Cizalladura

aterrizajes peligrosos por el viento

Hoy vamos a hablar de uno de los fenómenos meteorológicos más peligrosos para la aviación. Se trata de la cizalladura. Dentro de los accidentes aéreos que son causados por la meteorología y las condiciones ambientales, entra la cizalladura. Tan sólo menos del 10% de los accidentes es causado por la meteorología. Aun así, este fenómeno es la segunda causa, por detrás del engelamiento, que produce accidentes.

En este artículo vamos a contarte todas las características, origen y consecuencias de la cizalladura.

Características principales

cizalladura del viento

Lo primero de todo es conocer qué es la cizalladura. También se le conoce con el nombre de cortante del viento y es la diferencia en la velocidad del viento o su dirección entre dos puntos en la atmósfera terrestre. Dependiendo si los dos puntos están a diferentes actitudes por diferentes localizaciones geográficas, la cizalladura puedes en vertical u horizontal.

Sabemos que la velocidad del viento depende principalmente de la presión atmosférica. La dirección del viento va a según la presión atmosférica. Si en un lugar existe una baja presión atmosférica, el viento irá hacia ese lugar dado que va a “rellenar” el hueco existente con nuevo aire. La cizalladura del viento puede llegar a afectar a la velocidad del vuelo de un avión durante el despegue y el aterrizaje de forma desastrosa. Hay que tener en cuenta que estas dos fases del vuelo son las más vulnerables.

El gradiente del viento puede afectar gravemente a estas bases del vuelo. También es un factor dominante que determina la severidad de las tormentas. Dependiendo del flujo del viento, la velocidad y la presión atmosférica, se puede saber la severidad de una tormenta. Una amenaza adicional son las turbulencias que están asociadas frecuentemente con la cizalladura. También tiene lugar una influencia sobre el desarrollo de los ciclones tropicales. Y es que este cambio de la velocidad del viento, afecta numerosas variables meteorológicas.

Situaciones atmosféricas de la cizalladura

formacion y velocidad del viento

Vamos a ver cuáles son las principales situaciones atmosféricas que nos podemos encontrar con este fenómeno meteorológico durante la aviación o simplemente en la atmósfera:

  • Frentes y sistemas frontales: se puede observar una cizalladura del viento importante cuando la diferencia de temperatura largo de un frente es de 5 grados o más. También se debe mover a unos 15 nudos de velocidad o más. Los frentes son fenómenos que ocurren en tres dimensiones. En este caso, la cizalladura afrontar se puede observar a cualquier altura entre la superficie y la tropopausa. Recordamos que la troposfera es la región de la atmósfera donde tiene lugar los fenómenos meteorológicos.
  • Obstáculos para el flujo: cuando el viento sopla desde la dirección de las montañas se puede observar una cizalladura vertical en la ladera. Esto es un cambio en la velocidad del viento conforme el aire tiende a ascender por la ladera de la montaña. Dependiendo de la presión atmosférica en la velocidad que llevase de forma inicial el viento, podemos ver un aumento velocidad mayor o menor.
  • Inversiones: si nos encontramos en una noche despejada y tranquilidad se forma una inversión de la radiación cerca de la superficie. Esta inversión señala que la temperatura en la superficie es menor en la superficie terrestre y mayor en altitud. La fricción no afecta al viento por encima de la misma. El cambio del viento puede ser de 90 grados en dirección y hasta 40 nudos en velocidad. Se pueden observar algunas corrientes de bajo nivel de forma nocturna. La diferencias de densidades también pueden causar problemas adicionales en la aviación. No olvidemos que la densidad es un factor importante que actuar en la dirección del viento.

Cizalladura y aviación

cizalladura y aviacion

Vamos a ver qué es lo que ocurre cuando tiene lugar este fenómeno meteorológico y vamos en un avión. A simple vista es bastante difícil de identificar. Eta significa que los pilotos de vuelo no la tienen demasiado fácil para poder identificar a este tipo de fenómenos meteorológicos. En los partes de aviación se especifican bien a los pilotos cuáles la situación ante este tipo de fenómenos para que puedan estar preparados y puedan tomar soluciones eficaces. De hecho, muchos aviones tienen un detector propio de cizalladura.

Cuando te encuentras una zona donde la dirección del viento cambia rotundamente en pleno despegue o aterrizaje, lo mejor que se pueda hacer es no cambiar la configuración del avión y poner máxima potencia. En caso de aterrizar, es mejor abortar la maniobra y subir antes de entrar a la zona. En cada caso hay que tener en cuenta que es una situación complicada de manejar, puesto que también los nervios pueden pasar una mala jugada.

La causa de este fenómeno son variadas e influye sobre todo las condiciones locales de cada aeropuerto. La orografía del terreno circundante es la encargada de desviar el flujo o el viento. Por ejemplo, en las Islas Canarias los aeropuertos se ven afectados con mayor o menor frecuencia debido al importante relieve que tiene el archipiélago. Es aquí donde vemos que algunos fenómenos son más frecuentes para los aviones que aterrizan en estas zonas.

Cambios en el ángulo

Vamos a imaginar un avión volando recto y nivelado que se encuentra en una zona de flujo atmosférico en dirección descendente. Debido a la inercia que tiene, el avión se mantendrá de forma momentánea en una velocidad y trayectoria constante con respecto a la Tierra. Durante todo este momento, la corriente efectiva alrededor de sus alas ya se encuentra alineada con su trayectoria de vuelo, sino que habrá adquirido una componente vertical. La célula experimentará una carga negativa y el piloto será contenido por el arnés mientras que el asiento se desplomará por debajo de él.

Después de la entrada inicial en el flujo descendente, los efectos de energía aumentan y el avión recupera por sí mismo su ángulo ajustado. De esta forma, continúan color normalmente, a menos que la nueva trayectoria de vuelo incorpore una tasa de descenso relativa con respecto a la Tierra. Es decir, equivalente al flujo de aire descendente o que la deriva incluya ahora una componente en vertical ascendente.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre la cizalladura y sus características.

¿Aún no tienes una estación meteorológica?
Si te apasiona el mundo de la meteorología, hazte con alguna de las estaciones meteorológicas que te recomendamos y aprovecha las ofertas disponibles:
Estaciones meteorológicas

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.