El desastre medioambiental de Ohio

Tren de mercancías

Quizá no te hayas enterado del desastre medioambiental de Ohio porque las autoridades norteamericanas tardaron varios días en informar sobre este suceso. Coincidió con los famosos globos que sobrevolaron territorio estadounidense y que coparon las páginas de los medios de comunicación.

Sin embargo, con el paso de los días, al ver sus funestas consecuencias, las instituciones del país han difundido el accidente. Y eso a pesar de que los efectos del grave siniestro no han hecho más que empezar. Para que estés bien informado, vamos a explicarte todo lo que necesitas saber acerca del desastre medioambiental de Ohio y lo que puede provocar en cuanto a contaminación y a las personas.

Qué ocurrió y dónde se produjo

East Palestine

East Palestine, epicentro de la catástrofe medioambiental de Ohio

El pasado día tres de febrero un tren de mercancías descarriló y, a continuación, se incendió en la ciudad de East Palestine, que pertenece al estado de Ohio. Afortunadamente, no hubo víctimas mortales y las causas del siniestro todavía se desconocen.

Pero, por desgracia, no podemos decirte lo mismo respecto a los daños posteriores que puede causar a las personas y al medio ambiente. Porque, según la Norfolk Southern, propietaria del convoy descarrilado, este transportaba nada menos que 300 000 litros de cloruro de vinilo en cinco de sus cincuenta vagones.

Es una sustancia química que se usa, sobre todo, para fabricar plásticos y que, si se expone a temperaturas elevadas, resulta muy tóxica y puede llegar a ser letal. Por si ello fuera poco, es muy inflamable. De hecho, al producirse el accidente se registraron explosiones y se formó una gran nube tóxica.

Qué hicieron las autoridades estadounidenses

Un tren de carga

Tren de mercancías sobre un puente en Washington

El hecho de que se haya tardado en informar sobre el siniestro no significa que se haya minimizado su importancia. Las autoridades sanitarias de Estados Unidos comprendieron de inmediato la gravedad del suceso y tomaron las medidas oportunas. De inmediato se evacuaron las poblaciones cercanas al lugar del descarrilamiento, principalmente la de East Palestine, de unos cinco mil habitantes.

Sin embargo, según las propias autoridades, unas quinientas personas se negaron a marcharse. Y ello a pesar de que se les explicó que la sustancia derramada era inestable y podía explotar en cualquier momento. En todo caso, se comenzó la liberación controlada de cloruro de vinilo. Y, ya el lunes seis de febrero, se terminó este proceso quemándolo de forma, igualmente, vigilada. A su vez, esto generó otra enorme nube tóxica que es visible todavía hoy.

Dos días más tarde los responsables de medioambiente revisaron con sus dispositivos la zona. Concluyeron que tanto el aire como el agua potable estaba libre de tóxicos y permitieron que los habitantes de la zona volvieran a sus casas.

La situación actual del desastre medioambiental de Ohio

Trenes

Plataforma ferroviaria de mercancías en Denver

A pesar de todo lo que te hemos dicho, parece que las cosas no están claras. El cloruro de vinilo produce asfixia y envenenamiento, pero también tiene efectos a largo plazo. De hecho, puede ocasionar la aparición de enfermedades como el cáncer.

Además, ya se han alzado voces que advierten del peligro. Por ejemplo, Lynn Goldman, que es decana de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Washington. Ha dicho que, cuando se retira el cloruro de vinilo, quedan partículas invisibles en el aire que pueden ser más peligrosas que los propios vapores de su quema. Por ello, propone que se haga una exhaustiva evaluación de la zona para detectar, no solo posibles restos de ese gas, sino también de otras sustancias tóxicas.

Porque, según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, el tren accidentado también llevaba otras sustancias combustibles. Entre ellas, acrilato de butilo, que se usa para fabricar pinturas y plásticos. En su caso, puede originar irritaciones respiratorias, en los ojos y en la piel. Asimismo, el convoy portaba monobutilo de etilenglicol, también usado como disolvente para pinturas y catalogado como sumamente tóxico.

Por otra parte, varios vecinos de la zona ya han demandado a Norfolk Southern, responsable del tren, para exigirle que pague los daños. Y también que abone las revisiones médicas de los habitantes del lugar en un radio de treinta millas alrededor del accidente.

El desastre medioambiental de Ohio cara al futuro

Río Ohio

Río Ohio a su paso por Cincinnati

Si bien el desastre medioambiental de Ohio ya está causando graves consecuencias, como te decíamos, puede no quedarse ahí. Porque se sospecha que los vertidos del tren se han filtrado al río Ohio. Como todo en el territorio estadounidense, los ríos y lagos son gigantescos.

El Ohio tiene una longitud de 1579 kilómetros que llegan hasta los 2108 si se le suma uno de sus afluentes, el río Allegheny. Es, por tanto, uno de los diez más grandes del país y baña una cuenca de 490 601 kilómetros cuadrados, casi tan grande como España (505 944 kilómetros cuadrados).

Teniendo en cuenta que los tóxicos vertidos seguirán el curso del río y, en consecuencia, no lo contaminarán en sentido ascendente, llegarán hasta varios estados de la nación. Concretamente, además de Ohio, a algunos como Indiana, Illinois, Virginia Occidental o Kentucky. A la vista de todo esto, puedes imaginarte las consecuencias que puede tener para sus poblaciones la contaminación del río.

Según los cálculos oficiales, suministra agua al diez por ciento de la población de Estados Unidos, alrededor de treinta millones de personas. Tal es la magnitud del suceso que algunos medios informativos lo han bautizado como «el Chernobil americano».

Es cierto que se trata de un gravísimo desastre medioambiental, pero compararlo con la catástrofe de aquella central nuclear que expandió la radioactividad a toda Europa parece, como mínimo, excesivo. Lo que no han tardado en aparecer son las teorías conspirativas.

Teorías conspirativas

Tren en California

Un tren de carga en California

Como suele ocurrir en estos casos, no han tardado en aparecer tesis conspirativas de todo tipo. Las menos estrambóticas acusan a la Casa Blanca de centrar la atención en los globos espía chinos para no informar del suceso de East Palestine, pero las hay de todo tipo.

En cualquier caso, lo que sí es cierto es que el silencio de la Administración Biden sobre el accidente contribuye a fomentar estas teorías. Por si ello fuera poco, según algunas fuentes, el periodista Evan Lambert, del medio News Nation, fue detenido durante la rueda de prensa en la que Mike DeWine, gobernador de Ohio, informaba sobre el siniestro. Por lo visto, había estado fotografiando los alrededores.

En conclusión, el desastre medioambiental de Ohio ha tenido graves consecuencias. Pero, quizá, las más trágicas lleguen con el tiempo. Lo que parece demostrado es que los tóxicos vertidos han llegado al río Ohio, que da agua a treinta millones de personas.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.