Color del mar

color del mar de que depende

Nuestra propia experiencia nos dice que el color del mar puede cambiar drásticamente con el tiempo y el lugar: de verde azulado a verdes muy claros a azules oscuros, grises y marrones. Resulta que los cambios en el color del océano son el resultado de una combinación de factores físicos y biológicos.

En este artículo te explicamos en detalle cuál es el color del mar, de qué depende y por qué lo vemos de una manera u otra.

Color del mar

color del mar

El agua pura es, por supuesto, incolora. Pero aun así, si miramos a profundidades a las que la luz no llega fácilmente, aparece de color azul oscuro. El ojo humano contiene células que pueden detectar radiación electromagnética con longitudes de onda entre 380 y 700 nanómetros. Dentro de este rango, diferentes longitudes de onda corresponden a los diferentes colores que vemos en el arcoíris.

Las moléculas de agua absorben mejor la luz que alcanza longitudes de onda más largas, a saber, rojo, naranja, amarillo y verde. Entonces, solo queda el azul y la longitud es más corta. Dado que es menos probable que la luz azul sea absorbida, alcanza profundidades más profundas, lo que hace que el agua parezca azul. Se trata de física. Pero la biología también es importante, porque son los pequeños microbios llamados fitoplancton los que tienen el mayor impacto en el color del océano.

Procesos biológicos que afectan al color del mar

mar azul

A menudo más pequeñas que una aguja, estas algas unicelulares usan pigmentos verdes para capturar la energía del sol, convirtiendo el agua y el dióxido de carbono en los componentes orgánicos que forman sus cuerpos. A través de esta fotosíntesis, son responsables de producir aproximadamente la mitad del oxígeno que consumimos los humanos.

Fundamentalmente, el fitoplancton absorbe la radiación electromagnética roja y azul en el espectro visible, pero refleja el verde, lo que explica por qué las aguas que habitan parecen verdes. Determinar el color del océano no es solo un ejercicio estético.

Los científicos han estado monitoreando los océanos con la ayuda de satélites desde 1978, y aunque las imágenes tienen un valor estético, tienen otro propósito: pueden usarse para estudiar la contaminación y el fitoplancton. Los cambios en las cantidades de estos dos elementos, y cuánto aumentan o disminuyen, también pueden proporcionar señales de calentamiento global. Cuanto más fitoplancton hay en la superficie del mar, más dióxido de carbono se captura de la atmósfera. Pero, ¿cómo determinan los científicos el color de los mares y los océanos?

Estudios científicos

playa

La técnica más utilizada implica el uso de satélites con instrumentos para medir la intensidad de la luz visible del agua. La mayor parte de la luz solar cerca de la superficie del mar es capturada por partículas en el aire. El resto se absorbe o se dispersa bien en el agua. Pero alrededor del 10 por ciento de la luz rebota hacia la atmósfera y posiblemente hacia el satélite, que mide la cantidad de esta luz que se encuentra en el verde o el azul del espectro. Las computadoras usan estos datos para estimar la cantidad de clorofila en el agua. El estudio del color del océano también dio resultados más importantes.

El año pasado, investigadores estadounidenses publicaron un estudio que mostraba que los niveles de clorofila en los océanos del mundo cambiaron entre 1998 y 2012. No se observaron tendencias en el estudio, pero los cambios de color registrados por los satélites mostraron que los niveles de clorofila cayeron en partes del hemisferio norte y aumentaron en partes del sur.

Esto ha llevado a algunos a creer que las regiones del océano con bajo contenido de clorofila conocidas como «desiertos marinos» se están expandiendo debido al aumento de la temperatura del mar. Pero algunos dicen que aún no hay suficientes datos para demostrar cómo el calentamiento global afecta los niveles de fitoplancton en los océanos, que podrían cambiar naturalmente en ciclos de 15 años o más.

Algunos estudios sugieren que los científicos necesitarían monitorear el color del océano durante más de 40 años para sacar conclusiones. Solo entonces podremos determinar si el color del océano ha cambiado y en qué medida. De ahí a saber si los humanos tenemos alguna influencia en los niveles de plancton existentes, y por ende en el ciclo del carbono.

¿De qué color será el mar en el año 2100?

El calentamiento de los océanos altera la circulación oceánica y la porción de aguas profundas que sube a la superficie. El fitoplancton necesita luz (su energía) y nutrientes. La mayoría de estos nutrientes provienen de las profundidades. Los cambios causados ​​por el calentamiento han llevado a que menos nutrientes lleguen a la superficie, por lo que es probable que el fitoplancton disminuya en muchas partes del océano.

El color del mar depende de cómo interactúan los rayos del sol con la composición del agua. Además, las moléculas de agua absorben casi toda la luz solar excepto el azul, por lo que se refleja el azul.

Por otro lado, no sólo hay agua en el océano, sino también plantas, microorganismos y otro tipo de materia orgánica. Un ejemplo es el fitoplancton, que contiene clorofila, un pigmento verde que absorbe la luz solar que las plantas necesitan para producir alimentos. Además, la mayor parte de la luz reflejada por el fitoplancton es verde. Es por esta razón que muchas partes del océano tienen un tono verde.

Sin embargo, a medida que los océanos se calientan, parte del fitoplancton puede extinguirse, otros pueden prosperar y otros pueden migrar a diferentes regiones. La temperatura también afecta la tasa de crecimiento del fitoplancton. Algunas especies adaptadas al agua caliente son más rápidas que otras que se adaptan al agua fría. Entonces, en áreas con aguas más cálidas, puede haber más nutrientes, por lo que habrá variaciones regionales en la composición, número y distribución de las comunidades microbianas marinas que colorean el agua.

Los colores del modelo que utilizaron para estudiar la evolución se han utilizado para predecir cambios en el fitoplancton, como la proliferación de algas locales o la acidificación de los océanos.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre cuál es el color del mar y de qué factores depende.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)