como resultado una atmósfera reductora. Gases como el metano y el amoníaco. En la década de 1950, el investigador estadounidense Stanley Miller diseñó un experimento clásico para probar que a través de la acción de alguna energía externa utilizaba descargas eléctricas para obtener una mezcla de aminoácidos en ese entorno.

Al hacerlo, tiene la intención de recrear las condiciones atmosféricas prístinas que podrían haber producido el origen de la vida. Generalmente se acepta que existen tres condiciones mínimas para la vida tal como la entendemos: una atmósfera estable rica en componentes como el oxígeno y el hidrógeno, una fuente permanente de energía externa y agua líquida. Como hemos visto, las condiciones de vida están casi establecidas. Sin embargo, sin oxígeno libre, la vida misma puede estar a millones de años de distancia. Las formaciones rocosas que contienen pequeñas cantidades de elementos como el uranio y el hierro son evidencia de una atmósfera anaeróbica. Por lo tanto, estos elementos no se encuentran en rocas del Precámbrico medio o al menos 3 mil millones de años después.

Importancia del oxígeno

atmosfera primitiva

Para organismos como nosotros, el proceso atmosférico más importante es la formación de oxígeno. Ni los procesos químicos directos ni los procesos geológicos como la actividad volcánica producen oxígeno. Por tanto, se cree que la formación de la hidrosfera, la atmósfera estable y la energía del sol son las condiciones para la formación de proteínas en el océano y el proceso de condensación de aminoácidos y la síntesis. de ácidos nucleicos portadores del código genético, en 1.500 millones de años Más tarde, aparecen en el océano organismos anaerobios unicelulares. Hace solo mil millones de años, los organismos acuáticos llamados cianobacterias comenzaron a usar la energía del sol para descomponer las moléculas.

El agua (H2O) y el dióxido de carbono (CO2) los recombinan en compuestos orgánicos y oxígeno libre (O2), es decir, cuando se rompe el enlace químico entre el hidrógeno y el oxígeno, este último se libera al medio ambiente del oxígeno producido por la fotosíntesis se combina con el carbono orgánico para formar moléculas de CO2. El proceso de convertir la energía solar en oxígeno libre a través de la disociación molecular se llama fotosíntesis y ocurre solo en las plantas, aunque es un paso gigante hacia la atmósfera terrestre que tenemos hoy. Este es un gran desastre para los organismos anaeróbicos, porque si aumenta el oxígeno en la atmósfera, disminuye el CO2.

Formación de la atmósfera y gases

En ese momento, algunas moléculas de oxígeno en la atmósfera absorben energía de los rayos ultravioleta emitidos por el sol y se dividen para formar átomos de oxígeno individuales. Estos átomos se combinan con el oxígeno restante para formar moléculas de ozono (O3 ), que absorben la luz ultravioleta del sol. Durante 4 mil millones de años, la cantidad de ozono no fue suficiente para bloquear la entrada de luz ultravioleta, esto no permitiría que existiera vida fuera de los océanos. Hace unos 600 millones de años, debido a la vida marina, la atmósfera de la Tierra alcanzó niveles de ozono lo suficientemente altos como para absorber la dañina luz ultravioleta, lo que condujo al surgimiento de vida en los continentes. En este punto, el nivel de oxígeno es aproximadamente el 10% del valor actual. Por eso, antes de esto, la vida se limitaba al océano. Sin embargo, la presencia de ozono hace que los organismos marinos migren a tierra firme.

En la atmósfera continuaron ocurriendo interacciones continuas con diversos fenómenos terrestres hasta alcanzar una composición que actualmente es de 99 por ciento de hidrógeno, oxígeno y argón. En la actualidad, la atmósfera no solo funciona para proteger los diversos fenómenos físicos que ocurren en el espacio, sino que también actúa como un extraordinario regulador de los procesos termodinámicos, químicos y biológicos inherentes a la evolución y los acontecimientos terrestres, sin los cuales la vida no sería como la conocemos. Esa interacción constante de las temperaturas del océano, la protección del ozono de los rayos nocivos del sol y un clima relativamente tranquilo permitieron que la vida siguiera evolucionando.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre la formación de la atmósfera y cómo se llevó a cabo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.