Exoplanetas más extraños

cuales son los exoplanetas mas extraños

La investigación sobre la existencia de vida extraterrestre ha cautivado la curiosidad humana durante siglos. Sin embargo, no fue hasta 1995 que el descubrimiento del primer exoplaneta orbitando una estrella similar a nuestro Sol desató una rápida expansión en el campo de la astronomía dedicada al estudio de estos cuerpos celestes. Hoy en día, la exploración de exoplanetas es uno de los ámbitos de más rápido avance dentro de la disciplina. Los exoplanetas más extraños que existen son aquellas que tienen características únicas y son más lejanos.

En este artículo vamos a contarte cuáles son los exoplanetas más extraños que existen y sus características.

Qué son los exoplanetas

exoplaneta lejano

La NASA está muy centrada en el estudio de exoplanetas, que son planetas ubicados fuera de nuestro Sistema Solar y también conocidos como «planetas extrasolares». Actualmente, se han identificado oficialmente más de cuatro mil exoplanetas, cada uno de los cuales muestra características únicas que los diferencian entre sí.

La Agencia Espacial Europea, ESA, afirma que, si bien algunos exoplanetas son tan grandes como Júpiter, tienen órbitas mucho más cercanas a su estrella madre que Mercurio al Sol. Por otro lado, hay exoplanetas rocosos o helados, y algunos que no tienen equivalentes comparables en nuestro sistema solar.

Por el contrario, existen sistemas que sustentan múltiples planetas, en los que estos planetas giran alrededor de dos estrellas simultáneamente, y unos pocos selectos de estos planetas poseen el potencial de sostener agua estable en sus superficies, un componente crucial para la vida tal como la entendemos.

Cómo se detectan

exoplanetas mas extraños

La exploración e identificación de planetas extrasolares se puede lograr mediante varios enfoques. Una de esas técnicas implica estudiar el comportamiento de las estrellas, conocido como método de la estrella tambaleante. Este método sugiere que cuando una estrella tiene planetas orbitando a su alrededor, la atracción gravitacional hace que la estrella se desvíe de su órbita regular, lo que resulta en una oscilación notable. Si bien este método permite detectar planetas adicionales mediante la observación del movimiento de la estrella, es algo subjetivo ya que la facilidad o dificultad de observar estas oscilaciones depende del tamaño del planeta.

En el caso de exoplanetas que se parecen en tamaño a Júpiter, se puede observar fácilmente que la estrella experimenta movimientos específicos correspondientes a la órbita del planeta. Por el contrario, detectar las sutiles oscilaciones de la estrella resulta un desafío cuando se trata de exoplanetas de dimensiones similares a las de la Tierra.

Otro enfoque, conocido como tránsito, implica la observación empírica de un fenómeno específico. Un tránsito ocurre cuando un planeta cruza frente a su estrella, provocando una ligera disminución en el brillo de la estrella a medida que el planeta oscurece parcialmente su luz.

Al monitorear de cerca la fluctuación en la luminosidad de una estrella durante un tránsito, los astronautas obtienen información valiosa sobre el tamaño del planeta y su proximidad a la estrella. Este conocimiento juega un papel fundamental en la búsqueda de vida extraterrestre, ya que proporciona datos cruciales sobre la zona habitable del planeta, donde se pueden determinar condiciones como la temperatura y la posible existencia de agua líquida, un componente vital para la vida.

Los exoplanetas más extraños

planetas rocosos

La NASA inició el lanzamiento de una nave espacial llamada Kepler en 2009 con el propósito de explorar exoplanetas. Kepler buscó diligentemente planetas con diversas características, como diferentes tamaños y patrones orbitales, que giraban alrededor de estrellas de diferentes magnitudes y temperaturas. Si bien la nave espacial ha detectado con éxito miles de exoplanetas, un subconjunto de estos cuerpos celestes continúa cautivando a los científicos con su naturaleza enigmática. Una visita al sitio web de la NASA, dedicado exclusivamente a la observación de exoplanetas descubiertos por Kepler, permitirá vislumbrar estos fascinantes descubrimientos.

Kepler 36B y 36C

Dentro del mismo sistema estelar, Kepler 36, existe un fascinante par de exoplanetas que difieren mucho entre sí. A pesar de sus disparidades, ambos planetas orbitan muy cerca de su estrella anfitriona. Lo que hace que esta disposición sea intrigante es el hecho de que, mientras Kepler-36B, un planeta 1,5 veces el tamaño de la Tierra, completa una órbita en sólo 14 días, Kepler-36C es un Neptuno abrasador que cuenta con una masa ocho veces mayor que la de la Tierra y una diámetro 3,7 veces mayor que el de nuestro propio planeta.

La naturaleza única de estos dos planetas reside no sólo en sus tamaños contrastantes, sino también en sus distintas composiciones: uno es un planeta rocoso sólido y el otro se asemeja a un gigante helado similar a Neptuno. Esta combinación, junto con sus posiciones relativas entre sí, presenta un estudio de caso intrigante. Mientras que el planeta 36B experimenta intensas fuerzas de marea que probablemente resulten en actividad volcánica periódica, el planeta Kepler 36C ocupa una ubicación completamente diferente con su propia temperatura distintiva. Es por eso que las representaciones de la NASA de la conjunción entre estos dos exoplanetas cada 97 días son tan visualmente impresionantes e inspiradoras.

 Kepler 16B

Se ha identificado el primer exoplaneta jamás detectado en órbita alrededor de una estrella binaria, formada por una enana naranja y una enana roja. Es uno de lo exoplanetas más extraños que existen. Situado a 200 años luz de distancia, este exoplaneta tiene aproximadamente el mismo tamaño que Saturno. Los científicos de la NASA han estimado que la temperatura de su superficie oscila entre -73° y -101° grados Celsius debido a la naturaleza relativamente más pequeña y menos intensa de sus soles gemelos en comparación con el nuestro.

Es interesante señalar que este exoplaneta fue detectado por Kepler mientras transitaba frente a sus estrellas binarias, lo que evoca pensamientos de la icónica escena de Tatooine de la saga Star Wars, donde se pueden ver dos soles durante la puesta de sol.

Kepler 452B

Kepler 452B destaca sin duda como el exoplaneta que invita a reflexionar sobre la posible presencia de seres inteligentes más allá de nuestro propio mundo. Este cuerpo celeste, presentado el 23 de julio de 2015, tiene un tamaño similar al de la Tierra y un entorno hospitalario.

La designación de «primo de la Tierra» ha sido otorgada a un exoplaneta conocido como Kepler 452, que gira alrededor de una estrella parecida al Sol y se encuentra dentro de la zona habitable. Este cuerpo celeste en particular es sólo uno entre los numerosos exoplanetas documentados por la NASA. Cada uno de estos exoplanetas posee atributos únicos y ofrece una multitud de opciones intrigantes para la exploración. Para profundizar más en el enigmático mundo de estos cuerpos planetarios, se puede visitar el sitio web de la estimada Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre los exoplanetas más extraños y sus características.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.